0

Protegerán edificios antiguos amenazados por demoliciones

Avanza un proyecto que impide derribar sin autorización inmuebles de antes de 1941
Ángeles Castro
0
11 de marzo de 2009  

La Legislatura porteña se apresta a tratar mañana sobre tablas un importante proyecto de ley que protege de una eventual demolición a edificios con potencial valor patrimonial de toda la ciudad, un permanente reclamo de numerosos vecinos.

La iniciativa pertenece al diputado macrista Patricio Distéfano -que trabaja en temas relacionados con la conservación del espacio público y el patrimonio arquitectónico- y prevé que, a partir de la entrada en vigor de la norma y hasta el último día de 2010, no pueda demolerse ningún inmueble con planos aprobados antes del 31 de diciembre de 1941, sin antes solicitar permiso al Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales, organismo que funciona en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Urbano.

El diputado destacó su intención de que, antes de que finalice 2010, el Poder Ejecutivo confeccione un catálogo de edificios emblemáticos y que la inclusión en él impida demolerlos de por vida.

Según explicó a LA NACION, se tomó el año 1941 como corte, porque la mayoría de los pedidos de catalogación efectuados hasta el momento corresponden a edificios anteriores a esa fecha y porque los materiales utilizados en la construcción fueron de alta calidad hasta ese año, ya que luego ocurrió la crisis como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

Por otro lado, recordó que, a partir de entonces, la construcción se orientó a la vivienda colectiva, estilo racionalista, en desmedro de otros de moda a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, que alumbraron, por ejemplo, los palacetes de estilo francés o italiano.

Si prospera la iniciativa, lo que resulta altamente probable porque hay consenso, la ley extenderá el "paraguas de protección" con el que ya cuentan los edificios representativos de un amplio sector ribereño, que incluye parte de La Boca, Puerto Madero, Retiro, Recoleta y Palermo, gracias a la ley 2548, impulsada oportunamente por la diputada Teresa de Anchorena (Coalición Cívica), presidenta de la Comisión Especial de Patrimonio Arquitectónico.

Manto automático

"Fuera de ese polígono, actualmente hay que sancionar una ley por cada edificio que se quiere conservar. Con esta iniciativa general, todos los anteriores a 1941 quedan protegidos de una demolición sin autorización", sostuvo Distéfano.

El proyecto de ley iba a tener ayer despacho de la Comisión de Protección del Espacio Público, pero ese cuerpo parlamentario no se reunió por falta de quórum. El bloque Pro pedirá su tratamiento sobre tablas en la sesión de mañana, con amplias posibilidades de que se apruebe la ley.

"Estamos de acuerdo con la iniciativa, me parece espectacular. Incluso, no quisimos que pasara por nuestra comisión para no atrasar los tiempos de aprobación; ya nos expedimos al respecto durante el análisis de la ley 2548", opinó Anchorena.

Según estimaciones del autor del proyecto, sobre relevamientos de la Subsecretaría de Planeamiento Urbano porteña que midieron la cantidad de inmuebles anteriores a 1945, en la ciudad existen unos 90.000 edificios erigidos antes de 1941, que quedarían automáticamente protegidos de una demolición compulsiva.

La demolición de inmuebles de valor arquitectónico para construir en su lugar edificios nuevos preocupa a los vecinos de varios barrios. Algunos, incluso, como los de Recoleta, se unieron en el grupo Basta de Demoler.

Satisfacción vecinal

Según esa agrupación, por el auge del boom inmobiliario, durante 2007 se demolieron dos petit hoteles -un tipo de edificación francesa de principios del siglo pasado, que se adaptó a la fisonomía de Buenos Aires- por mes, mientras que entre agosto de 2005 y agosto de 2006, había sido derrumbado uno por mes.

Luego, los legisladores empezaron a hacerse eco de los reclamos de los vecinos en defensa del patrimonio arquitectónico. Quienes reclamaban celebraron, primero, la ley impulsada por Anchorena y, ahora, muestran su satisfacción por el proyecto de inminente sanción.

"Nos parece excelente. El diputado Distéfano consiguió el consenso del espacio Pro, que antes no tenía como prioridad este tema porque propugnaba la defensa de la propiedad privada", consideró el líder de Basta de Demoler, Santiago Pusso, al ser consultado por LA NACION. No obstante, dijo que la ley ideal sería una que no pusiera límite de tiempo.

Puntos salientes

  • Los edificios con planos registrados antes de 1941 quedarán protegidos con la aprobación de la ley en discusión. Toda eventual demolición deberá ser autorizada por el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales.
  • Abarcará toda la ciudad. El paraguas protector que se propone se diferencia de una ley vigente, que protege el patrimonio arquitectónico en una franja ribereña desde La Boca hasta Palermo.
  • Son aproximadamente 90.000 los inmuebles anteriores a 1941 emplazados en numerosos barrios porteños, según estimaciones de la Legislatura.
  • temas en esta nota

    0 Comentarios Ver

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.