Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Emprendedores / Historias que pueden enseñar cómo iniciar una actividad propia

Un software para niños hipoacúsicos

Economía

El programa Ecos, de Simedic, los ayuda a aprender a hablar; se vendieron 100 licencias

La tecnología fue puesta a disposición de la salud en el proyecto Ecos, una herramienta informática que asiste en la rehabilitación auditiva y verbal de chicos hipoacúsicos. La empresa que lo desarrolla, la entrerriana Simedic, retomó el año pasado la propuesta que comenzó a desarrollarse en 2003.

Aquel año, el equipo de socios sumaba ocho integrantes. Hoy quedaron dos: Leandro Dalinger y Diego Poggi, compañeros de la Facultad de Bioingeniería. "Los ocho queríamos hacer algo diferente. Nos juntamos en 2001, cuando el país era un desastre, y antes que irnos afuera optamos por crear algo", recordó Dalinger, de 36 años.

"Entonces decidimos armar cosas diferentes, con valor agregado. Empezamos con lo más vendible, tres aplicaciones que ya veníamos desarrollando por separado: un software de genética forense; uno para el campo, que hoy no lo estamos trabajando, y Ecos", agregó.

El equipo dedicó parte del tiempo a trabajar sobre sus "productos de autor" y debió recurrir al desarrollo de software a medida para financiarse. Las primeras puertas se abrieron con la aplicación de genética forense. Según Dalinger, el "programa BDGen permite de manera rápida calcular patrones genéticos; sirve para comparar muestras en casos delictivos o en pruebas de paternidad".

"BDGen además tiene una base genética con las personas estudiadas, lo cual es muy valioso para los juzgados que pueden cruzar muestras. Es una solución novedosa en el mercado latinoamericano y lo vendimos a laboratorios de México, Brasil, Puerto Rico y varios departamentos judiciales de la Argentina", destacó el emprendedor. Ecos siguió los pasos de su antecesor. En este caso, los socios buscaron "informatizar todo lo que los profesionales venían haciendo en forma manual, la muestra de imágenes, los datos recopilados y las estadísticas del progreso de los niños".

"Se empezó a vender en 2003 y después se frenó por la desvinculación de los socios. Ahora retomamos el proyecto y queremos potenciarlo, porque es algo que no tiene competencia en los países de habla hispana", dijo Dalinger.

A la caza de inversores

Por este último motivo, el dúo participó y obtuvo una mención en el Ciclo para Emprendedores Santiago Graffigna, y ahora está a la caza de potenciales inversores que apuntalen el proyecto. Ecos, que ya es utilizado por 100 clientes en el país, "estimula a los niños hipoacúsicos con sonidos, vinculándolos con palabras y frecuencias que estimulan distintas partes del oído".

"Detrás de ese juego de palabras hay una tecnología, que es la que hacemos nosotros. Se reeduca el oído, y los profesionales nos dicen que se aceleran los tiempos en los que los chicos vuelven a hablar", explicó Dalinger. "Además, los padres pueden tener una versión del programa y así pueden participar de todo el proceso. También se gestiona una base de datos con todos los progresos de los chicos", añadió.

Este año, los socios esperan una facturación de $ 100.000 sólo por la venta de Ecos. "La idea es sumar inversores para llevar el producto al resto de la región, que tiene un mercado estimado en 80 millones de dólares", concluyó Dalinger. .

Mercedes García Bartelt emprendedores@lanacion.com.ar
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico