Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Iniciativas de gestión

El Banco Nación capacita al personal y quiere un cambio de perfil

Economía

Para reposicionarse en un mercado cada vez más competitivo, la entidad desarrolló un programa por el que pasaron 10.000 empleados en 18 meses

El Banco Nación capacitó a más de 10.000 empleados durante los últimos dieciocho meses, a partir de la implementación de un programa integral que incluye clases en su propio instituto de formación y la tercerización de cursos y seminarios por medio de empresas privadas. El número resulta aún más sorprendente si se tiene en cuenta que en el banco trabajan, en total, unas 16.000 personas.

Oscar López, subgerente general de Recursos Humanos del banco, explicó que el proceso se inició a fines de 1996 -cuando inició la conducción del área- con un relevamiento de la situación en que se encontraban los empleados con respecto a su formación profesional y al desarrollo de su carrera.

"Uno de los diagnósticos que hicimos fue que, para empezar el programa de transformación del banco, necesitábamos preparar a la gente. La capacitación estaba paralizada desde hacía prácticamente cinco años, así que no teníamos información sobre la formación de la gente", recordó.

Los datos concretos de los que disponían eran que su personal tenía "un promedio de edad bastante elevado" y que el perfil del banco era "más administrativo que comercial, prácticamente fuera del mercado financiero que es muy competitivo y agresivo en su política comercial", aseguró López.

El proceso de capacitación se inició con un " menú de cursos" general y con la motivación de los empleados ya que, según indicó el ejecutivo, "al principio hubo bastante resistencia".

El primer paso fue la alfabetización informática por la que ya pasaron unas 3000 personas. Roberto Esteso, gerente departamental y titular del Instituto de Capacitación Daniel Cash, explicó que "el programa está descentralizado, se hace en todas las sucursales y es para todo el mundo, porque el banco está en un proceso de modernización de su tecnología y la idea es generar un piso de conocimientos".

El instituto Cash -cuyo nombre es un homenaje a un ex directivo del Nación- funciona en un edificio independiente, cuenta con instructores propios, ocho aulas y un laboratorio de informática.

Las materias

Formación gerencial, liderazgo, comercio exterior, riesgo comercial, delegación de autoridad y atención al cliente son algunos de los temas de capacitación que ya se realizaron y que continuarán el año próximo. Y algunas universidades como la UCA y la del CEMA le ofrecieron al banco cursos especializados, posgrados y maestrías para algunos perfiles ejecutivos. "A diferencia de otras épocas, no sólo se utilizó esta posibilidad sino que se hizo una selección exhaustiva de la gente que se iba a mandar -explicó López-. En algunos casos nos dieron cupos sin cargo y en otros nosotros becamos a la gente."

Además de su instituto y de los cursos tercerizados , el banco organiza actividades con el gremio bancario, que se encarga de proveer los instructores para algunas de las actividades. "En este sentido, el gremio ha comprendido las necesidades de capacitación del banco y nos ha acompañado", indicó López.

El programa se lleva adelante con una baja inversión, equivalente al 1% de la masa salarial, aunque los ejecutivos del Nación estiman que este piso se ampliará en la medida en que se determinen las necesidades de capacitación del personal del banco en relación con el mercado financiero actual.

Para medir los resultados, los responsables del área de Recursos Humanos utilizan encuestas de satisfacción y realizan el seguimiento individual de la carrera de los empleados.

Nuevas actitudes

"Cambió la actitud de los empleados con relación a los clientes, a su orden interno, a la delegación de autoridad. Ahora asumen un papel más ejecutivo en los sectores comerciales y eso nos indica que estamos por la senda que corresponde", aseguró López.

Otro beneficio que señalan los ejecutivos del Nación es el desarrollo de las carreras de los empleados. "Las vacantes dentro de las distintas sucursales se cubren con personal del banco y, dentro del proceso de selección, hay una capacitación evaluada para acceder a las posiciones superiores. En este momento, todas las búsquedas para sucursales y las gerencias zonales se están cubriendo con personal del banco", explicó el titular del instituto.

"Los temas todavía siguen siendo generales, pero ya tenemos una base de datos y de conocimientos que nos va a permitir desarrollar mejores actividades a partir del 99", indicó López.

En el área de recursos humanos confían en la continuidad del programa por el eco que reciben de los empleados. "Cuando terminan los cursos, la gente vuelve a su lugar de trabajo hablando de la globalización, el mercado y la eficiencia. Esto motiva que, desde principios de año, el sector superior y gerencial nos empiece a preguntar: Y nosotros, ¿cuándo ?", concluyó Esteso.

Del gremio al aula

En los últimos años, los contactos entre laUniversidad y las empresas se estrecharon para intercambiar conocimientos y experiencia que permitieran una mejor inserción laboral de los graduados. En la Universidad de Quilmes (UNQ) dieron otra vuelta de tuerca a esta apertura de las universidades hacia la sociedad.

La Secretaría de Extensión Universitaria trabaja en conjunto con la Unión Obrera Metalúrgica de Quilmes en un programa que capacita tanto a operarios como a desempleados y que ya entregó 1500 certificaciones. Horacio Vitale, coordinador general de programa, apunta que "los cursos son gratuitos y la acción de nuestra capacitación alcanza Bernal, Florencio Varela, Quilmes y Berazategui". El financiamiento de la iniciativa proviene en un 70% del Ministerio de Trabajo, y el 30% restante, de aportes de las empresas del sector y de la venta de los equipos que se desarrollan en los laboratorios de la Universidad. La UNQ aporta los profesores y las instalaciones; el gremio, los programas y la difusión de la actividad; y las empresas ofrecen apoyo económico y sus instalaciones para algunas de las actividades.

Juan Luis Mérega, secretario de Extensión de la UNQ, señala que "lo fundamental es el acuerdo entre las partes que permite trabajar en conjunto con todos los sectores, algo que resultaba muy difícil por un problema cultural en la Argentina".

Las autoridades de la Universidad y los gremialistas continúan reuniéndose para ajustar los programas. Además, planean incorporar otros gremios, agregar más actividades, hacer gestión de calidad integral y ofrecer capacitación con asesoramiento técnico como valor agregado. .

Laura Ferrarese
TEMAS DE HOYCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresFondos públicosControl de la SUBEElecciones 2015