Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Amenazas sobre el negocio del disco

SEGUIR
LA NACION
Lunes 22 de junio de 2009
0

El reciente cierre de la emblemática tienda Virgin Megastore, de Union Square, en pleno centro de Nueva York, se convirtió en el certificado de defunción para el negocio de las disquerías en los Estados Unidos, que terminó bajando los brazos frente al avance de los formatos digitales. En la Argentina, el panorama no es muy diferente: hoy sobreviven menos de 800 disquerías, contra las más de 3000 que había veinte años atrás, aunque en el nivel local la principal amenaza no proviene tanto de los MP3, sino de los CD piratas.

El año pasado, en el país se vendieron 15,9 millones de discos -una categoría que engloba a CD, casetes y DVD musicales- por un valor de $ 363 millones y de acuerdo con las estimaciones del sector, la piratería en la oferta de soportes musicales representó el 60% del mercado local, aunque si a esta cifra se suman las ventas que pierden las disquerías por el avance de los formatos digitales -las descargas de MP3 en Internet-, la participación de la ilegalidad ronda entre un 80 y un 84 por ciento.

Frente a este contexto, a las disquerías que siguen en la pelea les quedan dos alternativas: iniciar una reconversión de su negocio, ampliando la oferta más allá del disco, o apostar a una especialización, apuntando al desarrollo de nichos pequeños, pero con una clientela más fiel como el tango, la música clásica o el rock independiente. "Las tiendas de discos van rotando de acuerdo con las necesidades del mercado. Y hoy lo que se ve en las que sobreviven en los barrios porteños y en las ciudades del interior es la incorporación de nuevos rubros ligados a la música, como la venta de instrumentos o el merchandising de grupos de rock", explican en DBN, la mayor distribuidora de discos del mercado argentino, que hoy opera con 650 cuentas activas (es decir, disquerías), aunque en esta lista Musimundo y Yenny/El Ateneo cuentan como sólo dos clientes, aunque juntos suman más de 80 puntos de venta.

Liderazgo

En el nivel local, el liderazgo continúa en manos de Musimundo, la cadena controlada por el fondo de inversión Pegasus, que se encuentra en un proceso de reconversión para hacer frente al nuevo escenario. El primer paso lo dio con el nombramiento de Gustavo Papini -ex director de la cadena de supermercados Tía- al frente de la empresa, y para antes de fin de año anticipan un relanzamiento de la marca. "Vamos a profundizar el modelo de negocios que pusimos en marcha en los últimos años, poniendo mayor énfasis en el entretenimiento y en la tecnología. Cuando nos hicimos cargo de la empresa, en 2003, Musimundo facturaba $ 27 millones y el 80% de sus ingresos correspondían a la música. Hoy estamos con ventas superiores a los $ 450 millones y los discos representan menos del 25%", explican en Pegasus.

En la industria, además, destacan como una amenaza que las disquerías van perdiendo espacio dentro de los shopping centers. "Con preocupación vemos cómo las grandes cadenas de discos tuvieron que resignar metros cuadrados en Alto Palermo o en Patio Bullrich frente a los locales de ropa", explica Javier Delupi, director de la Unidad Antipiratería de la Cámara de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif).

En Zival´s -una pequeña cadena especializada en jazz y música clásica-, en cambio, tienen una visión menos apocalíptica acerca del futuro de la industria del disco. "El disco no va a desaparecer como formato físico. El CD tiene una carga simbólica que no puede reemplazar el formato digital. Este año, la venta promedio de discos está un 10% por debajo de la de 2008, aunque la caída no se puede atribuir a un problema del formato, sino a la crisis económica y a la menor incidencia del turismo", explica Fernando Laviz, director de Zival´s.

Piratería : si se suman las ventas de CD truchos y las descargas de Internet, la ilegalidad representa entre un 80 y un 84% del negocio del disco en la Argentina.

Concentración : a fines de los 80, en el país había 3000 disquerías y hoy sólo sobreviven 800, con apenas dos grandes cadenas: Musimundo y Yenny/El Ateneo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas