Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al fin, el notable film de Argerich

Tras un intento fallido, mañana se proyectará el documental de Georges Gachot

Miércoles 10 de junio de 2009
0

"Para quien ama la música y admira a Martha Argerich este documental supone una experiencia apasionante. Un encuentro de cerca con la excepcional artista y una aproximación a sus pensamientos y sus sentimientos como tal; una oportunidad de curiosear en sus ensayos y de asistir a fragmentos de sus actuaciones -las más recientes o las que le dieron sus triunfos tempranos- y, sobre todo, la posibilidad de sentirse partícipe de una charla cordial, espontánea, sin ceremonias ni formalidades, en la que Martha derrumba a puro encanto y franca simpatía su legendaria imagen de personaje misterioso, huidizo, casi inaccesible." Así comenzaba la crítica, calificada como muy buena y firmada por Fernando López, que LA NACION publicó el 18 de septiembre de 2003, el día en que el estreno de Marta Argerich, conversación nocturna en el cine Cosmos debió ser suspendido a raíz de una intimación, presentada por representantes de la artista, según la cual ella nunca había autorizado el uso de su imagen en una película.

Disipada ya la polémica, el estupendo documental dirigido por Georges Gachot, que había sido exhibido en más de 25 países y aplaudido en la quinta edición del Bafici, podrá verse desde mañana, en el Arte Cinema, según anuncia 791 Cine.

El gran mérito de Gachot -decía después el comentario- es "haber logrado superar las resistencias de la genial intérprete y generar la atmósfera confiable para que ella aceptara por primera vez sostener una conversación frente a una cámara y haber puesto su atención excluyente en la protagonista. Lo que importa en el film es ver y oír a Martha Argerich, no los recursos formales: la cámara es el puente entre ella y los espectadores, un testigo discreto que se vuelve imperceptible y por ello doblemente admirable, que sabe descubrir en el expresivo rostro o en las manos de la artista, en las inflexiones de su voz o en la sonrisa apenas insinuada, en la mirada pensativa o en la risa franca todo aquello que completa sus frases.". Y concluía: "Son abundantes los fragmentos dedicados al registro de sus actuaciones -una variedad que abarca desde los años adolescentes y que comprende obras de Dvorak, Beethoven, Lutoslavski, Piazzolla, Saint Saëns, Chopin, Bach, Ravel o Prokofiev hasta el prolongado tramo consagrado a Schumann-: no hace falta decir que sobran en ellos los momentos de belleza estremecedora. Al film sólo puede hacérsele un reparo menor y, sobre todo, inusual: los 72 minutos de proyección pasan demasiado rápido".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas