Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hilda Molina: "Cualquier sufrimiento se compensa con este reencuentro"

La médica dijo que espera que finalice la necesidad de "pedir permiso para entrar y salir " de la isla; "El pueblo argentino sabe diferenciar entre una cuestión política y otra humanitaria", aseguró

Domingo 14 de junio de 2009 • 18:38
0

"Cualquier sufrimiento se compensa con este reencuentro." Llena de emoción tras el reencuentro con su familia, la médica cubana Hilda Molina, autorizada por el gobierno de su país a viajar a la Argentina para reunirse con su madre, su hijo y sus nietos, celebró la decisión y agradeció al pueblo argentino por la gestión.

"Lo más lindo que tiene la Argentina es su gente. El pueblo argentino sabe diferenciar entre una cuestión política y otra humanitaria", dijo Molina en una conferencia de prensa.

Por la mañana, la médica reclamó cambios en el régimen migratorio cubano. Desde la puerta de la casa de su hijo Roberto Quiñones en el Palomar, pidió que "llegue un cambio para que no haya que pedir permiso para entrar y salir de Cuba."

Molina sostuvo que desconocía si el gobierno argentino realizó gestiones para lograr el permiso, pero aclaró: "Sé que mucha gente actuó de manera anónima. El pueblo argentino y la prensa han jugado un papel en la gestión de este viaje".

Respecto de la posibilidad de reunirse con la presidenta Cristina Kirchner, Molina dijo desconocer si se reunirá con la mandataria, pero aseguró que la "respeta como jefa de Estado y como mujer". Y añadió: "Si me invita, voy a ir".

La médica también habló del delicado estado de salud de su madre, de 90 años: "Mi madre tiene un estado de salud delicado. Quiero agradecerle al hospital el trato con ella. La vi viejita y muy frágil, pero pudo asimilar mi presencia en la Argentina".

Gracias a Dios. Molina llegó esta mañana al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, después de 15 años de solicitudes al gobierno castrista para visitar a su familia en Buenos Aires, donde dijo a los periodistas "Gracias a todos los que ayudaron y a Dios".

Desde la puerta de la casa de su hijo Roberto Quiñones en el Palomar, pidió que "llegue un cambio para que no haya que pedir permiso para entrar y salir de Cuba."

Molina llegó esta mañana al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, después de 15 años de solicitudes al gobierno castrista para visitar a su familia en Buenos Aires, donde dijo a los periodistas "Gracias a todos los que ayudaron y a Dios".

Molina ofrecerá una conferencia de prensa esta tarde, a las 16, en la casa que su hijo Roberto Quiñones de El Palomar.

Ayer, la familia de la médica se reunió con la presidenta Cristina Kirchner en la residencia de Olivos. Es que la decisión de Cuba de autorizar la salida de Molina de la Isla incluyó intensas gestiones de la Casa Rosada.

Roberto Quiñones, hijo de la neurocirujana, afirmó que no guarda "resentimiento" hacia las autoridades cubanas por haber impedido salir a su madre de la isla durante 15 años, y agradeció la decisión del presidente Raúl Castro como también "la sensibilidad de madre" que exhibió la mandataria Cristina Fernández.

"Fue algo así tan de repente que todavía nos cuesta creerlo", contó el neurocirujano en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery de esta capital tras su arribo de Tierra del Fuego.

La familia de Quiñones comprende a su esposa, Verónica Scarpatti, y a los dos hijos de la pareja, Roberto Carlos, de 13 años, y Juan Pablo, de 8.

"Sé que acá mucho peso tuvo la sensibilidad de madre de la presidenta Cristina [Fernández] que desde el año 2003, cuando era senadora, ya estaba en el tema", sostuvo sobre las numerosas gestiones que ahora finalmente dieron su fruto.

Explicó que su madre, de 66 años, quien llegará mañana alrededor de las 6 al aeropuerto de Ezeiza, "por ahora tiene un permiso de las autoridades cubanas y una visa de cortesía de las autoridades argentinas por tres meses".

Pese a que durante 15 años reclamaron el permiso para que Molina pudiera salir de la Isla, Quiñones dijo estar "igualmente agradecido" a las autoridades de Cuba "porque siempre es mejor tarde que nunca".

"Más allá del dolor que nos hayan generado como familia, jamás en nuestros corazones va a estar ningún tipo de sentimiento de bronca, de odio, de resentimiento, de oportunismo ni nada que se lo parezca. Nuestro sincero agradecimiento al general Raúl Castro", expresó.

Finalmente, contó que Morejón, de 90 años, aún no ha sido informada sobre la visita de la hija porque no "es prudente" que atraviese un estado de "emoción violenta" y "una angustia de antemano" debido a su delicado estado de salud.

Sin rencores. Molina adelantó que no guarda rencor con las autoridades cubanas y que si se encuentra en la Argentina con la presidenta le dará "las gracias por las gestiones que hizo" y subrayará ante ella "lo importante que sería que la familia cubana pudiera reconstruirse".

La médica insistió con que su anhelo es vivir en Cuba y poder viajar a la Argentina para ver a sus nietos. "Yo quiero poder entrar y salir", dijo, en diálogo con radio Mitre y con TN. Dado que su permiso es por tiempo determinado y prorrogable, Molina aseguró: "Si mi madre mejora, perfecto, porque tal vez hasta podamos regresar las dos juntas; si empeora obviamente no voy a separarme de ella hasta que esto no tenga una definición con respecto de su vida".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas