Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Semiólogos afirman que la pérdida de credibilidad y el desgaste explican el virulento discurso de Kirchner

En ese diagnóstico coincidieron especialistas consultados por lanacion.com; afirmaron que la crisis mundial y la personalidad del ex presidente también contribuyen y destacaron el impacto de la reforma de la ley de Radiodifusión

SEGUIR
LA NACION
Martes 10 de marzo de 2009 • 18:22
0

La vehemencia verbal de Néstor Kirchner y sus repetidos ataques a la prensa tienen una explicación en la que se conjugan varios factores, entre ellos, el desgaste de su vínculo con la sociedad y, la pérdida de credibilidad de un gobierno prolongado y algunos rasgos de la personalidad del ex presidente.

A esa conclusión arribaron semiólogos consultados por lanacion.com a raíz de los embates contra la prensa como el que ayer protagonizó el ex presidente.

"La virulencia es habitual en los discursos de Kirchner, siempre son agresivos. En lugar de usar el discurso para morigerar situaciones difíciles, tiende a acusar a los medios, a responsabilizarlos de sus derrotas o sinsabores", planteó Emilio de Ipola, sociólogo y analista del discurso peronista, para quien esta característica es una muestra de la "mala formación y torpeza política" que le atribuyó al ex presidente.

Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Recurso. Para el especialista, la recurrencia a los medios como enemigos responde a que otros actores sociopolíticos "se volvieron inmanejables" y a que el discurso de Kirchner "perdió credibilidad". En el mismo sentido, opinó que el hecho de que el jefe del PJ "apele sistemáticamente a los medios para atacarlos habla de la falta de argumentos".

Además, comparó los actos de enunciación pública de Kirchner con los de Perón. "A diferencia del discurso peronista tradicional, que mantenía cierta verosimilitud, los ataques de Kirchner parecen rituales que tienen más que ver con no reconocer errores que con otra cosa", analizó.

Por último, vinculó el fenómeno discursivo con la coyuntura. "Kirchner, y por arrastre el Gobierno, perdieron el estado de gracia que tuvieron durante un buen tiempo. El ex presidente no acierta a explicarse esto y por eso tiene estos exabruptos que son casi una reacción infantil", concluyó.

El embate. En una de sus ya habituales incursiones en terreno bonaerense, esta vez en 3 de Febrero, Kirchner apuntó directamente al grupo Clarín, enojado por la interpretación de la derrota del kirchnerismo en Catamarca. " Clarín ... ¿Qué te pasa Clarín? Nosotros no lucramos, Clarín. No estamos con los negocios, Clarín" , disparó Kirchner. También cuestionó al canal Todo Noticias (TN), al que llamó "Todo Negativo". " Clarín, ¿por qué estás tan nervioso? Hacé democracia, porque la gente ya se está dando cuenta", volvió a arremeter: "Tranquilizate, por Dios, tranquilizate".

José Luis Fernández, profesor de semiótica de la UBA, consideró que los embates de Kirchner contra la prensa "forman parte de un juego democrático" y tienen que ver con la estrategia del ex presidente de "ubicar a los medios en el lugar de actores políticos atravesados por intereses políticos que van más allá del de comunicar".

"Es evidente que los medios tienen posición politica pero en la Argentina nunca se explicita y eso tiene que ver con la poca institucionalidad. En otros países es habitual que los medios hagan públicos sus apoyos a candidatos y acá sería inaceptable. Por eso, cuando un medio hace demasiado explícita una postura, los políticos se deschavetan", comparó.

A vos te lo digo. Por otra parte, el especialista se detuvo en el hecho de que, en el discurso de ayer, Kirchner haya personalizado al diario Clarín y haya utilizado el tuteo para interpelarlo.

"La coloquialidad es una de las marcas características del discurso de Kirchner y, tanto el tuteo como la personificación, tienen que ver con esto. Siempre habló así, es su estilo", indicó. Enseguida, contrastó esas formas con las de Cristina Kirchner, que describió como "claramente doctorales y académicas".

Según Fernández, la coloquialidad del discurso de Kirchner al que ubicó en la categoría de "hito estilístico", tiene como primer objetivo "conquistar mentes y corazones", una característica común a todo el discurso político según él, y a una meta ulterior. "Forma parte de una estrategia que tiene que ver con sentar a los medios en la mesa como un interlocutor más y develar ante la sociedad que [los medios], además de comunicar, son operadores políticos y no meros comunicadores".

Ley e intereses. Gastón Cingolani, profesor de Comunicación y Semiótica de la Universidad de La Plata, vínculó ataques como el de ayer a Clarín con la futura sanción de la nueva ley de Radiodifusión.

"Parte de la explicación está en la modificación de la ley de Radiodifusión y en el hecho de que empresarios vinculados con el Gobierno ha estado creciendo en la compra de medios y en la adquisición de licencias. Queda claro que el Gobierno, o gente vinculada a él, están vinculados con el negocio directamente".

"El cambio en la regulación y el claro interés empresario son dos motivos que explican que se tematice esta cuestión", completó.

Contexto. María Elena Qués, semióloga y docente de Cultura y Lenguajes Políticos de la UBA, también destacó el cambio en la coyuntura. "En los primeros años, Kirchner logro instalar blancos que constituían adversarios antipáticos para la sociedad, como el FMI o la deuda externa. Cuando en cambio, gira hacia blancos internos, el tema se vuelve más problemático y polémico, porque inevitablemente segmenta la sociedad", evaluó.

No obstante, la especialista apuntó que la construcción de adversarios es inherente al discurso político, por lo que "trasciende" a Kirchner y atraviesa a cualquier actor político que se manifieste. De todas maneras, apuntó al estilo del ex presidente, que describió como "verbalmente más agresivo" como un factor determinante de su discurso.

En este punto, se detuvo en que los medios son "constructores de la realidad" y que "condicionan las construcciones colectivas" respecto de los grandes temas públicos, por lo que razonó que "el poder ataca a los medios en la medida en la que los medios se vuelven críticos de un gobierno". La lógica, aseguró, se ajusta "perfectamente" a lo que ocurre hoy con el kirchnerismo. "No es llamativo que [Kirchner] se irrite cuando la interpretación general de la realidad va para un lado distinto al que pretende", completó. A este panorama, Qués le sumó la "incertidumbre y los temores que genera la crisis mundial" que, según indicó, contribuyen a que "todo se crispe más".

Contra el lector. Por otra parte, destacó un riesgo de elegir a los medios como blanco de ataque. "La crítica a un medio necesariamente involucra, envuelve o incluye a sus consumidores. Por eso es muy difícil salir bien parado de esos embates. Por eso generan tanto rechazo", concluyó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas