Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Editorial II

Evitar la pesca indiscriminada

Opinión

UN reciente informe del grupo ecologista World Wide Fund sostiene la necesidad de una severa reducción de las flotas pesqueras del mundo. La entidad afirma que es indispensable adoptar esa medida para evitar la pesca indiscriminada, que está teniendo un efecto devastador para la fauna ictícola de los mares.

Como un dato elocuente de la sobrepesca que se denuncia, se señala en ese mismo estudio que el potencial de capturas de los barcos pesqueros es, en la actualidad, cinco veces mayor que el calculado por el Programa Mundial de Alimentación (PMA) de las Naciones Unidas.

Ese exceso de capacidad de pesca, como es lógico, amenaza con provocar el agotamiento de las especies más buscadas. Lamentablemente, la depredación está indirectamente estimulada por las políticas de subsidios que aplican algunos gobiernos. En efecto: anualmente se destinan a esa finalidad sumas que oscilan entre los 11.000 y los 21.000 millones de dólares, en términos globales. Ese comportamiento se observa, por ejemplo, en los países de la Unión Europea.

El peligro, cada vez más próximo, de despoblar el mar se concreta en algunos datos bien conocidos: prácticamente en el 70% de los lugares donde la pesca era abundante, ha dejado de serlo. La avidez con que se practica la captura de ciertas especies ha conducido, en algunos casos, a conflictos internacionales. Así ocurrió con la guerra del atún en el nordeste del Atlántico; debe recordarse, también, la competencia destructora que se desató en el norte del Pacífico por el salmón, en el sudoeste del Atlántico por el calamar, en el norte del Japón por el bacalao. La supervivencia de la merluza hubbsi, especialmente, ha concentrado justificados temores en el Atlántico Sur.

Debe tenerse en cuenta, además, que la recuperación de los cardúmenes, en algunos casos, demanda muchos años, durante los cuales la pesca no es productiva ni rentable.

El proceso voraz de la pesca indiscriminada ha ido expandiendo y diversificando la ruta de las flotas hasta el punto de que prácticamente no existen ya espacios vírgenes en el que parecía un reservorio inagotable. Un ejemplo de esta situación ocurrió cuando la flota española se proyectó sobre las costas de Terranova en busca del rodaballo y se produjo un litigio que casi desemboca en violencia prebélica, con participación de lanchas patrulleras canadienses.

Sin duda, la tecnología actual es una de las causas que aceleran el agotamiento de los recursos del mar. El empleo de radares y sonares, de helicópteros y redes gigantescas, que retienen a los peces pequeños que no alcanzaron la edad de la reproducción, alteró gravemente el equilibrio ecológico.

Si no se abandonan las actuales formas de explotación, la humanidad se encontrará en breve lapso con un mar prácticamente deshabitado, con consecuencias tal vez letales para la supervivencia del planeta. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División