Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gritos y susurros

De qué habla la gente de la cultura cuando casi nadie la escucha

Sábado 09 de mayo de 2009
0

SUSHI PARA TODOS . Junot Díaz, el autor de La vida breve de Óscar Wao , cautivó al público en su presentación en la Feria del Libro. Ante una sala repleta, habló sobre cómo es ser un escritor estadounidense de origen dominicano, y dedicarse a relatar los problemas y las costumbres de la comunidad latinoamericana en Estados Unidos. Lo resumió con pocas palabras: "Un tanto difícil". Dijo que un falso ejemplo de la supuesta mixtura cultural en aquel país es que "todo el mundo come sushi ". También contó que tardó diez años en escribir su novela, publicada luego del libro de cuentos Los boys, que acaba de reeditar Sudamericana.

* * *

POSTALES DE LA FERIA . La escena resultaba impactante: en un stand , decenas de personas formaban una larga fila frente al escritorio donde una autora de novelas románticas firmaba sus libros. Muchos esperaron hasta seis horas con tal de conseguir un autógrafo de la creadora de best sellers rosa. Mientras tanto, en un stand cercano, un escritor que tuvo su época de gloria en los años setenta esperó solo durante el mismo tiempo que alguien se acercara para pedirle una firma o, al menos, a preguntarle la hora.

* * *

MEMORIAS . El periodista Pepe Eliaschev presentó en la Feria su libro de memorias Me lo tenía merecido . Acompañado por Luis Brandoni, Eliaschev leyó algunos fragmentos que conmovieron y divirtieron a la audiencia. Claro que decidió dejar de lado algunas anécdotas más íntimas de su relato. Por ejemplo, cuando su madre encontró bajo la cama algunas fotos de una actriz de la época que le suscitaba una desenfrenada pasión. A Adela, la madre de 92 años, le encantó el libro de Pepe. Le prometió a su hijo una crítica por escrito. Estuvieron presentes Jesús Rodríguez, León Arslanian, Ricardo Gil Lavedra, Pablo Avelutto, Daniel Rabinovich, José Miguel Onaindia y Alejandro Borensztein, entre otras doscientas personas.

* * *

LOS INDIGNADOS . Eugenia Zicavo presentó en la librería Eterna Cadencia una mesa integrada por Mariana Enríquez, Mónica López Ocón y Esteban Schmidt, reunidos con motivo de la aparición de un nuevo número de la revista literaria La mujer de mi vida . Entre los asistentes estaban Claudia Piñeiro, Esther Cross, Juan Martini y Marcelo Figueras. Como la edición de la publicación está dedicada a los "indignados", los panelistas no tuvieron mejor idea que bucear entre los comentarios que los lectores dejan en diarios y blogs. Así, Enríquez leyó una selección desopilante de comentarios insultantes y reaccionarios que pueblan el ciberespacio local. Curiosa, se preguntó si lo mismo pasaba entre los comentaristas cibernéticos del extranjero. Y leyó ejemplos de diarios españoles y estadounidenses que demostraron que la raza de los indignados es universal. Sin embargo, coincidieron en que los comentaristas argentinosson los más iracundos y, por qué no, los más groseros.

* * *

DE REGRESO . Luego de recorrer Nueva York, Princeton, Stanford y San Francisco, donde fue invitado por los departamentos de literatura hispánica de sus respectivas universidades locales para brindar conferencias sobre la relación entre literatura y política, Martín Kohan volvió a Buenos Aires. A su llegada contó a sus amigos que transcurrió sus días entre debates académicos, el entusiasmo de los estadounidenses por el gobierno de Barack Obama y el miedo general ante la crisis económica que se vive en Estados Unidos y el resto del mundo. Federico Andahazi, por su parte, estuvo en México semanas antes de que se desatara el pánico por la gripe porcina. Con todo, el escritor no pudo salir del hotel durante su estadía. El motivo fue la peleada elección del ganador del premio Planeta Casamérica, que obtuvo la colombiana Ángela Becerra, con el mexicano Pedro Ángel Palou como finalista. Andahazi, integrante del jurado, no quiso revelar su voto.

© LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas