Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Múltiples perspectivas

El encuentro Fase 1 reunió a todo el espectro de la creación multimedia local y mostró que las principales líneas de trabajo parten del espíritu lúdico, la interactividad, el bioarte y los recursos low tech

Sábado 06 de junio de 2009

Por Diana Fernández Irusta De la Redacción de LA NACION

El uno promete el dos", comenta con una sonrisa Pelusa Borthwick, principal impulsora de Fase 1 , encuentro de arte y tecnología que, con la curaduría de Graciela Taquini y el apoyo del Ministerio de Cultura de la Ciudad, se realizó el fin de semana pasado en el Centro de Exposiciones.

"Nos debíamos un trabajo profundo con esto -continúa Borthwick, que además de dirigir la Galería Arcimboldo es directora general de Expotrastiendas-. Estas obras me parecen maravillosas. Lúdicas. Como galerista, te diría que nadie va a comprar lo que no conoce. Por eso es necesario mostrarlas."

De hecho, la muestra se convirtió en lo que Graciela Taquini llama un "presimposio" (ver aparte): un punto de encuentro de todos los actores del campo del arte multimedia local, desde el circuito de la formación y la exhibición hasta el del mercado: artistas, museos, galerías, centros culturales, instituciones educativas públicas y privadas. Se perfiló allí una suerte de "estado de la cuestión", con la presentación de trabajos que en algunos casos fueron realizados y exhibidos en diversos ámbitos en los últimos cuatro o cinco años.

Como un acertado modo de no perder perspectiva histórica, esta obra reciente se mostró en contrapunto con documentaciones videográficas y trabajos realizados por seis artistas locales que a mediados del siglo XX supieron conjugar la audacia expresivo-conceptual con la experimentación tecnológica: Víctor Grippo, Margarita Paksa, Gyula Kosice, Luis Benedit, David Lamelas y Marta Minujín.

En lo que se refiere al videoarte, más de 30 galerías e instituciones presentaron obras de sus artistas, se logró un arco generacional que va de los trabajos de Carlos Trilnick a los de Margarita Bali, Silvia Rivas, Marta Ares, Gustavo Galuppo, Lila Siegrist, Sabrina Farji, Estanislao Florido y Mariela Vita, entre muchos otros. Un testimonio de la enorme diversidad de registros desde donde los videastas se apropian de este formato: de la hipnótica banda de sonido (responsabilidad del grupo Vera Baxter) y los carteles godardianos de La progresión de las catástrofes de Galuppo a las observaciones espacio-temporales de Siegrist o los dibujos con reminiscencias animé de Vita.

En el área de las instalaciones y las obras multimedia, cuatro parecen ser los ejes del diagnóstico que sugiere Fase 1 : espíritu lúdico, interactividad, interés en el llamado bioarte, énfasis en el proceso de creación e investigación más que en los resultados finales. Y una pregunta que, aunque no de manera explícita, atraviesa la mayor parte de los proyectos y trabajos exhibidos: ¿cómo articular la investigación en ciencia y técnica con el arte en el marco de la crisis global, en un país como el nuestro?

En el work in progress presentado por Lucía Kuschnir (artista y docente de la carrera de Artes Electrónicas de la Universidad de Tres de Febrero) habría una posible respuesta en clave conceptual y low tech : las similitudes estructurales entre una máquina de coser y un proyector de cine la llevaron a concebir un equipo capaz de proyectar celuloide previamente cosido con hilo.

Por su parte, el Grupo Proyecto Untitled, de la escuela de Comunicación Multimedial de la Universidad Maimónides, mostró su interés tanto en el campo de los videojuegos como en el del cruce entre biología y arte con la exhibición de la obra interactiva God of weather y la instalación Incubaedro (realizada con orquídeas cultivadas en laboratorio), de Joaquín Fargas. En términos cercanos, el grupo Magma presentó Rescatamos Reinventamos Transformamos , instalación realizada con materiales de descarte que recrea una naturaleza de movimientos autónomos y delicados.

Se hace difícil visitar una exposición de arte y tecnología sin caer en la tentación de recordar aquellas experimentaciones con dispositivos ópticos que, a fines del siglo XIX, darían origen al cine. Salvando las evidentes distancias, ¿estaremos hoy frente a posibles continuidades o ante el germen de un salto expresivo similar al que en su momento dio el séptimo arte?

La respuesta sólo la podrá dar el tiempo. Y, desde luego, los artistas a través de sus obras.

© LA NACION

Ficha

Fase 1 , el primer encuentro de arte y tecnología, se realizó del 29 al 31 de mayo en el Centro de Exposiciones de la Ciudad de Buenos Aires .

Te puede interesar