Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Los niños no pueden desayunar uranio"

Sábado 21 de marzo de 2009
0

JERUSALEN (Para LA NACION).- El presidente israelí, Shimon Peres, criticó ayer duramente al gobierno iraní a través de un mensaje que le envió con motivo de la celebración del año nuevo persa, y que coincidió con el realizado por Barack Obama.

Tratándose de un país "tan rico y con una cultura tan rica, ¿cómo pudo permitirse a unos pocos fanáticos religiosos tomar el peor camino a los ojos de Dios y del hombre?", se preguntó Peres. Además, le reclamó a Teherán que trabaje más por el pueblo "y deje de gastar sus días lidiando con bombas y uranio".

"Los niños no pueden desayunar uranio enriquecido: necesitan un desayuno real. Ustedes no pueden invertir en uranio enriquecido mientras les dicen a los niños que sigan un poco hambrientos y un poco ignorantes. ¿Acaso lo hacen en nombre de Alá?", agregó Peres, en referencia al polémico programa nuclear iraní.

Sobre el futuro, Peres señaló que el régimen iraní "no destruirá" a Israel. El 12 de junio próximo, se realizarán elecciones en Irán, en las que Occidente, especialmente Israel y los Estados Unidos, quisieran ver una victoria de los reformistas por sobre el ala más radical entre los líderes iraníes.

"Obama lo hizo [en referencia al mensaje enviado ayer a Teherán, en el que ofreció el comienzo de nuevas relaciones bilaterales] porque quiere que en los comicios sea electo alguien más moderado y no Ahmadinejad. Obama quiere fortalecerlos, mostrando respeto hacia la cultura de Irán", dijo a LA NACION el analista Meir Javedandar, nacido en Irán y especialista en Medio Oriente. "Este enfoque de Obama no es peligroso para Israel", agregó.

Por su parte, el gobierno israelí reaccionó con cautela al mensaje de Obama. "Es una cuestión que concierne a Estados Unidos e Irán; es una cuestión de política exterior estadounidense que no es asunto nuestro y sobre la cual no hay motivo para que expresemos comentarios", dijo ayer el vocero de la cancillería israelí, Igal Palmor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas