Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apoyo de periodistas al texto de ADEPA

Coincidieron en rechazar el reparto discrecional de la publicidad oficial y las intimidaciones

Sábado 25 de abril de 2009
0

El crítico diagnóstico del documento de ADEPA recibió ayer el apoyo de varios periodistas que, consultados por LA NACION, coincidieron en zar que el reparto discrecional de la publicidad oficial y las intimidaciones a los periodistas son las manifestaciones más claras del deterioro de la libertad de prensa en el país.

"Estamos viviendo el peor momento en cuanto a la libertad de prensa existente en el país desde 1983, por la intencionalidad permanente de las descalificaciones, las agresiones y los intentos de coartar la libertad de prensa", dijo Joaquín Morales Solá, columnista de LA NACION.

"Hay un permanente intento de descalificar a los periodistas con alusiones peyorativas y operaciones de prensa hechas para desinformar", agregó Morales Solá, y señaló que "se trata directamente de premiar a los amigos y castigar a la prensa independiente".

Por su parte, Nelson Castro afirmó sentir "una enorme preocupación con lo que está pasando con los medios y con esta concepción que tiene el Gobierno de que ellos son los enemigos". El periodista afirmó compartir el documento de ADEPA en sus contenidos generales. "Lo que se plantea allí es lo que vengo denunciando de este Gobierno desde 2003", afirmó, y marcó diferencias con el trato que otros gobiernos tuvieron con la prensa.

"En el menemismo hubo ataques a la libertad de prensa como algunos juicios por calumnias y la ley mordaza. En este caso, el Gobierno ha planteado una actitud de ellos o nosotros. Esta es la diferencia brutal con respecto a otros gobiernos."

En tanto, Pepe Eliaschev afirmó que "la Argentina está sometida a una brutal devaluación de su sistema político institucional. En este marco, la actividad periodística está agobiada por una explosiva mezcla de adversidades y aprietes económicos derivados de la recesión a las intimidaciones políticas".

Eliaschev señaló que "el manejo arbitrario, discrecional y absolutamente perverso de la pauta oficial tiene lugar desde 2003 y castiga o premia de manera zigzagueante. Los medios de las provincias son los más perjudicados por decisiones que se toman en Buenos Aires".

Escalada de intolerancia

Ricardo Kirschbaum, editor general de Clarín , coincidió con ADEPA. "El Gobierno actual no ha entendido el rol que tiene la prensa en el país. Y ha tenido una actitud hostil con respecto al periodismo", señaló. "No tolera la existencia de medios independientes o medios que desistan de las presiones de poder. Hay una escalada evidente de esta intolerancia a través de sus voceros más conspicuos cuyo objeto es afectar el desenvolvimiento normal de la actividad de la prensa", puntualizó.

Daniel Capalbo, secretario de Redacción de Crítica de la Argentina , se mostró de acuerdo con el comunicado de ADEPA. "La relación de este gobierno con la prensa transitó dos etapas. Primero se propusieron la centralización de la información que sólo daban a los medios amigos. Ese control fue fracasando. Luego sobrevino la etapa de premios y castigos, en la que se identifica al periodista que realiza un informe que no gusta y se lo amedrenta con nombre y apellido", describió.

Para Capalbo, "es un despropósito el reparto discrecional de la publicidad oficial".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas