Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los salvajes de antes no tenían celular

Por Hernán Casciari Para La Nación

Domingo 21 de diciembre de 2008
0

BARCELONA Las imágenes violentas de lo que ocurre en las escuelas del mundo se ven, ahora, por la televisión: un alumno italiano manosea a su profesora ante la burla cómplice de sus compañeros; dos chicas, en un aula de México, se golpean hasta sacarse sangre (pero ninguna llora); una docente argentina lleva el pelo en llamarada mientras un estudiante escapa, encendedor en mano... Los informativos se nutren felices de estos videos con Parkinson, desenfocados y nerviosos, que hasta hace diez años era imposible inmortalizar en cinta. La televisión, convertida en una repetidora de Internet, amplía hasta lo imposible las ventanas del youtube y convierte el artefacto del living en el monitor de una computadora alarmista. Noche y día nos convencen los noticieros, a golpe de repetición, de que las aulas actuales son un escenario borroso, pixelado, con muchachos salvajes que practican un vandalismo de prisión centroamericana.

La sociedad se escandaliza mucho, muchísimo, al ver a estos jovencitos enloquecidos en los claustros, porque la fantasía colectiva de los padres se basa en la sospecha de que sus hijos, por la mañana, están en silencio aprendiendo álgebra, levantando la mano para ir al baño y cantando "Azul un ala del color del mar". Sin embargo, todo lo que emiten los noticieros, lo frívolo y también lo grave, lo hemos vivido, desde los doce y hasta los diecisiete años, en las escuelas y los colegios analógicos del siglo veinte. Entonces no teníamos teléfonos móviles para grabar nuestras fechorías, ni software para musicalizarlas, ni banda ancha para subirlas a una Internet que era, todavía, un sueño de ciencia ficción. Pero cometíamos idénticas salvajadas, cuanto más escandalosas mejor, para que el rumor volara, por la ventana del aula, hasta las calles del pueblo o del barrio. Lo que hacíamos, eso sí, tras cometer la tropelía, era un relato oral a la salida del colegio; engalanábamos la brutalidad y al día siguiente, con suerte, aquello se convertía en el tema de conversación de los mayores. Si aparecía en el periódico del pueblo, ya tocábamos el cielo.

Hoy ese alarmismo vetusto de peluquería es la médula ósea de los noticieros en medio mundo. Qué poco han avanzado los informativos, en los tiempos de las nuevas tecnologías, si se nutren de lo que, hace dos décadas, era la chismografía de los almacenes de pueblo. Y ni hablar de nosotros mismos, que, olvidadizos del pasado, discutimos si hay que impedir que los alumnos entren al aula con sus teléfonos. O si hay que castigar a quienes publican estos videos en Internet. Qué interesante forma del olvido: sospechamos que las fechorías sólo ocurren porque alguien las está grabando, y salteamos el hecho de que la difusión de esos documentos fílmicos son la mejor prueba para certificar una situación de violencia que impera desde hace décadas. Prohibir los teléfonos en las mochilas de los alumnos o castigar a quienes difunden los videos es igual a tapiar las ventanas del colegio y dejar que los estudiantes aúllen sin testigos. Como ocurría en las épocas analógicas, cuando éramos nosotros los salvajes y no teníamos con qué filmar ni publicar nuestro descontento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas