Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Diputados dio media sanción al proyecto para adelantar los comicios al 28 de junio

Tras más de ocho horas, el oficialismo aprobó la iniciativa con 136 votos a favor; hoy será debatida en comisión en el Senado; fuertes críticas de la oposición; el diputado Montoya provocó un escándalo al tildar de "atorranta" a Patricia Bullrich

Jueves 19 de marzo de 2009 • 00:12
0

Luego de más de ocho horas de debate y tras fuertes cruces, el oficialismo logró hoy darle media sanción al proyecto de la Casa Rosada para adelantar los comicios legislativos del 25 de octubre al 28 de junio.

Con el voto en favor de 136 legisladores, 109 en contra y 8 abstenciones, el proyecto fue aprobado y será girado al Senado para ser tratado hoy en comisión.

En el debate, que comenzó pasadas las 11.30 y finalizó pasadas las 21, la oposición lanzó fuertes cuestionamientos contra la iniciativa de la Casa Rosada.

El oficialismo festeja tras la aprobación del proyecto
El oficialismo festeja tras la aprobación del proyecto. Foto: DyN

Las quejas y las acusaciones de la oposición giraron en torno a que el efecto de la medida implica un manoseo de las instituciones y que las razones de la jugada K fueron la defensa de intereses políticos del Gobierno y evitar una amplia derrota electoral del kirchnerismo en octubre.

Mientras, desde el oficialismo se argumentó que con las elecciones en junio se saldrá antes del clima de beligerancia que implica una campaña electoral, además que se buscó unificar las fechas con los comicios provinciales y evitar así un mayor gasto presupuestario y un desgate de la ciudadanía.

En este sentido, tras la aprobación, el preisdente del bloque oficialista, Agustín Rossi, sostuvo: "El resultado nos deja más que conformes. Fue importante porque el proyecto que envió la Presidenta es con mucho sentido común. Era necesario acortar el tiempo de tensión política en Argentina para tener un segundo semestre más tranquilo a nivel político y social ante la crisis internacional".

En contraposición, el macrista Julián Obiglio apuntó a la credibilidad de la presidenta Cristina Kirchner y puso en duda la veracidad del argumento oficial de buscar privilegiar la atención en los efectos de la crisis internacional.

Mientras, el radical Pedro Azcoiti consideró un "gravísimo error" la decisión presidencial y afirmó que "convocar elecciones anticipadas" es "un mecanismo de las democracias parlamentarias".

Mamarracho. "Estamos ante un verdadero mamarracho electoral que subordina la suerte de los argentinos a la suerte de sus dirigentes. No estamos discutiendo opciones frente a la crisis, no estamos discutiendo políticas para la pobreza, ni un seguro de empleo y formación ni la prohibición de los despidos ni el control de los fondos de la Anses que se están usando de manera ilegal y sin control alguno", disparó Claudio Lozano (Proyecto Sur-Capital) en el inicio de su exposición.

Enseguida explicó los motivos por los que su bloque se abstuvo a la hora de votar. "Está claro porque no vamos a apoyar este proyecto. Tampoco nos sentimos contenidos por el rechazo, una opción que vemos cargada de cierta cuota de oportunismo", afirmó.

Desde el justicialismo disidente Jorge Sarghini fue duro con el Gobierno. "Se han distanciado del pueblo. Si quieren relegitimarse ante la ciudadanía, corrijan las medidas en lugar de pensar en adelantar una elección", advirtió.

A su turno, Marta Velarde, la primera diputada que abandonó el kirchnerismo tras el debate de las retenciones en el Congreso el año pasado, fue tajante: "El Gobierno vuelve a sorprendernos con una decisión, la mitad increíble y la mitad insufrible y absolutamente ajeno a la institucionalidad", planteó.

En línea con Lozano añadió que "los países serios enfrentan las crisis con planes serios" que discute el Congreso y que el Gobierno "no tiene ningún plan anticrisis".

Escándalo. Una hora después del inicio de la sesión se disolvió la tranquilidad en el recinto. Fue cuando la diputada Patricia Bullrich (Coalición Cívica-Capital) exponía sus argumentos en contra de la iniciativa oficial. Tras destacar una serie de irregularidades registradas en las últimas elecciones entre las que incluyó las sospechas de fraude en las últimas elecciones a gobernador en Córdoba, el diputado Carlos Montoya (Unión Peronista - Córdoba) se acercó hasta su banca y la increpó. En ese momento, la diputada denunció, a los gritos, que Montoya la había amenazado.

"No la amenacé". En medio de gritos y pedidos para que se recobrara el orden, Montoya tomó el micrófono para defenderse.

"No la amenacé. Le dije que era una atorranta y que no tenía autoridad moral para hablar de Córdoba cuando fue una de las responsables del mayor desastre que hubo en la Argentina siendo funcionaria del gobierno de [Fernando] de la Rúa", destacó.

Cuando la calma ya se había reestablecido, Bullrich volvió a pedir la palabra para reclamar un pronunciamiento del cuerpo sobre lo que había ocurrido. "El diputado Montoya se me acercó, me intimidó, patoteó y me amenazó, no sólo a mí, sino a todo el bloque de la Coalición Cívica", relató. Y exclamó: "Esto merece un pronunciamiento claro de la Cámara. No podemos permitir las amenazas y patoteadas".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas