Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El muchacho del café concert

Acaba de estrenar su nueva propuesta de humor, ¡Comprate una vida!, en la que retrata a un perdedor

Viernes 08 de mayo de 2009
0

En 2002, el actor Martín Pugliese comenzó a desempeñarse como el presentador del teatro bar El Farabute, en su ya mítico espectáculo Varieté del Farabute . De chico, encontró en el humor un mecanismo de defensa para fortalecer su personalidad o aceptó el lugar en que los otros lo ubicaban según sus habituales salidas cómicas. Lo cierto es que la historia empezó a correr y el año pasado, con Bye Bye Humor, comenzó a imponerse como un destacado intérprete de café concert. Hoy a Pugliese también se lo puede ver en Canal 7, junto a los hermanos Adrián y Alejandro Korol, en el programa Resumiendo , y es la voz de otro ciclo de ese canal, Las manos mágicas .

Con el mismo equipo con el que construyó Bye Bye Humor (la actriz Flor D´Agostino, el músico Emiliano Aguilar y el director Chiqui Reynoso (ex Los Trisinger) estrenó ¡Comprate una vida!, en el Molière Café Teatro.

Martín Pugliese ha adoptado ya hace tiempo un personaje: Chopín, un ser en apariencia oscuro, pero que, por su desgraciada existencia, divierte al público. El actor aclara: "Es un ser muy observador, detallista, pero siempre tiene molinos muy pesados para derrotar. Por ejemplo, para cualquier persona, pasar una Navidad en paz es algo sencillo. Para él, en cambio, es de una pesadez insoportable. En verdad, este personaje representa el grado de patetismo que tenemos todos. Es un perdedor total, que va ganando pequeñas batallas. La gente se identifica mucho con él. Su acción lo pone en un límite muy extraño, porque su lucha o te divierte o te hace llorar".

Pugliese se reparte entre el teatro y la TV
Pugliese se reparte entre el teatro y la TV. Foto: LA NACION / Fernanda Corbani

En ¡Comprate una vida! , Chopín está dentro de una estructura interna a la que Martín Pugliese define como "ecléctica", porque está conformada por monólogos, parodias de dramas testimoniales, canciones. "El objetivo es grabar las funciones de un espectáculo para enviárselas a un primo que tiene en los Estados Unidos y demostrarle que es exitoso. En verdad, hay cierta competencia entre estos hombres. El primo realmente tiene éxito; es un espejo que le devuelve una imagen que ya no quiere ver porque le arruinó la vida. Mi personaje explica proyectos que tiene: radiales, cinematográficos, discográficos y, en realidad, no ha concretado ninguno en su vida. Es que es así: un tipo que siempre prueba y nunca gana."

Pero ese perdedor parece ser muy opuesto a Pugliese, quien, en pocos años, ha logrado delinear una pequeña, pero segura carrera. El dice que en cierta medida se siente muy halagado de trabajar con gente como los hermanos Korol o con Raúl Becerra (productor del programa), a quien seguía de chico por la pantalla de TV en tiempos de La noticia rebelde . "Estar sentado a su lado e intercambiar ideas con él me resulta maravilloso. Y, además, compartir proyectos con este equipo de gente con la que vuelvo al teatro también me resulta placentero. Si bien escribo una propuesta, se va definiendo con el aporte de todos. Yo prefiero este camino por el que voy de a poco; es más largo, es cierto. Pero trabajar así me gusta mucho."

Carlos Pacheco

Para agendar

¡Comprate una vida!, de Martín Pugliese, dirigida por Chiqui Reynoso.

Molière, Balcarce 678. Viernes, a las 23.30. $ 40.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas