Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las empresas combaten la epidemia con el teletrabajo

Desarrollar las mismas tareas, pero desde la casa, una opción que crece

Martes 14 de julio de 2009
0

Emilia Subiza LA NACION

Daniela Bellera está embarazada de tres meses y desde hace una semana, por las medidas preventivas contra la gripe A, tuvo que cambiar las oficinas de Puerto Madero de AON por su departamento del barrio de Belgrano.

Con una notebook y un teléfono celular al que tiene derivadas las llamadas a la oficina puede seguir cumpliendo con sus tareas como asistente de ventas, sentada a la mesa de su comedor. "Puedo hacer todo, salvo visitar clientes. Hay gente que ni se entera de que estoy en mi casa", dice Daniela.

Participar de una capacitación; tener una reunión con los directivos de una empresa; contestar el teléfono laboral o simplemente cumplir con las tareas habituales: todo se puede hacer desde la casa y en pantuflas. El teletrabajo, modalidad que se usa en el mundo desde hace más de una década, está creciendo a pasos agigantados en la Argentina a partir de la expansión de la gripe A.

Martín Ascar, gerente de cuentas de Avaya, que es proveedor de telefonía por Internet (IP por sus siglas en inglés), manifestó: "En las últimas semanas se precipitaron muchas decisiones de trabajo remoto. La demanda creció 300%, disparada por la crisis sanitaria".

Por la epidemia de gripe, para reducir costos o simplemente para sumarles comodidad a los empleados, crece la tendencia a la adopción del teletrabajo. Además, funciona como resguardo para garantizar las operaciones y/o los servicios frente a contingencias.

"Me levanté a la misma hora, pero desayuné tranquilo porque no tenía que viajar una hora hasta la oficina", dijo Christian Ríos, de Beyond Patagonia, empresa de tecnología que hace una semana propuso a sus 100 empleados adherirse al teletrabajo. En el transcurso de la semana, el 80% se adhirió. En la Intranet, los empleados comparten su experiencia y suben fotos en las que se los ve con sus familias o trabajando en pijama.

En las oficinas y plantas de Monsanto se estableció una guardia mínima para responder a eventualidades y mantener la comunicación con la casa matriz, en Estados Unidos. El resto trabaja desde sus casas.

"Hay áreas que, por su naturaleza, pudieron aplicar teletrabajo en el 100% de los casos, como finanzas y legales. En otras se logró reducir la presencia de los empleados hasta el 75%", contó la gerente de Seguridad, Salud y Medio Ambiente de la compañía, Gertrudis Correa.

La inversión en tecnología de Monsanto para encarar este proceso fue mínima: se amplió el ancho de banda para soportar más conexiones remotas y se adquirieron dispositivos de Internet móvil. Además, se incrementó el uso de herramientas de teleconferencia y netmeeting como medios alternativos de contacto. "La experiencia es muy buena; las operaciones comerciales continuaron normalmente", opinó Correa.

Agustina Cachau, de Asuntos Corporativos de Monsanto, contó: "Desde mi casa estoy más tranquila y me puedo concentrar más. Además, mientras tanto, puedo cocinar o comer algo que tenga en la heladera".

El presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), Miguel Angel Calello, opinó que no se necesitan grandes inversiones para implementar el teletrabajo, ya que la tecnología está disponible en la mayoría de las empresas. "La tecnología tiene mucho que aportar ante esta situación de crisis sanitaria", agregó.

Y explicó que el acceso VPN permite a los usuarios conectarse a los servidores de sus compañías desde Internet en cualquier lugar. Así, pueden visualizar el escritorio de su computadora desde su casa y acceder a las herramientas con que habitualmente cuentan.

Calello señaló que en los últimos días se estima que creció el 35% el tráfico por Internet. Desde Claro, informaron que hubo un incremento en la demanda de Internet Móvil, en las últimas semanas, que se explica, en parte, por las medidas preventivas de las empresas.

La directora de Recursos Humanos de Aon, Irene Sills, contó que 25 empleados, entre los cuales hay embarazadas, personas del grupo de riesgo y padres tienen que cuidar a sus hijos por el adelantamiento del receso escolar, están trabajando desde sus hogares. "El resultado fue exitoso; pudimos seguir operando normalmente", destacó Sills.


Todo sobre la gripe porcina
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas