Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cortes de gas a más de 140 empresas

El frío incentivó la demanda en los hogares y se aplicaron restricciones parciales a fábricas y usinas

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 15 de julio de 2009
0

Ni la emblemática Papelera Quilmes, ex Papelera Massuh, el caso testigo con que el Gobierno pretende mostrar que la gestión estatal puede ser eficiente, se salvó en estos días de los cortes de gas como consecuencia del frío y de la escasez: la empresa gestionada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tuvo ayer que utilizar una de sus calderas con fueloil.

Según confirmaron las distribuidoras Metrogas, Gas Natural BAN y Camuzzi, en el área metropolitana hubo restricciones para más de 140 empresas, incluidas las usinas eléctricas, que se mantendrán hoy, a la espera de mejores temperaturas para mañana. Se trata, en todos los casos, de la parte del servicio denominada "interrumpible", el segmento susceptible a cortes. De todos modos, por la escasez, no existe ya en la Argentina la posibilidad de contratar servicios nuevos en "firme", aquellos contratos que, a cambio de pagar una reserva de capacidad, quedaban exentos de cualquier tipo de racionamiento. Todo lo que se otorga en esas condiciones son acuerdos viejos que se mantienen.

Los cortes alcanzaron también, en algunas distribuidoras, a un 25 por ciento de los contratos denominados "firmes con ventana", aquellos que incluyen una determinada cantidad de días pactada para interrupciones. "Es cada vez más difícil conseguir gas: estamos operando con más combustibles líquidos", dijeron en una central de generación de electricidad.

Según datos del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), las restricciones fueron de 4,5 millones de metros cúbicos. "Hoy estamos entregando 132 millones de metros cúbicos por día, volumen que sirve para abastecer a toda la Argentina -dijo a Radio América Antonio Pronsato, director del Enargas-. Lo que sí ocurrió es que se hicieron cortes escalonados a las industrias denominadas interrumpibles, que son aquellas que pueden utilizar otro tipo de combustible o parar la producción o parte de algún equipo; pero eso existió toda la vida."

Chimeneas apagadas

En efecto, las interrupciones han existido siempre durante los inviernos fríos, pero nunca después de una caída de la actividad fabril del 11% como la registrada en mayo pasado, según la Unión Industrial Argentina (UIA). La otra diferencia de contexto es más preocupante para el sector manufacturero: mientras históricamente los cortes eran por falta de capacidad de transporte de gas, desde 2004 la razón principal son deficiencias en la inyección de gas desde los yacimientos.

Pese a la recesión, el frío complicó las cosas desde el fin de semana pasado. También el adelanto de las vacaciones de los colegios, que multiplicó la demanda residencial. Tanto que desde la barcaza de Bahía Blanca, contratada por el Gobierno, se incentivó el suministro al nivel máximo de inyección, unos 8 millones de metros cúbicos.

La contracara fueron los centros turísticos invernales, que por primera vez en mucho tiempo no tuvieron problemas de gas. "No fueron ni los chicos de viajes de egresados ni los brasileños", dijeron en una distribuidora.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas