Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El País refleja el éxodo del kirchnersimo y traza un difícil panorama para los Kirchner

El diario español afirma que la deserción de legisladores y gobernadores "debilita al gobierno" y asegura que el acuerdo entre Macri, Solá y Narváez "preocupa" al matrimonio presidencial; el tema está en la portada de la edición internacional y del sitio web del matutino

Lunes 23 de febrero de 2009 • 09:40
0

El análisis de la sangría que desde la semana pasada se profundiza en las filas del kirchnerismo dejó de ser patrimonio exclusivamente local.

El tema, que dominó buena parte de la escena política nacional desde el martes pasado, cuando Carlos Reutemann renunció al bloque oficialista en el Senado y cuyo impacto se intensificó cuando el viernes sus pares salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero siguieron sus pasos, ocupa un lugar preponderante en el diario El País.

Bajo el título "Los peronistas ‘rebeldes’ contra los Kirchner", la descripción del fenómeno y el análisis de sus causas y efectos, aparece en la portada de la versión internacional del matutino, en un lugar central de la página de inicio de su sitio web y en la apertura de la sección "Internacionales" de la edición local.

El análisis en el sitio web del diario El País
El análisis en el sitio web del diario El País.

Naturaleza peronista. "Las deserciones en el peronismo debilitan el gobierno de los Kirchner", es el título de la nota en el interior. El artículo comienza con una descripción del peronismo como "una poderosa estructura" y no "un bloque único y sin fisuras sino una agrupación de intereses diversos que a veces oscila y se rompe en varios frentes".

En este marco, ubica tanto las renuncias que se concretaron la semana pasada como la conformación del acuerdo electoral entre Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco de Narváez.

"Meses infernales". Indica que, a partir de la conformación del frente del PJ disidente, los Kirchner deben hacer frente "no sólo a una oposición tradicional", como se refiere a la alianza entre Carrió, la UCR y el radicalismo, "sino también a una guerra dentro del peronismo".

Enseguida, evalúa que si el kirchnerismo no logra mantener la mayoría parlamentaria en octubre "comenzarían meses infernales para el matrimonio presidencial" y que "nadie apuesta, en ese caso, por el cumplimiento íntegro de los dos años y medio de mandato que le quedan a Cristina Fernández".

En este punto, la nota, que firma Soledad Gallego-Díaz, se mete de lleno con la sangría que el kirchnerismo parlamentario sufrió la semana última y que amenaza con profundizarse.

Renuncias y riesgo. "Los Kirchner están recibiendo malas noticias, porque algunos de los diputados y senadores que integraban el Frente para la Victoria han anunciado que abandonan la bancada del oficialismo", relata el matutino. Se refiere además a la renuncia de Reutemann como el caso "más sonado" y afirma que Cristina Kirchner "tiene aún una precaria mayoría en el Congreso".

El artículo también alude a la crisis con el campo, que señala como "detonante" de la ruptura de los ahora ex kirchneristas. "Peor que estos abandonos sería la reapertura del conflicto del campo" que, siempre según el análisis del diario, "estuvo a punto de provocar la dimisión de la Presidenta en julio de 2008" y "que dio origen a su bajada de popularidad". Añade que el conflicto con el agro "puede terminar enconándose si fracasaran las conversaciones que se inician mañana", en alusión al encuentro entre la Comisión de Enlace y la ministra de la Producción, Débora Giorgi.

En otro tramo, El País relata que, con miras a las legislativas de octubre, "mientras la Presidenta recorre el país intentado asegurar apoyos en otras provincias, su marido, instalado en la residencia oficial de Olivos, maneja los hilos, el Gobierno, las subvenciones y los entramados para asegurarse la fidelidad de los alcaldes [intendentes] del conurbano, así como el apoyo de los ´gordos´".

"Maneras autoritarias". Hacia el final, vuelve sobre la crisis con el agro y sus efectos en el gobierno de Cristina Kirchner. "La herida de los Kirchner se llama ´conflicto con el campo´, porque fue una batalla que dieron y que perdieron, y dejó en evidencia las autoritarias maneras de Néstor Kirchner".

La nota termina con una dura sentencia sobre el ex presidente. "Su incapacidad para comprender el alcance del conflicto y su violento enfrentamiento con los diputados peronistas que quisieron hacerle entrar en razón le pueden pasar ahora factura".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas