Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Plata: polémica por un muñeco

En la tradicional quema de figuras, los vecinos de la localidad iniciaron una campaña para que no se prenda fuego un Cristo gigante; alegan que el acto atenta contra el cristianismo

SEGUIR
LA NACION
Martes 30 de diciembre de 2008 • 23:22
0

LA PLATA.- Cada uno tiene su propia concepción del mundo, religiosa o no, pero seguramente la imagen de un Cristo de cinco metros envuelto en voraces llamas no deja frío a nadie. Es por eso que la tradicional ceremonia de quema de muñecos que, en las primeras horas de cada año, tiene lugar en las plazas y esquinas platenses viene precedida esta vez por una polémica: un grupo de vecinos ofendidos por el previsible destino de una de las creaciones, integrada por figuras de nada menos que Jesucristo y sus apóstoles, inició una campaña para evitar la afluencia de público y pidió a la Municipalidad que esa escultura sea "desautorizada".

La enorme e inflamable maqueta representa uno de los últimos momentos de la figura paradigmática del catolicismo junto a sus discípulos. Es obra de GAAM Drako, un grupo de vecinos que hace veinticinco años vienen montando sus creaciones en la calle 77 entre 13 y 14, y aunque ellos dicen que la obra se titula "Judas, la traición", está inscripta en el listado de la Municipalidad como "La última cena".

El concepto de la maqueta fue definido en febrero, pero sólo a mediados de noviembre las figuras de Jesús y sus seguidores (entre ellos el traidor) comenzaron a tomar forma. Hace diez días un grupo de vecinos del barrio empezó a preocuparse: como el destino de las figuras es ser exhibidas durante la noche del 31 de diciembre para luego arder en medio de un show de fuegos artificiales, las llamas que se encargarían de devorar al muñeco de Cristo parecieron adquirir un carácter infernal. Se propusieron impedirlo, o al menos procurar que la gente se negara a presenciar ese espectáculo.

"Es un gran agravio. Muchos de los chicos habrán trabajado sin mala intención, pero yo creo que alguien ideó esto con la idea de ofender a la religión que muchos profesamos", dijo a LA NACION Pablo Acosta, uno de los vecinos que se oponen a la quema de la maqueta. Algunos de estos vecinos repartieron volantes que instan a la gente a no presenciar el espectáculo que tendrá lugar dentro de algunas horas. "No quemen a Jesús ni a los Doce Apóstoles", reza el panfleto; dice que la quema de las efigies "ofende a Jesucristo y a la religión católica". "No lo veamos, no seamos cómplices", es la apelación que cierra el volante.

"Si podemos evitar que mucha gente vaya a verlo, mejor", dijo Acosta, empleado municipal. Pero aclaró que su intención no es generar peleas ni situaciones violentas: "Esto lo hago desde el amor, desde la paz."

Otra integrante del grupo, Marta Osuna, presentó una nota en la Dirección de Control Urbano de la Municipalidad platense para solicitar que la obra sea "desautorizada" y se cancele el espectáculo, pero el titular de la dependencia, Juan Malpeli, dijo que no hará lugar a ese pedido porque la escultura cumple con las medidas de seguridad y demás especificaciones requeridas.

Por su parte, Martín Sochanowicz, uno de los miembros de GAAM Drako, dijo a este diario que la idea es retirar la efigie de Jesucristo antes de quemar la obra, dejarla en exhibición por una semana y luego donarla a alguna parroquia o institución. "Nunca tuvimos la intención de herir los sentimientos de nadie. Nosotros también somos católicos y pusimos mucho tiempo y esfuerzo en esto, que consideramos una obra de arte", dijo.

No sólo tiempo y esfuerzo, sino también dinero, proveniente de aportes propios, donaciones y publicidad: cada trabajo de GAAM Drako insume entre 7500 y 8000 pesos, dijo Sochanowicz.

En años anteriores, el grupo se dedicó a montar enormes figuras animales o criaturas mitológicas, que en varias oportunidades se alzaron con el premio al mejor muñeco de Año Nuevo. Algunas de las esculturas contaron con secciones móviles, y una de ellas incluso tenía una cascada de agua. Hace dos años escenificaron la creación del mundo según el mito católico; fue entonces cuando aparecieron por primera vez los vecinos críticos, entre ellos Acosta, que siempre fueron un grupo reducido, según dijo Sochanowicz a LA NACION.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas