Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Feria tuvo un comienzo accidentado

Un centenar de militantes docentes abuchearon a Macri; no se pudo oír el mensaje de la escritora Angélica Gorodischer

Viernes 24 de abril de 2009
0

Susana Reinoso LA NACION

En sintonía con la crispación social que es proporcional a la del escenario político, ayer la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires se convirtió en territorio de un violento reclamo que la seguridad asignada al acto inaugural no pudo o no supo contener.

Quizá desde el año próximo las invitaciones a la inauguración sean examinadas con más atención por los organizadores para evitar que, como ocurrió en la víspera, un reclamo gremial docente -cuyos ruidosos manifestantes no se identificaron con gremio alguno- la fiesta naufrague en una tensión que podía evitarse. Justo cuando el secretario de Cultura de la Nación, José Nun, terminó de anunciar que a fin de año se realizará en Bariloche el Primer Encuentro Iberoamericano de Escritores y, por quinto año consecutivo, recordó el programa "Libros y casas" del gobierno nacional, un grupo ubicado en la parte posterior del auditorio José Hernández -que se identificó como "Bachilleratos Populares en Lucha"- comenzó a tirar panfletos y a gritar ruidosamente contra el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Algunos manifestantes burlaron la seguridad y avanzaron hacia adelante de la sala para increpar violentamente a Macri, quien manteniendo la calma, reclamó su derecho a hablar. Hasta Horacio García, presidente de la Fundación El Libro, organizadora de la muestra, fue abucheado cuando intentó serenar los ánimos de los manifestantes.

Silencioso y adusto, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, que vino a Buenos Aires con sus ministras de Educación y de Cultura para acompañar a la escritora Angélica Gorodischer, que inauguró la Feria, no disimuló su sorpresa y dijo a La Nación:"Esto se puede esperar en una cancha de fútbol, pero no en la Feria del Libro".

Algunos editores, en voz baja, sugirieron anoche a este diario que, anoticiado de que habría una protesta docente, el Ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, desistió de concurrir.

Macri pudo hablar sólo cuando los manifestantes dejaron la sala, pero afuera del recinto el barullo continuó y llegó a impedir el discurso de Gorodischer.

Durante su interrumpida intervención, Macri tildó de "intolerantes" a los manifestantes y agregó irónicamente: "Traje mi comitiva de UTE- Ctera que llevo a todos lados. Ellos representan a aquellos que educan a nuestros hijos". Más tarde dijo a La Nación que los manifestantes pertenecían a "los gremios que han arruinado la educación". Cuando también parecía naufragar la intervención de Gorodischer, curiosamente la oportuna mediación del director del Canal educativo Encuentro, Ignacio Hernaiz, calmó los ánimos y los manifestantes se dedicaron a hacer declaraciones a los medios.

El cuadrilátero político

El acto fue, en términos generales, un buen escenario para medir el clima político, cuya temperatura subió con la anticipación de las elecciones legislativas.

Primero, quedó expuesto cuando el secretario Nun se sentó en primera fila sin saludar a Mauricio Macri. Con García como árbitro entre ambos, no hubo diálogo entre ambos. No obstante algunas fuentes dijeron que se habían saludo antes de ingresar a la sala.

No hubo reclamos en el discurso de García, como los que solía haber otros años. Sí reclamó más apoyo para los libreros y el comercio del libro en general, con quita de gravámenes que, según dijo, ya existe en la ciudad de Buenos Aires.

Destacó además que, tanto desde la Secretaría de Cultura de la Nación como desde el ministerio de Cultura porteño se está apoyando al sector librero, al tiempo que desempolvó el viejo proyecto del fallecido Elvio Vitali, que el diputado Jorge Coscia (FPV) convirtió en proyecto de ley: el Instituto Nacional del Libro, resistido por las grandes compañías editoriales.

Entre los principales invitados hubo pocos rostros reconocidos. Gloria Bender, Josefina Delgado, Marìa del Carmen Bianchi, el titular del Sistema Nacional de Medios Públicos, Tristán Bauer, además de los escritores Elsa Osorio, Lucìa Gálvez, Mario Goloboff y Graciela Aráoz, fueron de los pocos reconocibles en la audiencia.

Autoridades de la Feria de Francfort, embajadores, funcionarios de la Cancilleria, representantes culturales de ciudades del MERCOSUR formaron el compacto grupo de destacadas personalidades.

En su discurso, Nun ponderó el lema de la Feria, "Pensar con libros", y dijo: "En esta Argentina saturada de personalismos y con una TV que cada noche presenta a los mismos elencos estables de los medios, hay que defender la argumentación y el pensar con libros, para no adherir sólo a personalidades". Además anunció créditos blandos para libreros.

A su turno, Macri anunció que , desde el ministerio de Educación, se ha comenzado a distribuir tres libros por alumno de escuelas públicas porteñas, desde el jardín de infantes hasta el último año de la secundaria. "Para que cuando el chico termine su educación formal tenga una biblioteca personal con 45 libros", dijo.

Retomó el guante que el ministro Hernán Lombardi dejó en la cancha de la presidenta del comité organizador de la presencia argentina en Francfort 2010, Magdalena Faillace, y dijo que "la Argentina tiene que ir unida y hacer el esfuerzo de tener un único stand", lo que el público aplaudió.

Gorodischer, con su reconocido sentido del humor, hizo una historia de la escritura. Dijo que comenzamos a ser humanos "cuando nos apoderamos del libro. Y antes todavía, cuando nos apoderamos de la palabra ".

En su recorrido subrayó que "los libros que hoy pedimos prestados en la biblioteca del barrio o que comprarmos son tan valiosos y tan preciosos como los que en la Edad Media se encadenaban a los estantes del armarium".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas