Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Emporio Armani se va del país

La marca explicó la decisión por las trabas para continuar importando su producción

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 08 de abril de 2009
0

Emporio Armani se despidió del mercado argentino. La marca de indumentaria de lujo anunció el cierre de su único local en Buenos Aires y explicó su salida del país por las trabas burocráticas que dificultan la comercialización de prendas importadas en el país.

"Estamos dentro de un proceso de reorganización de nuestro negocio, dándole mayor prioridad a la producción nacional. En el último tiempo se hizo cada vez más difícil importar ropa por las trabas al ingreso de productos desde el exterior, y el problema que tenemos con Emporio Armani es que la licencia no nos permite la fabricación local", explicó Rodolfo Gotlib, director general de Clothing Brands, la empresa controlada por el fondo de inversión The Exxel Group, que tiene la licencia de Emporio Armani y otras marcas de indumentaria para el mercado argentino.

En principio, el cierre se limitará al local de Emporio Armani ubicado sobre la avenida Alvear y en el que funciona el Armani Caffé (que también bajará sus persianas). En Clothing Brands aseguran que todavía no tienen definido el futuro de Armani Exchange (AX), la línea de básicos de la marca italiana, que cuenta con tres locales propios en los shoppings Unicenter, Patio Bullrich y Paseo Alcorta.

El local de la avenida Alvear abrió sus puertas en octubre de 2001
El local de la avenida Alvear abrió sus puertas en octubre de 2001. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

"El Gobierno quiere darle mayor impulso a la fabricación local y nosotros estamos haciendo esfuerzos en el mismo sentido. En el caso de Arman Exchange, estamos negociando para que nos dejen fabricar en el país, y la continuidad de la marca va a depender de esta posibilidad", reconoció Gotlib.

Historia movida

Emporio Armani llegó al país en octubre de 2001, apenas un par de meses antes del estallido de la implementación del corralito, y logró sortear con éxito la crisis de 2002, dejando en claro que el público al que apunta la marca no se ve afectado por los vaivenes de la economía. "La marca Armani no viene perdiendo terreno en el país y de hecho su salida del mercado local no se explica por una baja en las ventas, sino por la estrategia de enfocarnos en la producción nacional y el desarrollo del resto de nuestro portafolio de marcas", explicó Gotlib.

Clothing Brands es uno de los principales jugadores en el negocio de la indumentaria. La empresa facturó US$ 140 millones en 2008 y en la actualidad produce y comercializa las marcas Lacoste, Cacharel, Paula Cahen D’Anvers y Penguin en la mayoría de los países de América del Sur. Desde la Argentina, la empresa además exporta parte de su producción y este año proyecta cerrar el ejercicio con ventas al exterior por US$ 27 millones, lo que implica un crecimiento del 50% en relación con 2008. Igualmente, en la empresa reconocen que en el caso de sus marcas menos exclusivas la crisis se siente con más fuerza. "En enero y febrero las ventas se mantuvieron a fuerza de liquidaciones, pero a partir de marzo se sintió el impacto, aunque vamos a mantener los planes de expansión. De hecho, este mes estamos abriendo un par de locales de Paula y Lacoste", señaló Gotlib.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas