Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los chicos meditarán en las aulas

Quieren aumentar en Londres la creatividad y la inteligencia; críticas de especialistas argentinos

Sábado 14 de febrero de 2009
0

Una experiencia llamada a despertar polémicas se aplicará en forma experimental en dos escuelas británicas: los alumnos meditarán en clase durante diez minutos, dos veces al día, como una herramienta orientada a aumentar la creatividad y mejorar la inteligencia.

Si bien la meditación se aplicará inicialmente en dos escuelas de Lancashire, en el norte de Inglaterra, las opiniones a favor y en contra de esta práctica milenaria, pero novedosa en las escuelas, se proyectan más allá del territorio británico.

Especialistas consultados por LA NACION advirtieron que no necesariamente dicha práctica conducirá a los resultados buscados.

Los propios educadores británicos criticaron la medida. Según la agencia ANSA, el ex inspector Chris Woodhead pidió que los docentes se concentraran en las metodologías tradicionales educativas y sugirió a los ministros del gobierno que fueran ellos los que hicieran meditación trascendental.

Derek Cassells, director de la escuela de Maharishi, una de las que adoptaron las clases de meditación, dijo que la meditación trascendental puede aplicarse en una escala mayor, por lo que la experiencia estaría en condiciones de ampliarse.

"El chico no está formado para que le digan: «Ahora, relájense y piensen en tal tema»", dijo a LA NACION Graciela Vizcay, directora de la Escuela N° 6 de Balvanera, partidaria de que el alumno necesita la guía del docente y la orientación del adulto.

Para Jason Beech, director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, "no está mal que los alumnos tengan momentos de calma y que ejerciten su concentración, a través de la meditación, del yoga o de cualquier otra práctica que colabore en ese sentido, siempre que se cuente con un profesional preparado para guiar a los alumnos y con la aceptación de la comunidad educativa".

Pero aclaró que "suponer que la meditación trascendental es extendible a todas las escuelas de un sistema educativo como el británico o el argentino es desconocer pautas culturales establecidas". Consideró que "la lectura silenciosa o la oración en escuelas religiosas parecen más acordes y realistas en nuestra cultura para promover la calma, la reflexión y la concentración".

Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras y vicepresidente de la Academia de Educación, estimó "inteligente, factible y oportuna" la propuesta, pues supone "la ruptura del vértigo sonoro y visual en que vivimos". Se necesitarían, dijo, docentes preparados "para la motivación inicial en la acertada selección y presentación de una frase, una imagen, una pregunta, como estímulos y disparadores, y luego un diálogo inteligente con los alumnos".

Barcia expresó su adhesión a la docencia de la meditación, pero no de la meditación trascendente (MT), nombre técnico que recibe "un ejercicio creado en 1958 por el gurú Maharishi, en Madrás, que si bien se oferta como un método natural de maduración interior, no es compatible con cualquier filosofía y religión".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas