Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arte electrónico gana espacio y se acerca al público

Las obras que unen tecnología y creación tienen premios, muestras, cursos y lugares de exhibición

Domingo 31 de mayo de 2009

Laura Casanovas LA NACION

Artes electrónicas, artes digitales, videoarte: todo un universo que en nuestro país cada vez gana más espacio en museos, universidades, seminarios, galerías y trabajos teóricos, y redefine ciertos roles tradicionales, como el del coleccionista y el conservador.

Por ejemplo, hasta hoy se realiza Fase 1, el primer encuentro de nuevas tendencias del arte actual, que tiene como objetivo exhibir y debatir sobre la interrelación del arte con la ciencia y la tecnología, en el Centro Municipal de Exposiciones (Av. Figueroa Alcorta y Pueyrredón), que se puede visitar de 17 a 22.

Un encuentro que desde anteayer reúne a destacados artistas, museos, universidades, galerías, curadores, expertos en robótica, bioart, videos, fotografías e instalaciones, con la curaduría de Graciela Taquini, organizada por Expotrastiendas y el Ministerio de Cultura porteño.

Especialistas del país y del exterior consultados por LA NACION coincidieron en que el arte, al hacer uso de los nuevos medios tecnológicos, no hace más que dar cuenta de la vida actual, en la cual estamos en permanente contacto con la tecnología.

"Hoy el artista sigue el mismo ritmo de la ciencia y de la comunicación. Y si bien el acceso a la tecnología se democratizó, sólo el artista tiene la capacidad crítica y reflexiva para hacer obras y poesía con estos elementos", reflexionó Laura Buccellato, directora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba).

Buccellato creó el premio Mamba-Fundación Telefónica a las nuevas tecnologías, con la idea de ayudar a los artistas que trabajan con estas técnicas.

El premio reparte un total de 109.000 pesos. En la categoría Proyecto, el ganador del primer premio este año fue Andrés Denegri; el segundo le correspondió a Leo Núñez y, el tercero, a Nicolás Bacal. En Obras Realizadas, el primer premio fue para Dead Underground , de Carlos Trilnick; el segundo para Le Partenaire , de Hernán Marina, y el tercero para Loco (Papparazzi III) , de Azucena Losana.

Uno de los miembros del jurado de esta última edición fue Berta Sichel, directora del Departamento Audiovisual del Museo Nacional de Arte Reina Sofía de Madrid. "La tecnología es hoy parte de la vida diaria, por lo cual no debería ser más difícil para el público entender una obra tecnológica", indicó Sichel a LA NACION, en su reciente estada en Buenos Aires.

Los pioneros

Entre los primeros en vincular el arte y los medios tecnológicos en nuestro país están Marta Minujín, David Lamelas, Jaime Davidovich y Margarita Paksa, a mediados de los 60. Sin embargo, en los últimos años, se asiste a una institucionalización y creciente visibilidad de las artes tecnológicas. Este año ya tuvo lugar el festival ArtFutura , de diseño y tecnología aplicada al arte, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), con el apoyo del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Y la Universidad Nacional de Tres de Febrero presentó la muestra Plataforma , para celebrar los diez años de su carrera de Artes Electrónicas.

De esta última exhibición también fue curadora Taquini, quien opina que "las instituciones están tomando conciencia de que tienen que tener una base tecnológica y se visten de tecnología para aggiornarse . A su vez, las muestras van formando un público que disfruta de lo tecnológico".

Fue en 2000, cuando el tradicional Salón Nacional de Artes Visuales incorporó la categoría de nuevos soportes e instalaciones, cuyas obras ganadoras de este año se podrán ver desde el jueves en el Palais de Glace.

Hace seis años nació el Espacio Fundación Telefónica, que difunde y estimula este tipo de producciones artísticas. Dentro de sus programas de formación está Interactivos, a cargo del historiador del arte Rodrigo Alonso y del artista Mariano Sardón, que tiene como objetivo la investigación y producción de obras tecnológicas. En este momento se puede ver la muestra "BlueSky", del español Francisco Ruiz de Infante.

La reciente renovación de la sede de la Fundación Proa incluyó proveer al edificio de la infraestructura tecnológica que hoy demandan muchas obras de arte. Hace poco presentó una muestra que brindó un panorama internacional de video actual. Y también estuvo de visita la artista digital brasileña Paula Perissinoti, directora del Festival Internacional de Lenguajes Electrónicos (FILE) de San Pablo, quien dio una charla.

Adriana Rosenberg, directora de Proa, opinó: "El arte siempre está ubicado en una época y hoy la problemática del artista es el nuevo medio como una herramienta de la vida cotidiana. Lo que hace el arte es dar una nueva mirada sobre esta situación tecnológica social".

Coleccionistas de computadoras y voltios

"Las colecciones de arte más importantes no se abren a la tecnología, sobre todo por la conservación de las obras. La gente sabe conservar una pintura, pero no tanto una obra hecha con software, por ejemplo. Además, los coleccionistas tienen que aprender a convivir con este tipo de obras que requieren una exhibición distinta", señaló Sichel. De hecho, hoy los museos de arte contemporáneo requieren de especialistas que no sólo sepan de pigmentos, sino también de computadoras y voltios. Buccellato indicó que en la Argentina hay pocos coleccionistas de estas obras, pero que "de a poco van entendiendo".

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.