Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Internet sigue siendo sólo para algunos

Casi el 60% de los chicos de nivel socioeconómico alto usa la computadora a diario, sólo el 34% en la clase media y el 11% en la baja

Domingo 14 de diciembre de 2008
0

Nahuel Maragna tiene 13 años y vive en la ciudad de Buenos Aires. Todos los días, desde que llega de la escuela, a las 17, hasta la medianoche, usa la computadora: chatea, entra a su fotolog, arregla para encontrarse con sus amigos. "Los fines de semana uso la computadora 7 u 8 horas por día. Cuando tengo prueba no la uso, porque si la prendo me quedo ahí", dice.

Fernando Trovatto tiene 16 años y vive en el barrio Giacchino, uno de los lugares más empobrecidos de las afueras de Paraná. Usar la computadora significa para él ir a uno de los dos cíber que hay en esa amplia zona de ex barrios obreros. "Hace dos meses que no uso la computadora, porque antes iba al cíber después de la escuela, y como quedé libre tampoco voy a chatear", cuenta. Fernando no conoce a nadie en su barrio que tenga computadora en la casa.

Alejados por la geografía o por la brecha socioeconómica, esas dos maneras de ser adolescente conviven en la Argentina. El dato preocupante es que la distancia entre ambos mundos persiste y se ensancha. El acceso a la tecnología no es un indicador positivo per se, pero sí es señal de pertenencia a un entorno cultural que incluye además otros estímulos y posibilidades.

Mientras casi 6 de cada 10 chicos de nivel socioeconómico alto usan la computadora cotidianamente en la Argentina, sólo lo hace el 34% en los sectores medios y el 11% en los niveles bajos de la escala social. Y si 4 de cada 10 chicos porteños chatean todos los días, sólo lo hace el 17% de los del conurbano y el 10% de los del interior del país.

Los datos provienen de una encuesta que realizó TNS Gallup, a pedido de la Universidad de Palermo (UP), entre 895 chicos y jóvenes de entre 10 y 24 años en todo el país, durante junio pasado. El estudio es parte de una serie de temas sobre los que se viene indagando al público joven por iniciativa de la UP.

Del estudio se desprende otro dato que contradice el sentido común: el uso de redes sociales, como Facebook o Fotolog, que parece tan extendido entre los adolescentes, no lo es tanto en la Argentina.Siete de cada diez dijeron no utilizarlas nunca y sólo el 7% declaró usarlas todos o casi todos los días.

Celular democrático

La relación más frecuente y extendida de los chicos y jóvenes argentinos con la tecnología pasa por el celular, que ha logrado atravesar fronteras sociales y geográficas. El 40% de los encuestados lo puso en primer lugar comparado con la TV y la computadora. Sin embargo, hubo variaciones: los jóvenes de clase baja y los más chicos priorizaron la TV y los residentes en la ciudad de Buenos Aires, la computadora.

"El elemento tecnológico más democrático claramente es el celular, que une a todos los estratos y lugares del país", dijo a LA NACION Constanza Cilley, directora de investigación de TNS-Gallup. Y mostró la influencia comparada de las tecnologías."En los segmentos en los que hay acceso a Internet, la computadora le gana a la TV, pero todavía la penetración de Internet es baja en el país", dijo.

Aunque 6 de cada 10 chicos dijeron usar la computadora al menos una vez por semana, el 22% no la usa nunca, una falta de hábito que aumenta en los niveles sociales más bajos (32% contra un 100% que la usa al menos una vez por mes en niveles altos) y en el interior del país (24% contra 8% en la ciudad de Buenos Aires).

El 37% de los jóvenes argentinos dice chatear al menos una vez por semana. Cinco de cada diez de nivel socioeconómico alto lo hacen todos o casi todos los días, pero el 59% del nivel social más bajo y el 50% en el interior no lo hace nunca.

Las redes sociales son poco visitadas aún. "Los que usan redes sociales lo hacen de manera muy frecuente y define completamente su estilo de vida, pero en el país éste uso es aún minoritario", dijo Cilley.

Gabriel Foglia, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UP, planteó otra lectura. "Es cierto que el acceso a redes sociales es limitado, pero es una herramienta que hace 4 años no existía. Mirado así, el porcentaje de uso es considerable", dijo.

El 59% de los chicos manifiesta estar "al día" con la tecnología, mientras que el 31% se siente "atrasado" y sólo un 7%, "de avanzada". Por categorías sociales, el 40% de los de nivel bajo se considera "atrasado", contra el 10% de los de nivel alto.

¿Qué impacto puede tener en el futuro esta brecha que no se cierra?

"Si se difunde la tecnología, está probado que la incorporación que hacen los jóvenes es muy rápida, sin importar el nivel socioeconómico y el lugar de residencia. Es más sencillo de revertir que otras formas de desigualdad", dijo Cilley.

"El rol del Estado es fundamental. Si no hay una política pública que tienda a cerrar la brecha, va a ser difícil. Hoy puede ser más importante que alguien se alimente que que chatee, pero como visión del país a futuro debería ser bastante prioritario", apuntó Foglia.

Con la colaboración de Jorge Riani

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas