Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mujeres en la política

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 21 de junio de 2009

Las mujeres tenemos motivos para celebrar, pues la larguísima hegemonía de los varones en la política ha llegado a su fin en casi todo Occidente. Sin duda, que la mitad de la humanidad haya empezado a estar representada en las esferas del poder es un paso hacia la conquista de sociedades más justas. Nunca antes en la historia hubo, simultáneamente, tantas mujeres en cargos de semejante responsabilidad.

Sin embargo, si queremos que ese optimismo no peque de ingenuo, debemos hacernos unas cuantas preguntas en torno a la relación entre género y poder, pues si nos limitamos a ser optimistas sin reflexionar acerca del fundamento de nuestras expectativas, quizá después podríamos llegar a desilusiones dolorosas.

¿Será cierto que al haber muchas más mujeres en el ámbito público automáticamente se incorporará la perspectiva de género en las políticas? ¿Será cierto que las mujeres en el poder representan siempre a las demás mujeres? Más aún: ¿es verdad que las mujeres tienen una visión diferente de la política y que algo las une más allá de las diferencias partidarias? "El veneno más fuerte jamás conocido/ vino de la corona de laurel de César", escribió William Blake, en dos versos filosos como dardos. Si el poeta está en lo cierto, la índole del poder lleva en sí misma un germen nefasto. ¿Serán las mujeres capaces de resistir los vicios que tantas veces vienen aparejados con el poder? ¿O acaso hablar de un modo femenino de ejercer el poder no será más que una utopía?

En el último tiempo, junto con mi colega Natasha Niebieskikwiat, entrevisté a 23 reconocidas mujeres en el poder para saber qué pensaban sobre estas cuestiones las políticas argentinas y, al mismo tiempo, conversar con ellas sobre nuestro país con tranquilidad y holgura.

¿Por qué la Argentina parece estar con frecuencia al borde del abismo? ¿A qué se deben nuestras crisis periódicas y qué deberíamos hacer para evitarlas? Estas fueron preguntas que hicimos una y otra vez a ministras, juezas, sindicalistas, senadoras y diputadas de las más diversas ideologías.

¿Qué tenían en común todas esas mujeres? ¿A qué conclusiones llegamos después de haber hablado con ellas?

Sus voces, sus personalidades y sus ideas reflejan una diversidad que sólo es posible en democracia y, sin embargo, muchas se refirieron a lo político desde una mirada absolutamente femenina. "Nuestra sociedad tiene algo de mujer golpeada", dijo María Eugenia Estenssoro. "Si me caso y tengo marido, gano las elecciones con un 50% de los votos", sorprendió Elisa Carrió, quien también afirmó que conoce mucho a Cristina Fernández, y que le tiene "una gran compasión".

Con Vilma Ripoll nos quedamos hablando sobre nuestros vínculos amorosos. Fue uno de los momentos más sabrosos y memorables de nuestras charlas. "Los hombres se asustan con mi militancia -confesó Vilma-. ¡Creen que soy Trotsky!".

Quizá no haga falta militar en un partido, sino simplemente ser mujer y sentir pasión por el propio trabajo, para poder afirmar lo mismo que ella.

Todas coincidieron en que en la Argentina aún estamos muy lejos de alcanzar la igualdad de género. Otra coincidencia: todas se mostraron dispuestas a conversar acerca de temas que tienen que ver más con el largo plazo que con la coyuntura, algo que nuestro país parece necesitar cada vez con mayor urgencia.

revista@lanacion.com.ar

La autora es periodista y escritora. Acaba de publicar Mujeres, políticas y argentinas , en coautoría con Natasha Niebieskikwait (Editorial Del Nuevo Extremo)

Te puede interesar