Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Acercamiento del FMI a la Argentina

Afirmó que quiere "profundizar" la relación con el país y que evaluará la economía local este año

Viernes 27 de febrero de 2009
0

Martín Kaneguiser LA NACION

Luego de casi tres años de ausencia forzada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció ayer que hará la evaluación anual de la economía argentina, condición clave para recibir más dinero de los bancos multilaterales, avanzar en la reapertura del canje con los bonistas y, tal vez, volver a pedirle dinero al cuestionado organismo multilateral para 2010.

El vocero del Fondo, David Hawley, sostuvo que el staff llevará a cabo "las próximas consultas del artículo IV de forma normal en los próximos meses".

En una conferencia de prensa desarrollada en Washington, el funcionario aclaró: "Estamos interesados en profundizar nuestra relación con la Argentina".

En ese sentido, calificadas fuentes del Gobierno informaron a LA NACION que "no hay decisión tomada" respecto de la invitación a que una misión del FMI venga al país, pero destacaron que el cumplimiento del artículo IV "es importante para ampliar la capacidad de créditos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo".

Además, llevar adelante este examen servirá para completar sin rispideces el formulario 18-K ante la comisión de valores de EE.UU. (SEC, según sus siglas en inglés), como paso previo para reabrir el canje con los hold outs que impulsa el Gobierno a través del trabajo del jefe de Gabinete, Sergio Massa, y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino.

La posibilidad de apelar a un crédito del FMI aparece más lejana, pero no se descarta gestionarlo después de las elecciones de octubre por obvias cuestiones de sensibilidad política.

Al respecto, indicaron que las necesidades de financiamiento de este año "están cerradas" con el dinero del sector público y el canje de préstamos garantizados que culmina hoy, al parecer, con un porcentaje de aceptación mayor que el esperado. Esa percepción no se refleja en el alto rendimiento de los bonos argentinos.

Por otra parte, en el Gobierno interpretaron las palabras de Hawley como "un gesto de acercamiento" del staff , que se ha repetido con otros países, para moderar las críticas hacia el FMI, cuando faltan pocas semanas para el encuentro del G-20 en Londres, en el que se buscará avanzar en la reforma del organismo y en mayores regulaciones ante la crisis global. El enfrentamiento entre la Argentina y el FMI es un caso testigo en las finanzas internacionales.

Pero fuentes de un país desarrollado aclararon que los cambios en el FMI no serán tan profundos como espera el Gobierno y que, en todo caso, no se eliminarán las condicionalidades para pedir dinero en caso de problemas.

En el caso de la Argentina, indicaron a LA NACION que "la cuestión prioritaria es reformar el Indec, y eso formará parte de la evaluación que realice el FMI".

Algunos de los gestos expresados por la conducción del Indec podrían permitir que en el examen del artículo IV se prometa que "el Gobierno está trabajando en un plan de mejora del Indec", según manifestó la calificada fuente extranjera. "Si hay voluntad para una misión, se puede llegar a un acuerdo en torno al tema del Indec", agregó una fuente del Gobierno.

Una parte del Gobierno parece preocupada por mejorar las perspectivas crediticias del país en un contexto muy complicado en el que las consultoras prevén una recesión para el país. La posible profundización del conflicto con el campo ante una eventual nacionalización del comercio de granos (de lo que se informa en la primera sección) complica esos esfuerzos, a pocas horas del cierre del canje de los PG "extranjeros".

En todo caso, antes o después el Gobierno podría optar por dos alternativas si planea volver a pedirle dinero al FMI para los vencimientos de 2010 en adelante:

Pedir el equivalente al 100% de la cuota del país, unos US$ 3000 millones, que podría obtenerse si se lleva a cabo el artículo IV.

Negociar la última línea creada en el contexto de la crisis global, por un monto que equivale a cinco veces la cuota, unos US$ 15.000 millones.

Los analistas financieros consultados por La Nacion ante las declaraciones del FMI tuvieron opiniones encontradas.

"Es una relación difícil que ninguna de las dos partes quiere modificar demasiado. Antes que nada, hay que solucionar el tema del Indec y la cuestión fiscal; si no se hace eso, llegar a pedir dinero en el FMI no servirá para evitar una crisis mayor", sostuvo un experimentado ex funcionario.

Otro calificado economista afirmó que "los números del Indec son malos, pero no peores que los de otros países, y tienen menos peso en una crisis global de esta magnitud". Y apostó a un posible acuerdo en 2010, que también le abra la puerta al país para retomar la idea de pagarle la deuda al Club de París, pero en cuotas y no al contado, como se anunció en un principio.

Con la colaboración de Silvia Pisani, corresponsal en Estados Unidos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas