Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los recreos son tan necesarios como las horas de clase

Nuevas investigaciones afirman que la escuela debe revalorizar el buen uso del tiempo libre

Lunes 02 de marzo de 2009
0

Tara Parker-Pope The New York Times

NUEVA YORK.- Por lo que parece, la mejor manera de mejorar el desempeño de los niños en el aula es sacarlos de ella.

Nuevas investigaciones sugieren que el juego y el tiempo libre pueden ser tan importantes para la experiencia académica de un niño como la lectura, la ciencia y la matemática, y que los recreos, el ejercicio físico o los períodos regulares en contacto con la naturaleza pueden influir en la conducta, la concentración e incluso las calificaciones.

Los chicos que tienen más de 15 minutos de recreo tienen mejor conducta y concentración
Los chicos que tienen más de 15 minutos de recreo tienen mejor conducta y concentración. Foto: Archivo

Un estudio publicado este mes en la revista Pediatrics investigó la relación existente entre el recreo y la conducta en el aula en alrededor de 11.000 niños, cuya edad oscila entre los 8 y los 9 años. Los niños que tenían más de 15 minutos de recreo diariamente demostraban tener también mejor conducta en clase que los que tenían menos tiempo de recreo o ninguno.

La doctora Romina M. Barros, pediatra y profesora asistente de clínica en el Colegio de Medicina Albert Einstein, quien condujo la investigación, dijo que los hallazgos eran importantes porque muchas escuelas no consideraban el recreo como un elemento esencial para la educación.

"A veces es necesario publicar datos concretos para que la gente de la esfera educativa empiece a creer que esas cosas son importantes", dijo. "Debemos entender que los niños necesitan el recreo porque el cerebro necesita descanso."

Y muchos niños no tienen ese recreo. Según el estudio de Pediatrics , el 30% de los niños tienen muy poco o ningún recreo diario. Otro informe descubrió que el 40% de las escuelas estudiadas habían eliminado al menos un período de recreo diario.

Además, los maestros suelen castigar a los niños privándolos del privilegio del recreo. A la doctora Barros, eso le parece ilógico. "El recreo debería formar parte del currículum", dijo.

"No se castiga a un niño obligándolo a perderse la clase de matemática, y tampoco se lo debería castigar privándolo del recreo."

Un pequeño estudio de niños afectados por el síndrome de hiperactividad y déficit de atención, realizado el año pasado, descubrió que las caminatas al aire libre parecían mejorar los resultados de los tests de atención y concentración. Los niños que habían hecho caminatas al aire libre obtenían mejores resultados que los que habían caminado en áreas urbanas, según el informe, publicado en Internet por The Journal of Attention Disorder .

Los investigadores descubrieron que una dosis de contacto con la naturaleza funcionaba tanto como una dosis de medicación para mejorar la concentración, e incluso mejor.

El poder de la naturaleza

Andrea Faber Taylor, investigadora ambientalista de conducta infantil del Laboratorio de Paisaje y Salud Humana de la Universidad de Illinois, afirmó que otras investigaciones sugieren que todos los niños, no sólo los que tienen problemas de atención, pueden beneficiarse si pasan algún tiempo en contacto con la naturaleza durante la jornada escolar.

El tiempo de juego y el tiempo pasado en contacto con la naturaleza no sólo son importantes para el proceso de aprendizaje, sino también para la salud y el desarrollo.

Las ratas jóvenes a las que se les niega la oportunidad de jugar físicamente con sus congéneres desarrollan numerosos problemas sociales en la vida adulta. No consiguen reconocer los códigos sociales ni los matices de la jerarquía entre los roedores, y no son capaces de acoplarse y reproducirse.

De manera similar, las personas que juegan en la infancia, "aprenden a enfrentar la vida de una manera mucho más vital y flexible", dijo el doctor Stuart Brown, autor del libro El juego: cómo modela el cerebro, abre la imaginación y vigoriza el espíritu .

Traducción: Mirta Rosenberg

Claves

Investigación . Un estudio de la revista Pediatrics investigó la relación entre el recreo y la conducta en 11.000 chicos de 8 y 9 años.

Juego . Los alumnos que tenían más de 15 minutos de recreo por día tenían mejor conducta en clase y más concentración en el estudio.

Sin distinción . Los resultados se mantenían luego de analizar distintas variables, como el sexo, la pertenencia étnica, el tipo de gestión escolar (pública o privada) y el tamaño de la clase.

Tiempo libre . El 30% de los niños comprendidos en el estudio de Pediatrics tienen muy poco o ningún recreo diario. Otro informe señaló que el 40% de las escuelas habían eliminado por lo menos un período de recreo diario.

Tests físicos . Investigadores de Harvard informaron que cuanto mayor es el número de pruebas de aptitud física que un niño aprueba tanto mejor es su rendimiento en los exámenes académicos.

Historias de juego . El psiquiatra Stuart Brown recopiló más de 6000 historias y afirma que "el juego es un proceso biológico fundamental"

Teoría de Brown . El aprendizaje por medio del juego consigue mayor éxito académico que el enfoque de aprender y repetir.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas