Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Susan Boyle, el sueño dorado que no pudo ser

Pese a las altas expectativas, la cantante escocesa terminó segunda en la gala final del reality británico; el primer lugar del podio fue para Diversity, un grupo de bailarines callejeros

Domingo 31 de mayo de 2009 • 10:45
0

(EFE).- Susan Boyle, la escocesa de 48 años que hace poco más de un mes se convirtió en una sensación mundial, tras su paso por el programa británico de nuevos talentos "Britain´s got talent", no logró coronarse anoche como la ganadora del certamen, al terminar segunda en la gala final, por detrás de un grupo de baile.

En su última performance, Boyle volvió a interpretar la canción "I dreamed a dream", del musical "Los Miserables", que a principios de abril la lanzó al estrellato mundial mediante un video publicado en YouTube.

Pero esta vez no alcanzó. La escocesa fue superada por "Diversity", un grupo de bailarines callejeros que lograron el visto bueno del público y del jurado, que los consagró como ganadores en el concurso. Los integrantes se llevaron el codiciado premio, que consistía en la suma de 100 libras esterlinas ( (161.800 dólares o 114.500 euros).

Foto: Archivo

"Ganaron los mejores", dijo Boyle al final del concurso, que tuvo una audiencia millonaria.

Durante semanas, la actuación de Boyle sobre el escenario fue seguida por millones de espectadores, cautivados por el poder de la televisión a la hora de cambiar la vida de las personas.

De ser una desempleada que vivía con su gato en una pequeña localidad de Escocia, donde dividía su tiempo entre la iglesia como voluntaria y los shows de karaoke local que ofrecía a los parroquianos, Boyle pasó a ser un gran fenómeno mediático.

Fue un gran éxito de los responsables del programa, que desde la primera gala supieron vender el encanto de esta mujer poco agraciada -se le apodó "el ángel peludo"-, pero con una voz prodigiosa.

La escocesa, ensalzada por la poderosa prensa sensacionalista británica, explotó su imagen de "segundona" convertida en famosa, lo que provocó la posterior difusión de todo tipo de rumores e informaciones acerca de su persona, como sus supuestos arranques de ira cuando el jurado aplaudía otras actuaciones o una presunta agresión a un periodista.

La presión mediática le pasó factura y los responsables del programa tuvieron que apartarla de los "flashes" y de la atención pública, después de que amenazara con abandonar el concurso.

Estas informaciones, afirmaron hoy los medios, fueron las que finalmente retiraron a Boyle la preferencia de los oyentes, que votaron el ganador de "Britain´s got talent" en beneficio de "Diversity".

Así lo constataron también las casas de apuestas, que en los días previos a la gran final vieron como la victoria de Susan Boyle empezaba a pagarse a un precio más alto.

No obstante, todo parece indicar que la escocesa tiene su vida resuelta, porque ya ha firmado millonarios acuerdos con casas discográficas para grabar y para realizar una gira por el Reino Unido y por Estados Unidos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas