Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apareció un corazón para el médico

Después de 14 días desesperantes, el paciente era intervenido anoche en la Fundación Favaloro

Lunes 05 de enero de 2009
0

Después de 14 días de angustia, la espera terminó y volvió la esperanza. El médico Jorge Rodríguez Kissner, que necesitaba con urgencia un trasplante de corazón, era intervenido anoche en la Fundación Favaloro, tras recibir un órgano compatible de un donante solidario.

"El corazón ya está, ahora es Dios el que tiene que actuar", dijo su hermana, Paula Kissner, minutos después de haber recibido la noticia. El paciente al momento de ingresar en el quirófano tenía un poco de fiebre, aunque estaba en condiciones óptimas para la operación, estimada en unas ocho horas.

Ayer, pasadas las 18.30, personal de la Fundación Favaloro, donde se encuentra internado Kissner, hizo firmar los papeles de aceptación a su mujer, Gabriela Sáez. "Enseguida nos dimos cuenta de que había llegado el órgano compatible", dijo Paula.

Campañas de adhesión para salvar la vida del neonatólogo Kissner
Campañas de adhesión para salvar la vida del neonatólogo Kissner. Foto: Aníbal Greco

Manuel Lozano, uno de los voceros de Red Solidaria, expresó que cerca de las 20 de ayer Jorge estaba ingresando en el quirófano y que la operación podía durar unas ocho horas.

El colaborador de Red Solidaria indicó que una familia "donó el corazón y de inmediato decidieron operarlo". Como indica la ley, no trascendió ningún dato respecto del donante para "preservar el duelo de la familia", informaron en el Incucai. Tampoco trascendió si otros órganos fueron derivados hacia otros pacientes críticos.

El médico neonatólogo de 47 años, padre de tres hijos, había contraído una afección cardíaca de origen viral (miocarditis fulminante) y desde hacía catorce días permanecía conectado a unas máquinas que lo mantenían con vida. Junto con los familiares, organizaciones solidarias lanzaron una campaña para concientizar a la población e informar de la "emergencia nacional" en que se encontraba para conseguir la donación de un corazón compatible. La espera resultó interminable para la familia, dado que el paciente sólo podía permanecer conectado a las máquinas durante 20 días. Hasta ayer habían transcurrido 14 jornadas inacabables para la familia.

La hermana del médico, con una sonrisa y voz emocionada, dijo que ahora "había que esperar la operación", pero aseguró que su hermano "se la va a aguantar porque hasta ahora luchó como un perro y así seguirá". Consultada acerca del último parte médico, Paula señaló: "Pese a que tiene un poco de fiebre todo está como tendría que estar dentro del cuadro de gravedad".

A principios de diciembre pasado, el Incucai informó que con las intervenciones realizadas en noviembre se hicieron 1152 trasplantes de órganos en el país, en lo que iba de 2008, cifra que superaba la registrada en 2007.

Sin embargo, con la tasa actual de donaciones harían falta cinco años para poder trasplantar a los más de 5000 pacientes que están en la lista de espera. Jorge ocupaba el primer lugar.

A pesar de que rige la ley del "donante presunto", que posibilita la donación de los órganos de una persona fallecida en caso de no haber expresado lo contrario en vida, en la realidad, aún existen algunos reparos por parte de los familiares que deben autorizar la ablación.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas