Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bariloche premium

Una escapada en busca del contacto con la naturaleza; turismo aventura y estilo gourmet para todos los gustos, todo el año

Sábado 09 de mayo de 2009 • 18:42
0

Hay más de una forma de explorar la ciudad cabecera de la Patagonia y sus alrededores. Más allá de los tradicionales circuitos turísticos, Bariloche también abre sus puertas a aquellas personas que busquen aventuras originales.

Trekking, rappel, kayak y paseos a caballo, combinados con intervenciones musicales y sabores gourmet son algunas de las interminables opciones para descubrir los increíbles paisajes que cambian con las distintas estaciones, ofreciendo nuevos colores y variadas actividades de acuerdo a la época del año.

Mirador del Azul. El Bolsón. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Isla Victoria. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Teleférico Cerro Otto. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Montañas y cielo, paisaje de otoño en Bariloche. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Vista desde el Cerro Otto. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Mirador del Tristeza. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
El Bolsón. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Aerosilla Cerro Campanario. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
A orillas del Nahuel Huapi. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
A orillas del Nahuel Huapi. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein

Bordeando el lago Nahuel Huapi, las posibilidades de explorar la naturaleza son interminables. Dentro del Circuito Chico, como se conoce a uno de los recorridos por los principales puntos de interés de la zona, la Picada de los Palotinos y el brazo Trsiteza, una de las siete ramificaciones del lago, ofrecen un paisaje especial para hacer trekking y disfrutar de una vista privilegiada del cerro Tronador, desde un mirador natural.

En esta zona la caminata, que tiene como punto inicial Bahía López, también ofrece la posibilidad de hacer rápell y kayak.

Para acompañar este y otros recorridos, la agencia de turismo Amuche propone varias sorpresas, entre ellas, intervenciones musicales al aire libre y un almuerzo con vista privilegiada desde el mirador del Tristeza. El objetivo es conocer Bariloche desde una nueva perspectiva, maximizando las sensaciones con la combinación del arte, la naturaleza y los sabores patagónicos.

Contacto natural. El otoño es una de las épocas ideales para visitar esta parte de la Patagonia. Paisajes pintados de rojo, amarillo y variedades de verde prometen un escape de la rutina cotidiana para encontrarse con la naturaleza.

Desde Bariloche, en auto o el colectivo, se puede visitar el Bolsón, una pequeña ciudad ubicada al pie del Cerro Piltriquitrón, que reúne a artesanos de todo el país en su tradicional feria.

Bordeado por los ríos Azul y Quemquemtreu, el Bolsón presenta diversas sendas para realizar trekking, disfrutando de increíbles miradores naturales.

También Villa La Angostura , emplazada en la costa norte del Nahuel Huapi, a 87,6 km de la ciudad de San Carlos de Bariloche, es un destino soñado para estos meses, en los que aún no está demasiado frío y la nieve se concentra en las cimas de las montañas, embelleciendo todavía más el paisaje.

Es una ciudad ideal para recorrerla en bicicleta. Los rodados pueden alquilarse por alrededor de 30 pesos por medio día.

Experiencia Gourmet. Trucha, ciervo, una amplia variedad de frutos rojos y el tradicional chocolate son los principales sabores de este paraíso patagónico.

Spa de Montaña en el Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Un descanso en el paraíso. Hotel Flores del Sur. Península de San Pedro. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Tinto Bistró. Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Tinto Bistró. Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Martín Zorreguieta, Tinto Bistró. Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Tinto Bistró. Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Póker en el Casino del Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Pileta en el Spa del Hotel Panamericano. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Alojamiento para todos los estilos frente a la costa del Nahuel Huapi. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein
Villa La Angostura y sus exquisiteces. Foto: Gentileza Emily Anne Epstein

Desde julio del año pasado, el público puede disfrutar de la experiencia gourmet que ofrece el restaurante Tinto Bistró también en la ciudad de Bariloche, en su nueva sucursal. Con su sede original en Villa La Angostura, Tinto Bistró abrió sus puertas también en pleno centro barilochense, en el

Hotel Panamericano

.

Uno de sus dueños, Martín Zorreguieta, hermano de Máxima, la princesa de Holanda, contó a lanacion.com que ya desde 2006 se estaba planeando la apertura de la nueva sucursal.

Entre los principales platos que ofrece el variado menú de este restaurante, uno de los más solicitados es el Surfista Patagónico, trucha en salsa teriyaki.

Además, la carta ofrece una gran variedad de platos de cocina internacional, especialmente oriental, griega y mediterránea, que pueden acompañarse con una especial selección de vinos de las más reconocidas bodegas argentinas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas