Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Duro ataque de Hebe de Bonafini contra Susana Giménez

"Estas vedettes se atreven a hablar de derechos humanos cuando bailaron y se acostaron con todos los represores", lanzó; Nilda Garré y Aníbal Fernández rechazaron el pedido para reimplantar el servicio militar

Miércoles 18 de marzo de 2009 • 17:37
0

Las declaraciones de Susana Giménez sobre la inseguridad no dejan de despertar polémica. Hasta el punto en que el gobierno nacional, a través de dos de sus ministros, tuvo que salir hoy a contestar su pedido para reimplantar el servicio militar obligatorio.

Luego de sus apelaciones a la ley del taleón, la conductora volvió a cobrar protagonismo en el debate sobre la inseguridad, al proponer ayer el regreso de la llamada "colimba" , es decir, el servicio militar obligatorio para combatir el delito y sacar a los jóvenes del "paco".

cerrar

Frente a ello, la ministra de Defensa, Nilda Garré, aclaró hoy que las "Fuerzas Armadas no tienen como misión contener jóvenes para evitar que cometan delitos", y sostuvo que "no hay lógica para reimplantar" el servicio militar obligatorio".

"Es una simplificación absoluta de gente que no entiende la naturaleza y los objetivos que cumplió en su momento el servicio militar obligatorio, que era de generar una reserva para alguna situación de conflicto bélico que pudiera tener la Argentina, y no tenía nada que ver con la seguridad", apuntó.

"Realmente en la Argentina no tendría lógica reimplantar el servicio militar obligatorio. Desde el punto de vista de la Defensa las fuerzas armadas tiene la misión de defender la integridad territorial del país ante cualquier agresión externa que pudiera tener", añadió, en declaraciones a radio América.

Giménez, que originó un fuerte debate sobre la pena de muerte luego del crimen de su colaborador Gustavo Lanzavecchia, manifestó ayer que "la vuelta de la ´colimba´ sería una solución para un montón de chicos de esa edad [adolescentes] que les enseñarían cosas y los sacarían de la calle".

Atraso. En tanto, el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández, también rechazó el pedido de reimplantación del servicio militar obligatorio, al afirmar que "es el atraso mayor que podría tener la Argentina".

"No creo que reinstalar el servicio militar, que creo que es el atraso mayor que podría tener la Argentina, sea una solución. La solución tiene que venir por el lugar que corresponde, no es la pobreza la que lo arrincona a un joven para llevarlo a la práctica delictiva: es la falta de posibilidades, la falta de horizontes", subrayó, en declaraciones a radio Continental.

"Eso tiene que ver con el desarrollo de su propia actividad, de la creación de un ámbito adecuado para su familia, de no haber visto a su padre venir transpirado de trabajar todo un día. Saber que si se preocupa y tiene vocación de seguir creciendo, va a crecer. Esto es lo que uno tiene que garantizar, es un esfuerzo muy grande el que hay que hacer", indicó.

En este contexto, Fernández aseveró que "el Ejército tampoco quiere convertirse en un reformatorio".

"Yo dividí en dos partes la visión de la señora [Giménez]: por un lado, lo que puede significar la bronca personal de lo sucedido a un amigo. En una situación como ésa, espero no tenerla nunca, ruego a Dios que no me toque nunca, la bronca puede hacerle decir a uno muchas cosas", prosiguió.

El ministro resaltó que "es bronca, no es la cabeza fría puesta al servicio de una buena política o un buen pensamiento colectivo. Yo no creo en la pena de muerte, lisa y llanamente".

Duro ataque. Por último, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, también se sumó a la polémica con fuertes agravios contra la conductora televisiva.

Tras atacar a los dirigentes del campo, lanzó: "¿Cuál es nuestra seguridad con estas vedettes , que son más putas que vedettes , que se atreven a hablar de derechos humanos cuando bailaron y se acostaron con todos los represores?".

Bonafini no se quedó ahí. "Estas vedettes decían: ´está bien que los maten, son terroristas´. Ahora dicen que hay que matar a todo el que mata. Si Susana hubiera acertado con el amante que tenía con el cenicero en la cabeza y lo hubiera matado, habría que haberla matado a ella".

En ese sentido, añadió: "¿Por qué no piensan en lo que dicen? En vez de cabeza tienen un maní, lo único que tienen son tetas y no son de ellas".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas