Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina y la curiosa reinvención del agua

Lunes 08 de diciembre de 2008
0

Muchos de los presentes se miraron sin terminar de creer lo que habían escuchado. Cuando confirmaron que sí, que la presidenta Cristina Kirchner había dicho "eso", terminaron por disculparla y concluir que era lógico que, como abogada, lo de ella no fuera la química. El episodio ocurrió el martes, durante la presentación en la Biblioteca Nacional del Programa Raíces, que busca repatriar a científicos argentinos que viven o trabajan en el exterior. Hablando con algunos científicos del Conicet, Cristina dijo que lo único que recordaba de las clases de química en el secundario era que la fórmula del agua era "hache dos cero". Confundió con un número la O de la partícula de oxígeno que comparte con las dos de hidrógeno la composición del agua. La fórmula la sabían todos los presentes, pero nadie fue tan descortés como para corregir a la Presidenta.

Sistema de delación. Los chismes, sobre todo los malos, se esparcen a la velocidad del rayo en el mundo kirchnerista. La semana pasada, en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el jefe del bloque radical, Ernesto Sanz, citó una charla privada con el procurador del Tesoro, Osvaldo Guglielmino, para afirmar que la prórroga de la emergencia económica es perjudicial para la defensa del Estado en los juicios ante el Ciadi, todo lo contrario de lo que sostiene el oficialismo. Allí, su par del bloque peronista, Miguel Pichetto, lo interrumpió: "¿El procurador del Tesoro?", preguntó. "Sí", respondió Sanz. "¿Un funcionario del Gobierno?", volvió a inquirir el senador oficialista. Al día siguiente, Sanz recibió una llamada de Guglielmino en la que le reprochó haber revelado la charla entre ellos. ¿Qué había pasado? Pichetto llamó a Carlos Zannini para contarle lo sucedido. Cuentan en el Gobierno que el procurador tuvo que escuchar una buena reprimenda.

Madrugón con los ranqueles. Los proyectos llamativos no cesan en San Luis. Ahora, no conforme con su canal de TV, su plan de promoción provincial de cine y música y su proyecto para dotar de Internet a toda la provincia, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, se prepara para inaugurar... una nueva ciudad. Esta vez rodeado de indios ranqueles. El nuevo poblado, que se erigirá en tierras cedidas a sus pobladores originales, será inaugurado en la madrugada del 27 del actual, a la hora en que empieza el nuevo año según los rituales ranqueles.

El Bicentenario. El nuevo viaje al exterior de Mauricio Macri generó algo de incertidumbre en el gobierno porteño. Tras su vuelo a Nueva York, hace dos semanas, decidió trasladarse esta semana a Italia para "profundizar los lazos de amistad" con la nación europea. El tema es que nadie sabe si, como está previsto, llegará a la presentación de uno de los proyectos más ambiciosos del gobierno porteño: el programa Puertas del Bicentenario, que se lanzará el jueves por la noche en el Centro de Exposiciones de la ciudad. Gabriela Michetti, la jefa del proyecto, diseñó Buenos Aires 2010, Punto de Encuentro, una exposición con más de 70 proyectos -la actualización tecnológica del Planetario, la recuperación del Parque de la Ciudad, etc.- para el período 2009-2010. Lo mostrará ante lo más selecto de la diplomacia, la política, la cultura y el mundo empresario. Obviamente, en el grupo está incluido Macri, que sólo llegará a tiempo si su vuelo desde Milán no sufre ni veinte minutos de demora.

Gobernadores en problemas. El cierre del grifo kirchnerista hacia las gobernaciones ya no afecta sólo a los opositores. El santacruceño Daniel Peralta recibirá mucho menos dinero en 2009 debido a la previsible baja en la recaudación. "Se me viene un año complicado", suele comentar el gobernador de la provincia presidencial, tomando en cuenta los reclamos de distintos gremios, que se harían más fuertes hacia marzo. Peralta comenta a sus asesores que igual piensa avanzar con un proyecto para llenar de pequeños pueblos el sur de la provincia, una idea copiada de Europa y los Estados Unidos. "Es fabuloso, crea empleos y desarrolla distintas zonas", se entusiasma.

Se mareó Sergio Massa. Sorprendió la ausencia del jefe de Gabinete, Sergio Massa, en la conferencia de prensa que la ministra de la Producción, Débora Giorgi, encabezó el sábado pasado, en un inusual horario matutino. Massa, habitual bastonero o comunicador de las medidas oficiales, faltó a la cita y generó una incontable cantidad de versiones al respecto. Al cabo, él había estado presente en el diseño de buena parte de las medidas anunciadas. ¿Qué pasó el sábado? ¿Dejó de ser "el" comunicador oficial? ¿Se bajó por alguna discusión sobre los créditos supuestamente blandos para la compra de autos? Cerca de su despacho dijeron que nada que ver, que el "exceso de trabajo" había sorprendido al jefe de Gabinete y que, por el trajín al que lo someten diariamente los Kirchner, Massa había debido someterse a una sesión de kinesiología el mismo sábado, a la misma hora de la conferencia de Giorgi. Parece que tanto ajetreo político le provocó una contractura cervical y algunos mareos en la noche del viernes. El jefe de Gabinete confió en que, sin su presencia, el Gobierno igual podría presentar dignamente un proyecto de gestión y se puso en manos de un médico. Dicen que esta semana Massa estará como nuevo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas