Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La memoria que sobrevive al genocidio

Seis obras recuerdan la represión y el crimen masivo en distintos lugares del mundo, una tendencia que se acentúa

Jueves 19 de febrero de 2009
0

"Me da miedo pensar que aquellos que estaban tan próximos a mí se hallan ahora a la merced de los verdugos más crueles del mundo", escribió Anna Frank. "Siento mi impotencia ante la máquina infernal que dispone de una fuerza titánica", escribió Nicolás Bujarín. "¿Qué clase de amor tenemos por nuestros niños? Si de verdad los amáramos [?], ante cada muerte saldríamos aullando", dice la protagonista de La persistencia , de Griselda Gambaro.

Parecen frases salidas de una misma historia. Pero no. Pertenecen a hechos que ocurrieron en lugares y momentos distantes, aunque todas son evocaciones del horror ante los crímenes masivos de proyectos extremistas: el tema central de seis obras dramáticas de la cartelera teatral de febrero en Buenos Aires y Mar del Plata.

Nazis, estalinistas, dictadura militar, ejército y terroristas. Alemania, Holanda, Rusia, Argentina y Checoslovaquia... Cambian los países, los años y los victimarios, pero, como señala Helena Tritek, directora de El diario de Anna Frank : "Tiene que ver, primero que nada, con la historia del hombre. El hombre es el que produce las guerras, como es el que produce la paz también".

Foto: Alfredo Sabat

Ni muerte ni tortura

El diario... -obra de Frances Goodrich y Albert Hackett basada en el texto original-, al igual que Hija de la dictadura argentina , El hombre de la cabina de cristal , El predilecto de los lepidópteros , La persistencia y Julius, el condenado al silencio y al olvido , cuenta una historia de genocidio y represión, y lidia con las limitaciones que surgen al abordar estos temas; cada una mediante estrategias distintas.

Como señala el director de El hombre de la cabina... , Nicolás Steimberg: "Cuando una víctima cuenta nos invade siempre la duda". Por eso él quiso hacer esta obra, de Robert Shaw, en la que un judío, Goldman, es quien nombra las peores atrocidades, pero haciéndose pasar por su primo, Dorf, un sanguinario agente de las SS. Así, Goldman dice vestido de nazi, con cinismo, morbo y alevosía, las barbaridades que nunca fueron dichas por un represor real, para ser ajusticiado y redimir el sufrimiento de todas las víctimas.

Para Lucila Teste, autora y actriz del unipersonal Hija de la dictadura... , la forma de eludir la victimización en su relato fue ceñirse a contar su propia historia a partir de tres pequeñas anécdotas, algunos objetos simbólicos, un poema e imágenes proyectadas. Así cuenta cómo una niña con "una infancia feliz" se fue enterando de la desgracia que ocurrió cuando ella tenía ocho meses de edad: sus padres fueron secuestrados y desaparecidos por la dictadura militar. "Escogí un punto de vista que no va directo al dolor. No estoy hablando de las torturas que les hicieron a mis padres y sin embargo el público se emociona", cuenta la autora.

Como apunta Gambaro, otra limitación importante para estas obras es que lo más escabroso de la historia que cuentan no puede ser representado en un escenario de manera realista. "Nunca puede ser un horror directo. No puede haber en escena muerte ni tortura ni sangre", dice la escritora.

En El diario... -donde participan Vanesa González, Norberto Díaz, Dalia Elnecavé y Estanislao Silveyra, entre otros- el espectador nunca ve en acción a los victimarios. Lo único que percibe de ellos son los ruidos y luces de patrullas que cada tanto se ven en la ventana del refugio. Y sólo se entera del horror a través de la radio y de los desoladores relatos del refugiado Dussell y del padre de Anna, que cuenta el terrible destino de la familia, cuando vuelve al desván al término de la guerra y encuentra el diario de su hija, ya asesinada por los nazis.

Sobre el futuro

Como El diario... , también El predilecto... y Julius... están basadas en dolorosas batallas reales contra el olvido, libradas por la rusa Anna Larina y el checo Julius Fusik. Larina -mujer de Nikolai Bujarin, quien fue encerrado y después ejecutado por el régimen de Stalin en 1938- sobrevivió a 20 años de encierro en gulags, apartada de su hijo recién nacido. Y no sólo guardó y memorizó la Carta a las generaciones futuras , que le dejó su esposo antes de ser ejecutado, sino que además aguardó pacientemente hasta 1988, cuando el partido le permitió publicarla.

También fue la esposa de Fusik, Gusta Fucikova, quien dio a conocer las últimas palabras escritas por su esposo. Mientras el periodista comunista agonizaba, torturado por los nazis, pudo escribir clandestinamente el Reportaje al pie de la horca y entregarlo por partes a un guardia cómplice de la prisión, quien las escondía. Su esposa las recuperó después de su muerte.

"[Lo que les pasó a mis padres] pasó aquí, pero también en muchos lugares del mundo. Hablo del pasado, pero también del futuro", dice Lucila Teste. Y en efecto, no todas estas obras se ambientan en regímenes totalitarios de décadas atrás. La persistencia , de Gambaro -ya representada en 2007 en el Teatro San Martín, con la dirección de Cristina Banegas-, está inspirada en la masacre de Beslan, en Rusia, en 2004. Ahí resultaron muertos casi doscientos niños, durante un largo combate entre el ejército ruso y terroristas chechenos, tras 53 horas de haber sido tomado un colegio por éstos.

"Es también una historia del presente -dice Helena Tritek-. Están persiguiendo a los rumanos, a los gitanos... Los golpean, los queman. Son cosas atroces que hace el hombre. Lo que pasó ahora en Israel y Gaza es terrible. Es como si el hombre no aprendiera. Por eso hay que recordar, y no olvidarse. Es bueno hablar de Anna Frank."

En cartelera

El diario de Anna Frank. Regina (Santa Fe 1235). Jueves, viernes y sábado, a las 21. Domingos, a las 23.30. $ 60.

El hombre de la cabina de cristal. Paseo La Plaza (Corrientes 1660). Jueves y sábados, a las 21.15. $ 25.

El predilecto de los lepidópteros. Centro Cultural El Séptimo Fuego (Bolívar 3675, Mar del Plata). Viernes, a las 22. $ 15.

Hija de la dictadura argentina. Centro Cultural de la Cooperación (Corrientes 1543). Viernes, a las 21. $ 30.

La persistencia. Centro Cultural Osvaldo Soriano (25 de Mayo y Catamarca, Mar del Plata). Jueves, a las 21.30. $ 20.

Julius, el condenado al silencio y al olvido. Centro Cultural El Séptimo Fuego (Bolívar 3675, Mar del Plata). Sábados, a las 22. $ 15.

Eduardo Febres Muñoz

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas