Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No aparece un estudio crítico sobre el glifosato

Su autoría se había atribuido al Conicet

Viernes 24 de abril de 2009
0

Un estudio de supuesta validez científica que alertaba sobre los perjuicios a la salud que causaría el herbicida glifosato y que se atribuía al Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) no está registrado en ese centro de investigación.

Así lo comprobó ayer la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) que concurrió con un escribano público al Conicet para solicitar un estudio elaborado por el doctor Andrés Carrasco y que tuvo difusión en algunos medios de comunicación.

Según un acta labrada en ese centro de investigación, allí no se tenía conocimiento de la existencia del estudio. Un resultado también negativo se obtuvo en el Laboratorio de Embriología Molecular del Instituto de Biología Celular y Neurociencias de la Facultad de Medicina de la UBA.

El trabajo fue tomado como base por la Asociación de Abogados Ambientalistas para solicitarle a la Corte Suprema de Justicia que prohíba el uso del glifosato en todo el país.

El herbicida es el principal producto utilizado en la siembra de soja y tuvo una notable expansión con la aparición de la variedad genéticamente modificada de la soja, en 1996. Al reemplazar a otros herbicidas permitió una reducción de los costos de producción que impulsó el crecimiento de la cosecha a niveles récord.

Críticas a Defensa

Por su parte, la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja) expresó su preocupación por la reciente decisión del Ministerio de Defensa de prohibir la siembra de soja transgénica en las tierras pertenecientes a los cuarteles militares que estuvieran próximas a las zonas urbanas.

La entidad, que reúne a instituciones, productores y empresas que componen la cadena de la soja, señaló su especial inquietud por "las declaraciones que, sin sustento, manifiestan que el cultivo de soja transgénica y el paquete tecnológico que la acompaña produce efectos nocivos para el ambiente y la salud humana".

Según Acsoja, "trabajos científicos e investigaciones académicas demuestran que los citados argumentos son erróneos y que como en toda práctica agrícola deben cumplirse las legislaciones vigentes respetando los criterios de sustentabilidad económica, humana y social con el objetivo de garantizar el correcto cuidado del ambiente en todas sus expresiones".

La entidad recordó que la regulación sobre el manejo seguro de agroquímicos cercanos a zonas urbanas y suburbanas está contemplado en las legislaciones provinciales y es incumbencia de los profesionales agrónomos.

En un tono más crítico, Acsoja puntualizó que se asiste "una vez más a una campaña que tiene como propósito la difamación del cultivo que ha sido y es un pilar fundamental de la economía nacional a través de los aportes concretos que realiza y de la generación de valor".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas