Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un delito que crece / La tecnología suele ser el aliado de los ladrones

Cuáles son hoy las estafas más comunes y cómo prevenirlas

Información general

La mayoría son por pagar anticipos por la compra de vehículos y viviendas fantasma

Por   | LA NACION

 
 

Iba a ser su primer automóvil y quería darle una sorpresa a su mujer. Hace un año y medio, Roberto Lancioni, de 75 años, descubrió un aviso en el diario en el que se ofrecía un Volkswagen Gol a 16.500 pesos. Se tomó un remise; fue a la agencia situada en Triunvirato 1220, en Quilmes, y dejó una seña de 8000 pesos. Cuando llevó el vehículo para verificar advirtió que era robado.

A Lancioni, que nunca había tenido una multa de tránsito en su vida, le iniciaron una causa penal porque lo encontraron con un automóvil robado. En realidad, había sido víctima de una de las estafas más comunes.

Por el disgusto, la enfermedad que Lancioni sufría se agravó y, meses después, falleció. El expediente penal en su contra quedó cerrado, pero el estafador que le vendió el vehículo nunca fue detenido y se quedó con el dinero.

Casos como los de Lancioni se repiten diariamente, y lo que aparece como un buen negocio o una oportunidad puede convertirse en una pesadilla interminable.

Anticipos de dinero que nunca se recuperaron, porque el automóvil que se compró era mellizo o robado. También departamentos que se vendieron tres o cuatro veces constituyen hoy las estafas más comunes, según informaron a LA NACION fuentes de la policía bonaerense.

Otra de las maniobras habituales es la compra de mercaderías con cheques falsificados o robados. Se trata de un tipo de estafa concretada por delincuentes conocidos en el ambiente del hampa como "papeleros", debido a que al comerciante damnificado sólo le quedan cheques sin valor.

De la mano del desarrollo tecnológico, surgieron nuevas modalidades de estafas, como la que se descubrió recientemente en un cajero automático de Recoleta, donde una banda integrada por dos búlgaros y un húngaro había instalado un novedoso sistema que permitía copiar la información de las tarjetas de débito para confeccionar tarjetas clonadas y así vaciar las cuentas de los titulares.

También se multiplicaron las estafas por Internet. Una de las modalidades más usuales se produce cuando en una operación, a través de la Red, se solicita el número de la tarjeta de crédito y posteriormente se le realizan cargos de difícil cancelación.

No obstante, las modalidades más comunes y las que originaron mayor cantidad de denuncias en la Justicia fueron las estafas tradicionales concretadas con la compraventa de automóviles, propiedades o de mercaderías.

"Existen las agencias de autos «voladoras», que se instalan en un lugar por un tiempo. Nunca piden como anticipo el valor total de los vehículos, sino que solicitan adelantos importantes, con la promesa de entregar el automóvil después de la cuarta o quinta cuota. Durante ese tiempo, vendieron el vehículo cinco o seis veces. Cuando todos los anticipos cobrados se sumaron y se convirtieron en un interesante botín, se llevan los coches y desaparecen", explicó un comisario que se desempeña en el área de Investigaciones de la policía bonaerense.

La otra estafa con la venta de automóviles se concreta con los vehículos mellizos o robados, como ocurrió en el caso de Lancioni.

El lunes pasado, la División Sustracción Automotores de la Policía Federal, desbarató una banda, encabezada por una mujer, que obtenía 50.000 pesos con todos los anticipos que cobraba de la venta de un automóvil al que le fraguaban la documentación.

Para evitar ser víctima de una estafa de esta clase, la policía recomendó que antes de comprar un automóvil y de entregar una seña se realice la verificación del vehículo en las distintas plantas distribuidas en el Gran Buenos Aires y en la Capital.

"Los papeleros"

Según José Paletta, presidente de la empresa Morosos Incobrables, que se dedica a cobrar en forma particular el tendal de deudas dejadas por los estafadores, en épocas de crisis económicas la maniobra que prolifera es la que se concreta mediante la compra de mercaderías con cheques robados o falsificados.

"Esta clase de estafas se producen porque muchas de las ventas se hacen sin facturas y debido a la gran necesidad de vender que hay, algunos comerciantes comienzan a aceptar cheques diferidos. Al principio, el estafador se hace pasar por un comerciante honesto y paga en efectivo o con cheques al día las primeras compras. Dichas operaciones se concretaron sin problemas y los cheques que el vendedor recibió se cobraron sin inconvenientes", agregó Paletta.

Según fuentes policiales, dentro de la organización están los que se dedican a confeccionar los cheques falsificados y a conseguir las chequeras robadas; aquellos que arman la sociedad fantasma que se presenta como la empresa compradora. Mientras que el tercer grupo se encarga de engañar al comerciante vendedor y la cuarta célula de la organización se aboca a reducir la mercadería.

"Pero la estafa se concreta en la tercera compra, cuando el timador se abusa de la confianza del comerciante y le hizo una compra diez veces mayor que pagó con cheques diferidos a 30 días. Esos documentos fueron confeccionados con chequeras falsificadas o robadas. Cuando el comerciante intenta reclamar ante el comprador el pago de los cheques que fueron rechazados, se encuentra con que en el domicilio en que entregó las mercaderías no quedó nadie ni nada, y con que la empresa compradora era una sociedad fantasma", concluyó Paletta.

Precauciones

  • Con cheques para evitar una estafa siempre hay que hacerlos endosar y, además, el vendedor le puede pedir al comprador que firme un documento con la siguiente leyenda que tiene valor legal: "Por la presente me responsabilizo civil y criminalmente de la acreditación de los cheques que se detallan a continuación...".
  • Con vehículos antes de entregar un anticipo debe llevarse el vehículo a alguna de las plantas verificadoras de la policías Federal o bonaerense para determinar si se trata o no de un auto "mellizo".
  • Con un departamento debe verificarse la titularidad de la vivienda y requerir información en los registros de propiedad del inmueble.
TEMAS DE HOYInflación y preciosNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanarteTorneo Final