Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Así lo vimos

El fotógrafo Marcos Zimmermann guardó con orgullo las imágenes que tomó frente a la TV aquel día inolvidable. Ahora lo recuerda en estas páginas

Domingo 19 de julio de 2009

Hasta mi adolescencia, la Luna estuvo relacionada con muchas cosas extremas en mi vida. La primera de ellas fue cuando apenas tenía seis años y mi primo Martín Onetto me dijo una noche en el jardín de mi casa:

-¿Ves esas estrellas que parecen diminutas en el cielo...? Bueno, en realidad son mucho más grandes que la Tierra. Y heladas, ¡como la Luna! Además, Papá Noel no existe: ¡son tus padres!

Aquellos fueron mis dos primeros desencantos. Después siguieron tantos otros, que se reproducen hasta hoy en mi vida. Pero en mi generación la Luna estuvo siempre relacionada con la poesía de Whitman, con los momentos de amor, con las travesías por el Río de la Plata y la preocupación por sus mareas, o con el terror que nos producía aquella imagen de la Luna previa al ojo acuchillado de Buñuel en Un perro andaluz .

Foto: Marcos Zimmermann

No recuerdo si el 20 de julio de 1969 hacía frío o no, si era una noche tibia o helada. Lo que sí recuerdo es que hubo un instante en el cual todos contuvimos el aliento, tal como lo contuvimos muchas veces, después, por otros hechos menos heroicos de los Estados Unidos. Mi familia entera se reunió frente a un televisor Sadic de madera, servimos té y todos vimos cómo Neil Armstrong tenía miedo de dar ese paso y saltar a la Luna. Recuerdo ese momento de duda, sus palabras, el toc-toc de su corazón. Entonces yo hice lo que siempre hice: fotografié ese momento.

Aquella fue mi primera vez en la Luna.

Marcos Zimmermann

Impresiones de lectores en lanacion.com.ar

"Creo que lo más positivo que dejó ese viaje fue el gran interés por la ciencia y la tecnología que despertó en mucha gente, sobre todo en chicos y jóvenes de esa época. Lo demás es anecdótico: la conquista de un desafío. De la misma forma que hacer cumbre en el Everest, llegar a los polos, batir un récord cualquiera. ¿Por qué alguien invierte tiempo y recursos en eso? Para probar que se puede, simplemente." Yo-Elena

Es increíble que a 40 años de estos hechos todavía haya gente que diga que fue una farsa, esgrimiendo argumentos que sólo hablan de ignorancia. Alguien dice que fueron sólo tres veces, omitiendo otros tres alunizajes. En total fueron seis: Apolo 11, 12, 14, 15, 16, 17. ¿Cómo podrías hacer partícipes del fraude a los rusos, en medio de la Guerra Fría? Parece que se olvidan de que los soviéticos tenían un satélite en órbita lunar lanzado sólo unos días antes de la Apolo 11. ¿Cómo pueden fingirse las transmisiones desde el espacio, captadas por los radioastrónomos en todo el mundo? ¿Eran todos cómplices? ¿Qué hacemos con los cientos de kilos de rocas lunares distribuidas luego a científicos de varios países, incluido el nuestro, para su estudio?" Oldpossum

"Una verdadera hazaña del hombre que demuestra hasta dónde puede llegar con voluntad, estudio e investigación. Un éxito para los norteamericanos y una victoria en la Guerra Fría que mantenían con la URSS. Pero creo que no sirvió de nada para la humanidad, que sigue con sus mezquindades, luchas estériles y pérdidas humanas en conflictos que no resuelven la miseria y el hambre, sino que contribuyen a su incremento." Moyano

"Cuando la Voyager estaba pasando la órbita de Júpiter, se dio vuelta y sacó una foto de la Tierra. Allí estaba... un pequeño punto perdido en la oscuridad. Por eso, Carl Sagan tituló su famoso libro Un punto azul pálido. En fin, la fragilidad en contraste con la inmensidad del Universo, y la aventura de explorar lo desconocido, lo misterioso." Loiserlzink

Te puede interesar