Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otra expresión para agrandar el sueño

Con pasajes de buen juego y una contundencia abrumadora, el Globo goleó 4-1 a Argentinos; el público gritó: "Que de la mano, de Angel Cappa..."

La ficha del partido

Domingo 19 de abril de 2009
0

Por Martín Castilla De la Redacción de LA NACION

Huracán es uno de esos equipos que le dan a su gente una sensación de identidad y satisfacción que conmueve. Entre salto y canto, el público del Globo se entregó a la felicidad luego del último gol de Patricio Toranzo. Ya nadie le podía quitar el grito de euforia que enrojecía las gargantas quemeras por reencontrarse con la victoria después de dos derrotas seguidas. Todavía se escucha el "Oooole..." en el Palacio Tomás Adolfo Duco. Que Arano, que Bolatti, que Nieto, que Toranzo... Una lluvia de goles ubicó al equipo de Angel Cappa nuevamente entre los primeros puestos. Colmó todas las expectativas con un 4 a 1 con fútbol, lujos y solidaridad sobre los insuficientes intentos y la poca capacidad de reacción de Argentinos.

A estas alturas podrían ser materia de estudio los altibajos del equipo de Cappa en el campeonato. Pendula entre rachas positivas y negativas, sin llegar a coronar ninguna tendencia. Entre el desconcierto de números, lo que no cuesta desentrañarle es su identidad, esas señas particulares que deben caer de un equipo que pregona ambiciones importantes para lo que viene. Pero como se viene diciendo desde hace un tiempo, si consiguiera extender en el tiempo esta clase de rendimiento habría que hablar de un equipo que es cosa seria.

Nieto y De Federico se suman al festejo de Toranzo, autor del cuarto gol
Nieto y De Federico se suman al festejo de Toranzo, autor del cuarto gol. Foto: FotoBAIRES

Ayer, la pequeña historia unitaria que vienen resultando sus partidos tuvo el núcleo argumental en el oportunismo para enseguida empatar tras el gol de Hauche para Argentinos. Y después buscó manejar el juego desde el toque justo de Bolatti y las exquisiteces futbolísticas que ofrecía Pastore. Cuestiones de las que sacó provecho por la conspiración que el propio Argentinos tendió contra su plan con sus desinteligencias defensivas y, sobre todo, con los riesgos que tomó tras la expulsión de Mercier (debió ser expulsado antes por reiteración de faltas).

Y Huracán encima tuvo un penal en su favor después de 49 partidos y César González no pudo ante la estirada de Torrico. Pero, se sabe, la seguidilla de goles redujo ese desperdicio a una anécdota para darle paso a la ilusión. Así lo entendieron esos miles de hinchas que gritaban y reían en la tribuna local en el final. El sueño es posible, pensarían en esa tribuna que gritaba "Que de la mano, de Angel Cappa..."

"Respetamos la historia de Huracán" Angel Cappa, técnico de Huracán, explicó: "La gente tiene derecho a seguir ilusionándose porque respetamos la historia de Huracán de buen juego. Tenemos que ser responsables y saber dónde estamos parados". En Argentinos, el técnico Claudio Vivas dijo: "No se puede abandonar el proyecto y habrá que corregir errores".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas