Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo hacer de Internet un espacio para todos

Los esfuerzos de diferentes organizaciones para lograr una Web más accesible. Claves, proyectos de ley y herramientas

Viernes 10 de julio de 2009
0

La red de redes permite teletrabajar, realizar trámites on line y estar comunicado con personas a distancia, lo que facilita la vida a quienes tienen dificultades motrices o visuales. Sin embargo, aún son varias las barreras que dificultan la accesibilidad.

Todas las innovaciones tecnológicas han producido un importante impacto en las personas con discapacidad, por permitirles un estilo de vida independiente en muchos aspectos que antes tenían vedados. Internet les ha dado la posibilidad de acceder a diversos contenidos, informarse, comunicarse, darse a conocer, realizar cursos e, incluso, trabajar a distancia. "La Web ha permitido sacar del aislamiento a muchas personas con discapacidades o problemas de movilidad que antes sólo interactuaban con su familia o su círculo íntimo", dice Nicolás Trotta, subsecretario de Tecnologías de Gestión, dependiente de la Secretaría de Gabinete y Gestión Pública.

Las barreras de la Web

Pero tal como ocurre con los edificios y el transporte público, la Web puede tener escaleras virtuales que dificultan o impiden su uso a las personas con discapacidad. "Ponerse en el lugar de quienes utilizan Internet para poder entender sus necesidades y, a partir de esa mirada, pensar los desarrollos es, aún, la gran cuenta pendiente", observa Trotta.

Las discapacidades más afectadas por la inaccesibilidad de los sitios Web son las visuales. Muchas personas con esta limitación ya cuentan con software especiales que leen las pantallas para que puedan ser utilizadas por el usuario. Pero para que estos programas funcionen los sitios deben estar construidos cumpliendo con una serie de normas que les dan sentido a la lectura y la navegación. "Aún son muchísimos los sitios con contenidos gráficos o multimediales sin alternativas textuales o auditivas", afirma Martín Baldassarre, coordinador de la Fundación Sidar (Seminario Iberoamericano sobre Discapacidad y Accesibilidad en la Red) y miembro de ISOC-AR (Internet Society-Capítulo Argentina).

Por su parte, Trotta asegura que la responsabilidad social del Estado es garantizar el acceso a la información de toda la población, independientemente de su contexto y eliminando las barreras que lo obstaculicen para que las tecnologías no se conviertan en otro medio de discriminación. "Por eso, cuando hablamos de sociedad de la información y brecha digital creemos que no debemos restringirnos a pensarla y resolverla únicamente ampliando la conectividad o mejorando el acceso a infraestructura adecuada. El salto no debe ser sólo en términos cuantitativos, debemos garantizar el acceso en términos cualitativos. Y esto se logra estableciendo normas de accesibilidad para desarrollar los productos electrónicos y evitar así reproducir las barreras existentes y crear nuevas", asegura el subsecretario. Por su parte, Ezequiel Glinsky, gerente de Nuevas Tecnologías para Microsoft para Argentina y Uruguay, comenta: "La tecnología Microsoft ya es compatible con dispositivos adicionales diseñados especialmente para personas con discapacidades. No obstante, en muchos casos estos dispositivos adicionales son costosos y presentan una barrera de entrada".

¿Cuándo es accesible?

Se considera que un sitio es accesible cuando su contenido puede ser utilizado por múltiples usuarios y recibidos en distintos dispositivos. "Al diseñar y desarrollar una página Web debe tenerse en cuenta que muchos usuarios intentarán usarla en una variedad de contextos. Algunos pueden no ver, no oír o tener problemas de movilidad o motricidad; otros pueden no estar en condiciones de usar un mouse, o tienen monitores muy pequeños que sólo pueden visualizar texto. También puede ser que su conexión a Internet sea lenta o que tengan hardware o software desactualizados o, a la inversa, de última generación", enumera Trotta.

Existen pautas y estándares internacionales del Consorcio Web ( www.w3.org ) para determinar si un sitio es accesible o no. En nuestro país se realizó un proyecto de ley -que cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados- para asegurar que los sitios Web públicos cumplan con estas pautas internacionales. "Pero si no hay políticas públicas al respecto no sirven de mucho", reclama Baldassarre.

Los especialistas aseguran que desarrollar un sitio accesible no incrementa los costos ni sacrifica la creatividad de los mismos. "Asimismo, hacer accesibles las páginas Web aumenta el número de visitas, mejora la posición en los buscadores, facilita la navegación y reduce el costo de mantenimiento, entre otras ventajas", asegura el coordinador de Sidar.

Existen páginas como www.tawdis.net , de la fundación TCIC, que ofrece herramientas para analizar la accesibilidad del diseño y el desarrollo de una página. Una vez ingresada la página de interés, esta herramienta señala las secciones de la página inaccesibles para personas con discapacidad, que los programadores deberían adaptar para mejorar.

Entre estos requisitos está el que posibilite una clara identificación de los contenidos por parte del usuario, y que éste pueda acceder a ellos y controlar su propia navegación. "Partimos de la idea de que la tecnología debe adaptarse a los usuarios y no al revés. La accesibilidad no es un privilegio, sino un derecho", resume Baldassarre.

LA NACION tiene un sitio apto para personas con dificultades visuales en www.lanacion.com.ar/Herramientas/solo-texto/

Cintia Perazo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas