Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"El clima de trabajo se respira en los pasillos"

Gegenschatz, presidente general de TNT Express

Domingo 08 de febrero de 2009

Alan Gegenschatz quiere ser uno más entre sus empleados. A pesar de ser el presidente de TNT Express todavía le gusta recorrer todas las mañanas la planta de Barracas, donde se distribuyen envíos por el país y el exterior.

TNT Express es una empresa global integradora de servicios logísticos, que presta servicios de correo expreso, transporte de exportación e importación de carga, además de servicios de almacenamiento y distribución. Hoy es una de las principales compañías de servicios logísticos para el comercio exterior del país.

"Desde que soy presidente, un día por semana salgo a repartir paquetes con el courier porque me gusta estar con los clientes. Por más que sea el presidente no soy un desconocido, soy uno más en el equipo que tiene un rol diferente, pero no por eso no salgo del camarote. Al revés, ésta es una empresa con una política de puertas abiertas. Cualquiera puede hablar con cualquiera, eso hace a la transparencia y la comunicación", manifiesta Gegenschatz.

El joven ejecutivo mantiene ideas claras respecto de la comunicación fluida dentro de la empresa. Aunque aclara: "Conocer a todos los empleados es una forma de estar cerca de la gente"-

-¿Qué es lo que genera que una empresa sea exitosa?

-Para que las empresas sean exitosas tiene que haber diálogo y comunicación. Si desde lo más alto de la organización no se predica esto mediante la cercanía y con el hecho de comprender qué es lo que pasa, se pierde credibilidad. El rol del líder es que exista coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Y esto sólo existe desde los hechos.

-¿Cómo elige a la gente que lo acompaña?

-El grupo de gerentes y directores que me acompaña es gente muy frontal. Busco personas que digan lo que piensan, aunque no coincidan conmigo, y que se puedan expresar. Es importante que exista ese debate. Quiero que mis directores acompañen a sus equipos. Tenemos que hacerlo bien porque los productos no pueden llegar tarde, vencidos o rotos. Hay muchos factores que hay que cuidar.

-Además del diálogo, ¿qué otro factor motiva a los empleados?

-Todos tienen que tener objetivos claros. Eso es importantísimo para la motivación. Cada persona tiene que saber cuál es su tarea, cuáles son sus objetivos y tiene que tener una medición de su desempeño, con sistemas de premios y reconocimientos. Esto es para que no sea lo mismo hacer que no hacer.

-¿El buen clima de trabajo es otro factor importante?

-Sí. El clima de trabajo se respira en los pasillos y eso es fundamental porque uno pasa muchas horas de su vida en el trabajo. Si va a trabajar y no está contento con lo que hace, trabaja mal, se enferma o llega tarde. Si uno tiene un grupo con gente que la pasa bien, que se divierte, es mejor. Esto no significa que no haya presiones. De hecho las hay, pero si no existe un buen clima laboral las personas se desmotivan y eso impacta en la performance de la compañía.

-¿Cómo ve el liderazgo en la Argentina?

-Creo que se está gestando un nuevo liderazgo, más positivo. Los líderes de diferentes sectores nos estamos empezando a juntar para construir una Argentina mejor.

-¿Cuál sería un ejemplo?

-Por ejemplo, nosotros formamos parte de un grupo de líderes de empresas chicas y medianas que se llama Nuevos Aires. Nos juntamos para pensar cómo hacer un empresariado más responsable, como fomentar y promover prácticas de gestión, como aquellas que tienen que ver con el medio ambiente.

-¿Cuáles son las características del líder argentino?

-A diferencia de otros lugares del mundo, es muy innovador, y para tener resultados diversos hay que hacer cosas diferentes.

-¿Quiere decir que el ser innovador es propio del argentino?

-Es una cualidad del argentino. Trabajo con la Fundación para el Desarrollo Sostenible (Fundes) junto a pymes, y hacemos un concurso, el Bid Challenge, para encontrar iniciativas empresariales. Hay una cantidad de emprendedores con unas ideas increíbles, como por ejemplo hacer un piojicida a base de ajo. Los argentinos están llenos de ideas.

-¿Pero hay presupuesto para realizar los proyectos?

-Presupuesto hay. Se necesita buscar la forma de que el emprendedor llegue a aquellas organizaciones que financian. El tema es cómo armar el puente entre ellos. Por un lado están los emprendedores e innovadores argentinos, y por el otro la gente con plata. Por supuesto, todo esto requiere políticas de estado, que de alguna manera generen un marco de previsibilidad. Armado ese puente, está todo.

-¿Nota que hay un cambio en la conducción de las empresas?

-Empieza a haber gente que ve las cosas de otra manera, donde lo afectivo es una parte importante en la empresa. Una compañía son fierros, pero la verdadera empresa es la gente que está adentro.

-¿Qué es lo que brinda TNT para que se produzca este acercamiento?

-TNT participa con aporte de dinero y con voluntarios que ayudan a los emprendedores a armar sus planes de negocios.

-¿Cree que existe un cambio en el rol del líder?

-Creo que viene por el deseo de que los líderes se articulen entre sí. Tengo dos hijos, Santiago y Joaquín; quiero que ellos puedan elegir vivir en la Argentina. Si alguna vez quieren vivir en otro país, que sea una elección de ellos. Esta no es la Argentina que heredamos de nuestros padres, es el país que le tenemos que devolver a nuestros hijos.

-¿Cómo influye esta crisis en la empresa?

-La crisis está generando más desempleo, más contracción y una situación social más compleja. Está haciéndonos replantear muchas cosas, como compañía, como dirigentes. La crisis es la oportunidad para el cambio.

-¿Qué se necesita para el cambio?

-Para hacer el cambio hay que tener coraje, humildad y capacidad de escucha. Uno tiene que estar preparado para atender lo que dicen los demás. A mí me dicen: "Alan, hiciste mal tal cosa". Yo les digo: "Bueno, ¿cómo lo corregimos?" Si uno no se pudiera equivocar no haría nada. Las empresas que son más cerradas al diálogo tienen que aprender a equivocarse, a animarse, a escuchar.

-¿Por qué considera que no se tomó en cuenta antes al valor humano?

-Los modelos históricos de comunicación funcionaban de otra manera. Esto no quiere decir que ahora no haya objetivos, premios o castigos.

-¿Cuándo comenzó a pensar que la comunicación empresarial tenía que ser más flexible?

-Fue en mi tesis del posgrado de Marketing y Management, que hablaba sobre el recurso humano motivado, competitividad y rentabilidad. Ahí nació la idea de gestionar de una manera diferente. Tuve la suerte de ser contratado como presidente a los 29 años en TNT y dije: "Vamos a probar".

-Al principio, ¿lo miraron raro?

-Sí, incluso algunos de mis directores recién ahora reconocen que fue bueno para la compañía. La conclusión es que la gente trabaja mejor cuando hace lo que le gusta. Había que probar, probé y me salió bien. De esto pasaron diez años y sigo dirigiendo la empresa.

Natalia Foletti

Hoja de vida

Alan Gegenschatz es presidente y gerente general de TNT Argentina, una de las principales compañías de servicios logísticos para el comercio exterior del país.

Tiene 39 años, está casado y tiene dos hijos, Joaquín y Santiago. Le gusta ir a pescar, hacer treking, escalar, hacer esquí y las actividades al aire libre. El invierno pasado visitó el volcán Lanin y este verano fue a San Martín de los Andes. El último libro que leyó fue de Jim Collins, God to Glade .

Te puede interesar