Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

En Argentina y con el lema "Pare de sufrir", siguen sumando fieles

Enfoques

Por   | LA NACION

En la Argentina, con el lema "Pare de sufrir", la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) se ha desplegado territorialmente estableciendo sedes en las principales ciudades del país y manteniendo una fuerte presencia en espacios nocturnos de la radio y la televisión, en los que ofrece soluciones a situaciones de angustia o desesperación.

En Buenos Aires levantó su sede nacional, el Templo de la Fe, de una cuadra de largo, en lo que era el mercado mayorista de venta de flores, sobre la avenida Corrientes 4070, en el barrio de Almagro. Y transformó en templo un cine sobre la peatonal Lavalle, muy cerca del Obelisco.

La Iglesia Universal fue inscripta en 1990 en el Registro de Cultos del Ministerio de Relaciones Exteriores, que sencillamente registra los cultos cumpliendo requisitos muy básicos y no efectúa mayores controles, ni de la adecuación a los principios declarados ni de la organización económica. Esta inscripción no lleva consigo la personería jurídica -con capacidad para poseer bienes-, que las distintas entidades religiosas de la Iglesia Católica pueden obtener como asociaciones civiles, en la Inspección General de Justicia u órganos similares de las provincias.

La expansión de la IURD ha sido sostenida: en 2008, la Iglesia Universal ya sumaba ocho locales en la Capital, 73 en la provincia de Buenos Aires y otros 79 en el interior del país. Todos lucen en su frente el lema "Jesucristo es el Señor". Hay además 20 anexos en otras localidades menores (información en http://arcauniversalesp.com/direcciones).

Propietarios de la verdad

Ninguna de las confederaciones que reúnen a iglesias protestantes o evangélicas en el país -tres son las más importantes- reconoce a la Iglesia Universal como miembro o como par en la difusión del Evangelio. Ni la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE, que nuclea a iglesias históricas), presidida hoy por un luterano, Nicolás Rosenthal, ni la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), presidida por Hugo Baravalle, de la iglesia Comunidad Cristiana, ni la Confederación Evangélica Pentecostal (CEP) -que por su estilo de animadas manifestaciones de fe podría mostrar alguna semejanza exterior- tienen relación alguna con la Iglesia Universal.

Rosenthal señaló que la Iglesia Universal se maneja en su lenguaje como si fuera la única propietaria de la verdad y no promueve ningún tipo de diálogo ecuménico con otras iglesias. Esas actitudes sectarias -en el sentido de quienes se sienten portadores de la verdad, que los otros no tienen, la actitud de cortarse, segregarse, especificó- y un mensaje basado en el evangelio de la prosperidad (prosperar económicamente) la alejan de las iglesias evangélicas.

La IURD publica un periódico gratuito llamado El Universal , cuya circulación supera los 180.000 ejemplares, según se consigna en la publicacíon. Allí, el obispo Renato dice: "Haga tesoros en el cielo. Eso significa ser diezmista y ofrendante para que ninguna crisis lo afecte". Y anima a colaborar: "Traer su diezmo y su ofrenda a la casa de Dios es hacer tesoro en el cielo". Como otros obispos y pastores, en los programas radiales, revela un español con marcado acento brasileño.

En 1999, a través de Ricardo Cis, representante en la Argentina, la Iglesia compró en 15 millones de dólares la radio Buenos Aires (AM 1350). En el momento de denunciar la compra por esa cifra, el estado patrimonial de Cis -que nació en Bahía Blanca , Argentina, y trabajó en comunicación social en Brasil- era de 28.834 pesos. Posteriormente denunció ante la AFIP que tenía en el país 8.173.559 pesos, lo cual no cubría de todas maneras aquella cifra. La transferencia a Cis aún no ha sido formalmente aprobada en el Comité Federal de Radiodifusión. En el expediente 1424, Comfer 05, Radiodifusora Esmeralda SA tramita la transferencia de acciones.

La IURD también posee en la ciudad de Buenos Aires la FM 106.3 MHz, que transmite sus programas durante las 24 horas.

En sus espacios de radio y televisión, patrocina la "Terapia del amor", en la cual las parejas buscan solución a sus problemas sentimentales. Un aviso exhorta: "No deje que el año termine sin su bendición sentimental. Reciba, en la Terapia del Amor, las unciones con las esencias aromáticas en los últimos nueve sábados del año".

La Iglesia lanza campañas de modo permanente; por ejemplo, el 9 de noviembre lanzó una de seis domingos "por la transformación de la familia". Para ello transmite su "Programa de la familia" todos los días, de lunes a viernes, de 7 a 8 y de 0 a 1, por una señal de noticias de cable, América 24, y por canales de TV abierta que se ven también por dos grandes cadenas de cable que cubren buena parte del espectro de cables del país.

Un periodista de LA NACION asistió el domingo 9 de noviembre a la apertura de ese ciclo de "transformación", en el cual 1500 personas llenaron el Templo de la Fe. Lo dejaron asistir a ese acto de dos horas, pero no sacar fotos ni grabar sonido o video, y ni siquiera tomar notas. Tres cámaras de la organización filmaban todo lo que pasaba, una de ellas instalada sobre una grúa. El pastor Mario, brasileño, dijo en el sermón que quien tiene poco y da todo está realizando una mejor acción que quien tiene mucho y da lo que le sobra. El diezmo fue entregado por muchos fieles en un sobre con un pedido que los pastores prometieron llevar a los montes bíblicos, en Tierra Santa. Los que entregaban esa ofrenda podían ir al fondo de la sala a untarse con aceite consagrado y lavarse las manos. Durante todo el acto se remarcó que hay que hacer sacrificios para alcanzar la felicidad.

También hubo referencias a los matrimonios mixtos: "No hay que tener una pareja que no tenga la misma fe, porque eso puede traer problemas. El otro debe también ser cristiano, no hay que guiarse por la belleza exterior".

Curiosamente, en ese lugar que antes fue el antiguo mercado de flores se entregó a cada asistente una rosa para "acercar almas perdidas" y animarlas a acudir también al templo. En cualquier momento y ante cualquier frase de los predicadores la respuesta constante era "Amén".

Con la colaboración de Christian Libonatti .

TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015