Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Lectores de viaje / ¡No se pierdan!

La gran meseta castellana

Turismo

Saliendo desde Madrid hacia el Noroeste, en poco tiempo llegamos a numerosos pueblos enclavados en el corazón de la meseta castellana, donde pudimos disfrutar de la sencillez de su gente, su rica historia y su forma tranquila de vivir.

Avila es mística y medieval, con murallas, casas, palacios, templos y conventos que conforman el rico patrimonio histórico y artístico de esta antigua ciudad, cuna de Santa Teresa.

De camino entramos en el Campo de Peñaranda, que abarca varios poblados rurales. Origen de muchos de nuestros abuelos inmigrantes, sus calles silenciosas mueren bordeando el campo. En Peñaranda de Bracamonte, a 40 km de Salamanca, almorzamos en el restaurante de Las Cabañas, El Tostón de Oro de fines del siglo XIX, frecuentado por reyes y otras personalidades. Gente acogedora, gastronomía maravillosa.

De Madrid hacia Segovia cruzamos por Puerto Navacerrada, una estación de esquí muy frecuentada.

Nos desviamos para conocer La Granja de San Ildefonso, una de las casas reales de verano. Este famoso sitio fue una ermita donada por los Reyes Católicos a los monjes jerónimos, que reconstruyeron la casa y los jardines.

Al mediodía nos detuvimos en Torrecaballeros, cerquita de Segovia, para hacer honor a los famosos corderitos y cochinillos. En la Posada de Javier, al lado del hogar de leños, saboreamos un corderito lechal que el mozo trozó con un plato blanco, para demostrar lo tierno de su carne. Gastronomía sencilla, sabrosa y colorida.

De regreso es obligado visitar Pedraza: un paraje increíble, una villa medieval amurallada, con su castillo, iglesia y su antigua Plaza Mayor. Artistas y artesanos exponen su arte ante los turistas, y hay varios locales de venta de antigüedades.

Otra buena opción es Aranjuez. Antes, residencia primaveral de la realeza; hoy, una moderna ciudad, con variada oferta cultural y comercial. Con visita guiada se recorren los jardines del príncipe, el Palacio y la Casita del Labrador.

Al regresar paramos en Chinchón y verificamos su lema:"Plaza, anís y mesón". A 45 km de Madrid se distingue en la distancia por los tonos ocres, grises y terracotas de sus casas agrupadas como racimos en los cerros. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona