Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Estrategias de los lectores para prevenir ser asaltados

Información general

Celulares poco ostentosos, vestimenta sencilla y viajar en taxi o remis en lugar de caminar o utilizar el colectivo son algunos de los recaudos que los usuarios de lanacion.com toman a diario para afrontar la ola delictiva en el conurbano bonaerense

Los crímenes de tres policías bonaerenses y de dos vecinos de Lomas del Mirador ocurridos en el último mes reabrieron el debate acerca de cómo frenar la creciente ola delictiva.

Los lectores de lanacion.com reflexionaron sobre el problema, que se intensifica año tras año, y contaron cuáles son los principales inconvenientes detectados en su barrio y las estrategias que ponen en práctica para afrontarlos.

De los casi 230 mensajes recibidos, la mayoría de los usuarios comentó que toma recaudos para evitar asaltos. Algunos, además, relataron experiencias en las que allegados resultaron víctimas de algún episodio.

"Tengo perro, alarma, rejas, teléfonos de los vecinos, teléfonos de la policía. Vivo hiperalerta y paranoica y jamás aviso de mis movimientos a nadie. No saben lo que cobro o dejo de cobrar. Tengo perfil bajo y desconfío de todo el mundo. Vigilo a mis vecinos, a los transeúntes, a los paseadores de perros y a cada persona que debe entrar a mi casa", describió RUBIANES MARIA, quien además dijo ser vecina autoconvocada, aunque no precisó de qué zona.

En la misma línea opinó flor de ceibo para quien es necesario no salir con billetera, llevar lo imprescindible en los bolsillos e incluso pensar cómo vestirse antes de salir a la calle. "Mi celular es de los más baratos. No tengo identificados los nombres de mi familia, sólo los de pila y sólo llevo tarjeta de crédito si tengo pensado efectuar una compra", añadió.

Tati 27, residente del barrio porteño de Núñez contó a este medio que vive muy cerca de la vía, en una zona apodada por los vecinos como "el triángulo de las bermudas". Según señaló, cuando vuelve tarde a la noche se maneja en taxi porque no se arriesga a caminar sola: "Vi cómo querían robarle a una chica entrando a su casa, pero «el nene»se fue corriendo por los gritos de la mujer".

"Vivo a tres cuadras de Plaza Once, sobre General Urquiza al 100. Era un barrio hermoso, pero ahora en mi vereda hay dos casas tomadas. Corre el paco y el alcohol a lo loco. Mis vecinos cambiaron sus dormitorios a otros ambientes que no dan a la calle porque las peleas con botellazos, tiros y gritos se producen casi todas las noches. Los domingos, por la mañana, suele haber rastros de sangre en la calle", destacó cris280250.

BYBYE2002 es comerciante de la localidad de José León Suárez. Comenta que todos los días se entera de algún robo a algunos de sus clientes casi como si fuera moneda corriente en el barrio. Como consecuencia, decidió trabajar con gente recomendada. "Mi marido me acompaña hasta mi negocio. Son dos cuadras, pero no se puede caminar tranquilo. Estamos rodeados de villas y la droga es el principal problema", puntualizó.

En coincidencia con la usuaria anterior se mostró JorgelinaHC, dueña de un cíber en Lomas del Mirador, que dijo haber sido asaltada seis veces en tres años. "Mucho no puedo hacer. No traigo un peso, salvo que tenga que hacer algún pago. Si bien cierro a las 23, bajo la cortina a las 20 y no dejo que entre nadie que no conozca". Y agregó que se va en remise "porque la parada de colectivo queda a seis cuadras y es imposible caminar seguro".

Otros lectores, algunos víctimas de intentos de robos, optaron por analizar la problemática de la inseguridad desde otro ángulo, tal vez desde la implicancia o significación que tiene el hecho de conducirse permanente con miedo.

Ese fue el caso de republicas, para quien la inseguridad representa la pérdida de la libertad. "Cuántas decisiones de nuestra vida diaria están influidas por la inseguridad, el miedo a ser asaltados o morir a causa de ello. Cuántos de nosotros no omitimos ir a algún lugar o cambiamos la decisión por ese temor. A veces dejamos de hacer un emprendimiento porque el costo de tomar los recaudos por la inseguridad no lo hace viable", reflexionó.

En tanto, Manoushe estableció una analogía entre la inseguridad y la muerte. "No se disfruta el estar vivo. No se sale de noche, no se puede vestir más o menos bien, se camina sintiendo pasos peligrosos a nuestra espalda, no se asiste a lugares públicos, en fin, se vive la vida pero muerto", advirtió. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou