Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La ofensiva de Israel en Gaza, bajo la lupa de Moreno Ocampo

El fiscal confirmó a LA NACION que la ANP pidió una investigación; advertencia sobre Darfur

Lunes 16 de marzo de 2009
0

Elisabetta Piqué Corresponsal en Italia

ROMA.- Luis Moreno Ocampo, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), de La Haya, desde junio de 2003, no se deja intimidar. Pese a que la orden de captura emitida por la CPI hace casi dos semanas contra el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, provocó muchas críticas y reacciones contrarias, este argentino no baja la guardia.

"En dos meses o en dos años, Al-Bashir finalmente va a enfrentar a la justicia. El problema es cuánta gente va a morir en el camino. Por eso, la prioridad es parar los crímenes ya", afirmó en diálogo telefónico con LA NACION el fiscal de la primera corte internacional permanente del mundo. Moreno Ocampo también confirmó que está analizando si abrir una investigación por supuestos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad cometidos por Israel en Gaza.

"La Autoridad Nacional Palestina (ANP) vino a mi oficina a pedir que investigáramos Gaza, y hay tres temas que tenemos que hacer de acuerdo con la ley. Primero, tenemos que analizar si la ANP tiene facultades para hacer eso; segundo, si hay crímenes dentro de nuestra jurisdicción; tercero, si hay procedimientos nacionales en algún país contra esos crímenes. Son las tres preguntas que hay que hacerse, y son las que vamos a resolver antes de dar algún paso."

-¿Lo ve difícil?

-Nuestra jurisdicción no es global. Un fiscal argentino no puede actuar en Gran Bretaña. Yo tengo 108 países que son Estados parte. Puedo actuar ahí; puedo actuar si el Consejo de Seguridad me da un caso, pero si no, no puedo actuar. En Irak no podía actuar, por ejemplo.

-¿Por qué?

-Porque Irak no es Estado parte y Estados Unidos no es Estado parte.

-¿En el caso de Gaza el problema es que la ANP no es un Estado?

-Sí, y el tema es que los palestinos dicen que Gaza, en realidad, no está ocupada por Israel, Israel no dice ocupar Gaza, y Hamas, que controla Gaza, no obedece a la ANP. Pero es como una provincia rebelde, no desconoce la existencia de la ANP a nivel nacional. Y entonces, la ANP afirma que es el Estado y promete traer informes sobre eso. Antes de tomar una decisión, nosotros vamos a escuchar todas las campanas.

-A casi dos semanas de la orden de arresto contra Al-Bashir, ¿se siente decepcionado? Varios países, como China, Rusia, Irán, Siria, se manifestaron fuertemente en contra...

-No se manifestaron fuertemente en contra. China lo lamentó, que no es lo mismo. China sostiene que es mejor primero hacer acuerdos políticos, y eso no significa que está en contra.

-¿Cree que va a prosperar la iniciativa de enviar una misión a Nueva York para bloquear por un año la orden de arresto contra Al-Bashir que impulsan países de la Conferencia Islámica, de la Liga Arabe y de la Unión Africana, apoyados por Rusia?

-No lo sé.

-Dos miembros actuales del Consejo de Seguridad de la ONU, China [que apoya a Sudán por ser uno de sus principales proveedores de petróleo] y Rusia, ambos con poder de veto, se oponen a la orden de arresto. ¿Qué espera del Consejo de Seguridad, que es el único que puede hacer algo?

-El Consejo de Seguridad fue el que me dio el caso en marzo de 2005 porque la situación de paz y seguridad en Darfur exigía que hubiera una investigación judicial. En junio de 2008, el Consejo de Seguridad dijo que Sudán tenía que cooperar con la CPI. Pero acá la importancia de la corte es que da claridad: indica cuáles son los crímenes, y hay otro aspecto fundamental, que es que los crímenes se siguen cometiendo hoy. Las matanzas más directas ocurrieron en 2003 y 2004 por medio de ataques en masa a los pequeños poblados. Dos millones de personas terminaron en campos de desplazados y miles de personas fueron asesinadas. Pero los desplazados están hoy muriendo de muerte lenta porque Al-Bashir niega ayuda humanitaria y bloquea la ayuda internacional. De hecho, 5000 personas mueren por mes, según la ONU. Los crímenes siguen ocurriendo y Al-Bashir es el responsable. Cómo manejamos esto es algo complejo, pero por lo menos la Corte da certidumbre sobre lo que está ocurriendo.

-¿Le dolió que el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel de Escoto, criticara a la CPI y la acusara de haber desacreditado a la justicia al emitir la orden de arresto contra Al-Bashir? Dijo que persigue a los peces chicos en vez de a los grandes, como los responsables de la guerra en Irak...

-En realidad, fue una declaración personal, y no tiene fundamento.

-Hay actores muy fuertes a nivel político que están en contra. ¿Quién apoya a la Corte?

-Somos la ley. Por lo tanto, no necesitamos el apoyo de alguien. Guste o no guste, la ley se va a aplicar; esto es lo interesante de lo que estamos haciendo. Es una forma innovadora de resolver problemas internacionales: aplicando la ley. La ley no exige hinchadas ni personas que estén a favor; simplemente, se va a cumplir. La Corte no se va a ir; la Corte va a seguir existiendo y la orden de arresto también.

-El jurista italiano Antonio Cassese dijo que la orden de arresto contra Al-Bashir es moralmente justificable, pero imposible de llevar a la práctica...

-Cassese tiene que acordarse de que cuando era juez del tribunal para la ex Yugoslavia ordenó el arresto de [Slobodan] Milosevic, y la gente pensó que no iba a pasar nada y Milosevic terminó preso en La Haya. Yo creo que en dos meses o en dos años, Al- Bashir va a enfrentar a la justicia. El problema es cuánta gente va a morir en el camino. Por eso, la prioridad es parar los crímenes ya.

-Sudán expulsó a 13 organismos de asistencia humanitaria y Al-Bashir amenazó con echar a todas las ONG, a la ONU y hasta a los diplomáticos extranjeros. ¿Se esperaba semejante reacción?

-Nosotros estamos diciendo que Al-Bashir está atacando a dos millones de personas, bloqueando la ayuda humanitaria. ¡Ahora no sólo bloquea la ayuda humanitaria, sino que los echa! Es coherente con los crímenes que estamos denunciando, y por eso hay que detenerlo.

-¿Cuáles son los mayores obstáculos que encontró?

-Cada dos horas, hay un obstáculo nuevo y una vez que uno los resuelve, aparecen dos obstáculos nuevos. Es una especie de carrera con obstáculos.

-¿El hecho de que países como EE.UU., Rusia, China, Israel o la India no hayan firmado el Tratado de Roma que creó la corte es un obstáculo grande?

-Es una muestra de lo nueva que es esta idea y de cómo los países grandes que confían en sus ejércitos tienen dificultades para suscribirse. Pero en estos seis años la Corte ha hecho avances porque yo tengo relaciones con China, que siempre me dice que es un Estado parte, pero no es socio. Con Rusia, que nos envió 3000 comunicaciones sobre crímenes cometidos en Georgia apenas comenzaron las operaciones. Y con Estados Unidos, que ha tenido una política muy hostil hacia la Corte y, sin embargo, aceptó el envío del caso de Darfur. Incluso durante la administración de Bush se redujo mucho la hostilidad. Yo creo que la Corte va a ir imponiendo una idea nueva, que es como cuando la gente empezó a hablar de terminar con la esclavitud en el siglo XIX. Había muchas voces en contra, muchas leyes, y sin embargo todo cambió. Esto es similar: vivimos en una comunidad global, sin gobierno global, por lo que tenemos que tener normas globales, y tenemos una corte global para implementarlas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas