Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Narváez le pidió a Scioli bajar el tono de la campaña

El candidato de Unión Pro llamó al gobernador para solidarizarse tras la agresión

SEGUIR
LA NACION
Sábado 30 de mayo de 2009
0

BAHIA BLANCA.- "Hola, ¿Daniel? Soy Francisco." Caía la tarde en esta ciudad cuando De Narváez, primer candidato a diputado nacional de Unión Pro, marcó el teléfono del gobernador Scioli. Se lo notaba inquieto, por más que intentara disimularlo. Su intención era solidarizarse con el mandatario bonaerense por la agresión que había sufrido anteayer en Lobería, pero sobre todo dejarle en claro que militantes de Pro no la habían instigado, como había denunciado el kirchnerismo.

"Tratemos entre los dos bajar el nivel de agresión a esta campaña", se oyó que De Narváez le decía a Scioli, tras repudiar lo sucedido. Luego se despidieron con un saludo amable, pero el candidato continúa convencido de que aquí al día de las elecciones será blanco predilecto de todas las críticas kirchneristas, aun de acusaciones falsas, asevera.

"Todo lo malo que le pase al kirchnerismo nos lo van a imputar a nosotros porque saben que seremos quienes terminaremos con la hegemonía oficialista en Buenos Aires. Pero con ideas, jamás con agresión. No es nuestro estilo", enfatizó De Narváez a LA NACION.

Michetti y De Narváez hicieron campaña en Laprida, la ciudad natal de la candidata porteña
Michetti y De Narváez hicieron campaña en Laprida, la ciudad natal de la candidata porteña. Foto: Prensa De Narváez

Largo recorrido

Junto con Gabriela Michetti, primera candidata a diputada nacional de Pro por Capital, De Narváez protagonizó ayer un extenso periplo proselitista que arrancó en Laprida, el pueblo natal de la ex vicejefa de gobierno porteña, y continuó en Tres Arroyos y Bahía Blanca. El objetivo, evidente, era disputarle al Acuerdo Cívico y Social el sufragio independiente e indeciso del interior de la provincia, donde el kirchnerismo cuenta con una baja intención de voto según las encuestas.

La compañía de Michetti, por lo tanto, no es antojadiza. Al contrario, los estrategos apelan a la imagen del trío De Narváez, Mauricio Macri y Michetti para transmitir al electorado una "alternativa de poder y gestión" tanto provincial como nacional, cualidad que, aseveran, no tiene el Acuerdo Cívico y Social de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, identificados con un perfil opositor más confrontativo.

La obsesión de De Narváez es polarizar con el oficialismo las elecciones; por ello, le resulta imperioso disputarle votos al Acuerdo Cívico y Social en el interior para marcar una diferencia.

Stolbizer, Elisa Carrió y Ricardo Alfonsín no parecen dispuestos a dejarse arrebatar sus votos y, por esas casualidades con los que suele sorprender la política, ayer esta estratégica ciudad del interior recibió a todos ellos: a De Narváez y Michetti, por un lado, y a Stolbizer, Alfonsín y Carrió, por el suyo. Se toparon en el aeropuerto local, pero salvo un saludo fugaz de Alfonsín, evitaron cruzarse.

También evitó De Narváez mencionar, durante su recorrido de ayer, a Felipe Solá, quien lo secunda en la lista de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires. El peronista había despotricado por haber sido marginado en la campaña, pero ayer bajó el tono (de lo que se informa por separado). De Narváez también.

"No hay ninguna disputa con Felipe. El peronismo tiene una cuota importante de representación en las listas, sobre todo en el conurbano", enfatizó De Narváez, en un intento de poner punto final a la disputa.

Michetti, que procura mantenerse ajena a estas peleas internas del peronismo disidente, se mostraba ayer exultante en su papel de acompañante de De Narváez por el interior bonaerense.

Su momento de mayor emoción lo tuvo al arribar a la ciudad de Laprida, donde la recibieron sus padres, Mario y Marta, y sus ex compañeras de colegio.

No logró contener las lágrimas cuando recorrió, por primera vez después de varios años, las aulas del que había sido su colegio primario, el Manuel Belgrano.

El regreso de la hija pródiga a su pueblo -que la declaró ciudadana ilustre hace dos años, poco después de haber ganado el gobierno porteño- estuvo marcado por aplausos y el afecto de los vecinos que la vieron crecer.

Michetti jugaba de local, pero De Narváez no se quedó atrás: gracias >a su imitación en el sketch televisivo "Gran Cuñado", en el programa de Marcelo Tinelli, no paraba de firmar autógrafos entre los chicos y adolescentes del lugar.

Solá minimizó las tensiones

Felipe Solá, candidato a diputado nacional por Unión Pro, minimizó la tensión registrada en los últimos días en el PJ disidente y puso paños fríos a los cortocircuitos con sus socios electorales. "Voy a seguir estando en este espacio. No sólo porque me comprometí, sino porque hay una enorme cantidad de peronistas que no quieren votar a Kirchner y tienen que tener una opción peronista", dijo Solá en declaraciones a una radio porteña. En el entorno del ex gobernador se admitió ayer que las diferencias existen, pero están "en vías de corregirse".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas