Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La matemática también se puede usar para jugar

Un festival, que termina hoy, ya convocó a 20.000 personas

Domingo 10 de mayo de 2009
0

Una terraza repleta de juegos divertidos que encierran complejos teoremas, salas en las que decenas de chicos y grandes miden sus habilidades frente a juegos de lógica, conferencias de alto nivel académico y espectáculos en los que se mezcla la tecnología, la acrobacia y la aritmética son algunas de las propuestas que ofrece el primer festival de matemáticas de la ciudad, que concluye hoy en el Centro Cultural Recoleta.

El evento ha sido catalogado como "un éxito rotundo" por Hernán Lombardi, ministro de Cultura porteño, pero también por decenas de madres, padres y docentes que pululan por los pasillos del Centro Cultural. El éxito se traduce en cifras concretas: más de 20.000 visitantes habrán gozado de sus distintas ofertas cuando hoy cierre sus puertas hasta el año que viene. "Esta propuesta llegó para quedarse", subrayó Lombardi a LA NACION.

Todos están invitados a participar. Chicos de 9 a 100 años pueden divertirse con el tatetí gigante, el superjuego de la dama (basado en movimientos esenciales del ajedrez) o el clásico "pan y queso", pero sobre un moderno tablero de cinco metros de largo y con sus reglas modificadas para hacerlo más interesante. Todos los juegos fueron diseñados por el Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y la realización estuvo a cargo de la Dirección de Festivales porteña.

Juegos gigantes para usar la matemática sin esfuerzo y divertirse
Juegos gigantes para usar la matemática sin esfuerzo y divertirse. Foto: Florencia Downes

Un lugar bajo el sol

Pero no todo está dirigido a los chicos. También los que tengan conocimientos previos pueden disfrutar de conferencias de alto nivel académico y de espectáculos visuales en los que se persigue "la delicada comunión entre ciencia y artes plásticas", tal como afirmaron responsables de la organización.

"Por un lado, apuntamos a tener matemáticos de primer nivel para que den conferencias para mostrar lo que es el estado del arte de la ciencia hoy y simultáneamente ponemos énfasis en la divulgación para aquellos que no tienen conocimientos pero les interesa y se entusiasman", aseguraron.

El éxito logrado en esta primera edición ha abierto una materia pendiente para el año que viene: encontrar un espacio más amplio para poder brindar más comodidad a la gran cantidad de visitantes.

Para esta tarde, a las 19, se espera el gran cierre del festival con la conferencia de John Allen Paulos, profesor de matemáticas de la Universidad de Temple, Filadelfia.

Pero quizá quien mejor definió cómo repercutió el festival en la comunidad de las ciencias exactas fue el escritor y matemático Guillermo Martínez. "Gracias por darnos un lugar bajo el sol", le confió a Lombardi, luego de la exitosa presentación de su último libro, Gödel (para todos) anteayer, en la sala Cronopios.

Ezequiel Vinacour

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas