Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Dos obras cortas de Chejov

Espectáculos

En Elkafka se presentan El oso y Pedido de mano, con un elenco homogéneo

Farsa (s). Espectáculo integrado por las piezas El oso y Pedido de mano, de Antón Chejov. Intérpretes: Andrea Jaet, Raymundo Levy, Diego López, Eduardo Marcelo Peralta, Francisco Cataldi, Marcela Grasso y Roberto Sabatto. Músico: Martín Kondra. Vestuario: Julieta Strehar. Escenografía: Marina Apollonio. Iluminación: Juan Martín Carzoglio. Maquillaje: Gabriel Cabrera. Asistencia de dirección: Analía Barbatelli. Dirección: Pablo Quiroga y María Zambelli. En Elkafka (Lambaré 866). Sábados, a las 22. Duración: 60 minutos.
Nuestra opinión: buena

Dos emblemáticas piezas cortas de Antón Chejov - El oso y Pedido de mano - recuperan su espíritu original en esta puesta que está presentándose en el escenario de Elkafka. La primera con dirección de Pablo Quiroga y la segunda, con dirección de María Zambelli. Las dos, a su manera, dan cuenta de ciertas cualidades de una sociedad siempre analizada por Chejov con gestos mínimos. Estos seres parecen muy tranquilos, pero alguien que llega del exterior los obliga a mostrarse tal cual son, y esto resulta sumamente atractivo.

En El oso, el protagonista llega con la intención de cobrar una deuda a una viuda que se mantiene encerrada a causa del duelo que le impone la muerte de su esposo. Entre fuertes discusiones, él terminará admirando a esa mujer y deseándola. Por el contrario, en Pedido de mano , un joven se acercará a pedir la mano de una vecina casadera y el diálogo entre ellos, también plagado de arrebatos, posibilitará descubrir una vieja y nunca esclarecida disputa por tierras familiares.

En ambos textos, el amor pareciera estar en medio de un mundo que deberá aquietarse primero para poder definirse, y así encontrar el cauce que le corresponde para poder desarrollarse con cierta normalidad.

Los textos se presentan en un solo espectáculo y esto posibilita a los espectadores completar, de alguna forma, esa mirada entre piadosa y patética que Chejov impone a sus criaturas; la misma que los directores Quiroga y Zambrelli profundizan hasta su punto justo y en la que, además, el humor posibilita seguir la acción con una gran naturalidad. Esos seres ingresan en un tiempo de cotidianidad muy reconocible por el público.

En un elenco muy homogéneo se destacan, en ambos textos, las parejas protagónicas, que siempre encuentran ese valor dramático fundamental que moviliza de continuo la relación entre ellos y promueve un ritmo muy ajustado en el crecimiento de la acción.

A su vez, Marina Apollonio resuelve magníficamente, y con muy pocos elementos, los ámbitos escenográficos en los que ambas experiencias se concretan. .

Carlos Pacheco
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana