Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los nuevos inventos para descubrir cónyuges infieles

El spyphone es un celular que puede captar mensajes de texto de otros aparatos móviles

Domingo 01 de febrero de 2009
0

Marcela es una atractiva contadora. Hasta hace dos años estaba casada, cuando descubrió que su marido la engañaba con una compañera de trabajo. Lo curioso de esta historia es el modo en el que se enteró de la aventura. Fue a un local de la calle Lavalle, recomendada por una amiga, y compró un celular que le permitió interceptar todos los mensajes de texto de su esposo. Días más tarde le pidió el divorcio a su marido.

Hoy existen dispositivos que permiten espiar al ser querido. Cámaras de video que tienen aspecto de lapiceras, páginas web para controlar que sus parejas no hayan sido infieles, programas de computación para registrar conversaciones ajenas y los tradicionales detectives privados. Algunos de los nuevos aparatos pueden conseguirse en pleno centro de la Capital.

El dispositivo que utilizó Marcela se llama spyphone y permite recibir una copia de todos los mensajes de texto enviados y recibidos. Para utilizar esta tecnología se necesita un celular intervenido que tenga el software espía.

Simón, de la empresa Investigaciones Halcón, explicó: "Nosotros vendemos esta herramienta, que no altera el teléfono, y te envía al número que vos quieras un completo reporte de lo que el celular intervenido hace."

Y agregó que el sistema cuesta 3000 pesos y que lo venden, en su mayoría a esposos o esposas que tienen sospechas de infidelidad.

Pero no sólo el spyphone es una novedad tecnológica para saber con quién habla el ser amado.

Existen también teléfonos especiales para realizar escuchas ambientales, que cuestan desde los 1000 dólares en adelante.

Sólo se necesitan dos celulares: uno espía (para escuchar) y otro captor (que funciona como un micrófono). Se debe llamar al número del celular espía desde el captor y de esa manera el primero se convertirá en un micrófono potente.

Hay teléfonos móviles que tienen casi todas las tecnologías juntas, como realizar escuchas ambientales, monitorear mensajes de texto y hasta localizar geográficamente el celular interceptado.

El teléfono intervenido puede regalarse a quien quiera y controlar sus movimientos. Estos aparatos tienen un valor aproximado de 3500 dólares.

Los infieles tienen otro blanco para ser espiados: la línea fija. Existen micrófonos que pueden instalarse al cable del teléfono o monitoreos desde un celular. Este último funciona de una manera muy simple: se instala a la línea fija un cable con un teléfono móvil y cuando alguien llama, automáticamente el celular comunica a otro receptor y puede escuchar la conversación en tiempo real. El precio oscila entre los 2500 y 3000 dólares.

Existen docenas de maneras de camuflar cámaras filmadoras. Hay con forma de botones, calculadoras, radios, lapiceras y hasta paquetes de cigarrillos. Estos productos tienen un valor entre los 400 y 1200 dólares.

Por ejemplo, Carla, de 54 años, tenía sospechas de que su marido la engañaba. Compró una cámara con forma de reloj de pared y lo instaló en su casa de Pinamar, donde ella pensaba que su marido iba con su amante.

A pesar de que estas novedades tecnológicas son tentadoras, el artículo 19 de la Constitución Nacional dice: "Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública ni perjudiquen a un tercero están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados [...]". Hay algunos de estos aparatos que podrían tener una legalidad dudosa.

Espías en la Web

La telefonía no es la única que permite monitorear al otro. Existe un software llamado SherlockSoft que lleva un registro de todas las conversaciones realizadas en cualquier sitio, de las páginas visitadas y los programas utilizados. Incluso es capaz de memorizar passwords .

La presencia del software es imperceptible para quien está utilizando la computadora y comienza a operar al iniciarse Windows.

Juana Malthus sospechaba que su marido tenía aventuras por Internet. Una compañera de trabajo le dijo que ella controlaba a su hijo gracias a un aparato que había comprado por la Web, en el sitio Mercado Libre, que registraba todo lo tipeado. Este dispositivo se coloca conectándolo a la entrada del teclado. Es totalmente indetectable por cualquier software de seguridad, y no produce ninguna interferencia. El precio oscila entre los 500 y 800 dólares.

Sin duda, una de las mayores novedades es una página web creada en España, descubrealinfiel.com , en la que las mujeres cuentan quienes las han engañado.

En la base de datos hay hombres de todos los países de habla hispana, y por medio del buscador se puede verificar si la pareja ya ha sido registrada.

Los tradicionales detectives privados siguen siendo una herramienta utilizada para detectar infidelidades. Alan, de la agencia El Detective Privado dijo que las contrataciones las realizan personas desde 18 años en adelante. Además, explicó que el verano es el mes más solicitado, porque muchos se van con sus amantes.

Simón, de Investigaciones Halcón, dijo que un seguimiento con fotos cuesta entre los 300 y 500 pesos, mientras que Alan contó que los trabajos no bajan de los 1000 pesos.

Victoria Russo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas