Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La avenida Corrientes se transformó en una librería nocturna al aire libre

Por segundo año, hubo actividades hasta la madrugada; el público se acercó a los escritores

Jueves 11 de diciembre de 2008
0

La avenida Corrientes transformó anoche su fisonomía y sacó la literatura a la calle, además de promover diálogos y debates culturales.

Con sillones y livings improvisados en plena avenida, sobre el asfalto, gente de todas las edades recorrió las librerías buscando ofertas y novedosas propuestas literarias en el tramo comprendido entre Callao y Talcahuano.

Las actividades principales se concentraron en unas diez librerías y bares, a lo largo de cinco cuadras, junto con el Centro Cultural de la Cooperación. La noche fue un "homenaje a los libreros y también un reconocimiento a su papel fundamental en el desarrollo de la cultura de la ciudad", dijo la directora general de Industrias Creativas, María Alejandra Ungaro.

En plena avenida Corrientes, los lectores disfrutaron del placer de la lectura
En plena avenida Corrientes, los lectores disfrutaron del placer de la lectura. Foto: Marcelo Omar Gómez

"Hay siempre un valor agregado al comprar un libro en una librería. Para mí es un placer curiosear entre los libros", comentó Marta, de profesión docente.

La apertura oficial en el tradicional bar La Paz reunió al escritor Alvaro Abós; al ministro de Cultura de la ciudad, Hernán Lombardi, y a los presidentes de las cámaras del Libro, Carlos de Santos, y de Publicaciones, Pía Gagliardi. Fue la segunda vez que las librerías abrieron sus puertas hasta la una de la madrugada, y muchos, al observar la multitud, pronosticaban que la iniciativa perdurará en el tiempo.

El objetivo del paseo, organizado por la Dirección General de Industrias Creativas del gobierno porteño, era dinamizar los canales de comercialización de las librerías y crear nuevos lectores.

"La industria editorial está en crisis. El rol del libro y de los libreros tiene que acomodarse a Internet y asumir con inteligencia las posibilidades que ofrecen los nuevos medios de comunicación", explicó el escritor José Tcherkaski al hablar con LA NACION sobre la competencia que enfrentan las librerías de barrio con los sitios de venta online , como Amazon, y la importancia de que los libreros sean lectores. Confesó que un día se sorprendió en un local cuando un empleado le preguntó cómo se escribía Siqueiros al buscar un texto sobre el artista.

El contacto con el libro

Los lectores valoran el contacto físico con el libro al momento de realizar una compra. La librería sigue teniendo un valor singular y de tradición hasta en los más jóvenes. "No sientes la realidad del libro cuando compras un libro por Internet", explicó Gustavo Pérez, de 22 años, estudiante de filosofía. "Me encanta conversar con los libreros que leyeron mucho, siempre te consiguen perlitas. La llave para el librero es establecer una relación no sólo comercial con el cliente", agregó, en plena avenida Corrientes.

El dueño de la librería Gandhi, Hugo Levin, definió cuáles son "las buenas librerías que permanecerán en el tiempo". Según su experiencia, son las librerías que organizan seminarios, cursos y encuentros culturales fuera de la venta comercial.

En su librería se organizó ayer una lectura de las impresiones de grandes escritores sobre Buenos Aires. Con una programación que hizo lugar al teatro, la narrativa, la poesía y la ilustración, la Noche de las Librerías invitó a varios escritores a involucrarse en las charlas y debates y permitir al lector acercarse a las figuras literarias de la cultura.

Pedro Mairal participó en una mesa redonda sobre el rol de la librería. Federico Jeanmaire habló sobre la narrativa argentina y sus protagonistas. El dibujante Liniers dialogó con Mex Urtizberea en la librería Losada. Varios actores, como Graciela Borges y Graciela Dufau, se sumaron a la propuesta con la lectura de sus textos preferidos.

De acuerdo con un informe del Observatorio de Industrias Creativas, la ciudad de Buenos Aires es el mayor centro editor del país, ya que produce el 82% de los ejemplares que se publican. La Noche de las Librerías permitió también difundir el catálogo 2008 de las pequeñas y medianas editoriales de la ciudad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas