Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Negocio polémico / Cambio de postura del Jefe porteño

Macri rechazó el convenio por el juego

Política

Lo había acordado con el kirchnerismo, pero decidió no firmarlo ante la polémica que suscitó; dejará de recibir unos $ 170 millones

Tras una larga evaluación de costos y beneficios, Mauricio Macri entendió que insistir en el controvertido convenio del juego acordado con los Kirchner era peor para su proyecto político que recibir un aumento en las regalías que le corresponden a la ciudad por la actividad en territorio porteño.

Macri decidió, por lo tanto, que no firmará el acuerdo, tal como adelantó ayer LA NACION. Mucho menos lo enviará a la Legislatura para que sea ratificado, según anunció en una conferencia de prensa. Y, de paso, dijo que volverá a pelear en la Justicia para que se le reconozca a la ciudad competencia sobre el negocio lúdico, una bandera que la Capital dejó de izar tras un polémico trato entre Néstor Kirchner y Aníbal Ibarra cuando éste era jefe de gobierno.

Después de la presión ejercida por la Iglesia y de la mala recepción social que tuvo la difusión del convenio entre Lotería Nacional y el Instituto del Juego porteño -que beneficiaba al empresario Cristóbal López, dueño de Casino Club y muy vinculado con Kirchner-, el jefe de gobierno justificó su rechazó al acuerdo por los "valores y convicciones" del espacio que conduce y porque, afirmó, pretende "recuperar la fe en las instituciones".

Consideró también que, por un lado, el negocio del juego era "poco transparente", pero no ocultó que le generaba "dolor" no contar con las regalías en cuestión, que, dijo, preveía invertir en obras. Aclaró luego que no era cierto que él hubiera estado decidido a avanzar con el asunto hasta que aparecieron las presiones, de modo que el sorpresivo rechazo no implicaba "dar marcha atrás" con nada.

El gobierno porteño recibió, durante los primeros nueve meses de 2008, 102 millones de pesos por el negocio del juego en la Capital. Es un poco más de lo previsto, ya que se estima que la actividad mueve 15.000 millones de pesos por año. De ese monto, el 85% se paga en premios y del resto (serían 2250 millones de pesos) el 80% queda para el explotador del juego y el 20% restante (450 millones), para el Estado. De ese 20%, la ciudad percibe el 24%. Son unos 108 millones de pesos por año.

El acuerdo entre el gobierno nacional y Macri modificaba el reparto de los dividendos entre los gobiernos de la Nación y de la ciudad, que desde 2009 debían pasar a dividir por mitades las regalías del juego. Era llevar a no menos de 220 millones de pesos por año los ingresos porteños, siempre y cuando el negocio mantuviera el ritmo de 2008.

Macri, curiosamente, incluyó en el presupuesto para el año próximo 340 millones de pesos por regalías del juego. Suponía que habría más actividad y contaba también con la reasignación de ingresos fijada en el acuerdo con el gobierno nacional. Dijo en la conferencia que no por ello había que entender que ya daba por descontada la firma y aprobación del convenio.

Tras el anuncio, en el palacio municipal admitieron que al macrismo le preocupa ahora la reacción del kirchnerismo, pues la aprobación del presupuesto 2009, que le interesa sobremanera a Macri, estaba atada en la Legislatura a la ratificación del convenio del juego, tema central para Kirchner y para Cristóbal López, dueño de las tragamonedas del Hipódromo de Palermo y gerenciador de los casinos flotantes de la Costanera Sur. Sin juego se cae el acuerdo por el presupuesto, confiaron en la ciudad. El macrismo deberá gestionar inmediatamente un nuevo acompañamiento para sancionar el presupuesto.

Detalles del plan

El acuerdo caído no sólo reasignaba los ingresos, sino que reconocía por cinco años (más otros cinco de prórroga) el convenio firmado por Ibarra y Kirchner.

Este último trato marca un statu quo del juego en la ciudad -no se pueden instalar nuevas salas ni tampoco tragamonedas en los bingos, por ejemplo- y obliga al gobierno porteño a desistir de las acciones judiciales ya iniciadas. La aprobación legislativa les hubiera dado, además, un marco legal a todas las concesiones que el gobierno nacional dio al juego en suelo porteño.

La reacción política ante la medida dispuesta por Macri fue mayoritariamente favorable. Elisa Carrió y casi todos los diputados nacionales elegidos por la Capital (los de Pro, la Coalición Cívica y la UCR), más algunos legisladores opositores (enrique Olivera, por ejemplo) aprobaron la decisión.

En contra se mostró el kirchnerismo, que es oposición en la Capital y que tenía la presión tácita de Néstor Kirchner para que el acuerdo se aprobara.

Por presiones o por convicción, en definitiva, el macrismo desterró un principio de acuerdo con los Kirchner. La batalla no parece haber llegado a su fin.

El personaje

CRISTOBAL LOPEZ
Dueño de Casino Club

Profesión: empresario

Es el dueño de los casinos en Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego y Misiones. Gerencia los casinos flotantes de la Costanera Sur y las tragamonedas del Hipódromo. Es el principal empresario del negocio lúdico en la Argentina y tiene un vínculo aceitado con Kirchner.

La discusión

No al convenio. Macri no firmará un acuerdo entre Lotería Nacional y el Instituto del Juego porteño, que daba un marco legal al juego ya instalado en la ciudad.

Menos plata. A cambio de permitir el negocio, la Capital debía duplicar sus ingresos por la actividad en suelo porteño, que en los primeros nueve meses de 2008 representaron $ 102 millones.

A la Justicia. Macri adelantó que presentará acciones legales para que la ciudad tenga competencia sobre la actividad. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División