Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un plan oficial con riesgo de contagio

El Ministerio de Educación propone en Internet tareas para el hogar que contradicen las normas de prevención

SEGUIR
LA NACION
Viernes 17 de julio de 2009
0

Aprender en casa, con las actividades sugeridas por el Ministerio de Educación para suplir el cierre de las escuelas y resguardar a los maestros y docentes de la epidemia de la gripe A, es tan riesgoso como continuar con la rutina en el aula.

Así se desprende de las tareas hogareñas recomendadas en el sitio oficial www.aprenderencasa.educ.ar , que la presidenta Cristina Kirchner y el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, lanzaron cinco días después de las elecciones, para que los alumnos no retrasaran su aprendizaje.

Un estudio que realizó el área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) advirtió que las tareas sugeridas por el ministerio contradicen abiertamente las recomendaciones más elementales de prevención de la epidemia, al proponer actividades de trabajos en grupo, cuando la suspensión de clases estaba destinada a garantizar el aislamiento de los chicos ante posibles focos de contagio.

También se sugiere la circulación de un "cuaderno viajero casa por casa", en el que cada familia pueda escribir historias y que los propios chicos ilustren, para "pasarlo a otra familia". La tarea concluye cuando "el libro vuelve a la primera familia escritora", lo que cerraría el círculo para un potencial circuito de contagio, riesgo que no fue tenido en cuenta al proponer la actividad.

Grupos presenciales

"No se habla de experiencias compartidas en foros o a través del chat, sino de actividades presenciales, con reparto de tareas y reuniones en las casas", dijo a La Nacion la doctora Claudia Romero, directora de Educación de la UTDT, quien llevó adelante el estudio para conocer qué dispositivos se pusieron en marcha para sostener los aprendizajes de los chicos ante la suspensión de la actividad escolar.

Para citar un caso que refuerza la idea de la actividad presencial, en un ejercicio de ciencias naturales para chicos de cuarto a sexto grado se propone organizar "quién sostendrá la varilla, quién cronometrará y quién registrará" la tarea.

Entre otras propuestas para los chicos de jardín de infantes (nivel inicial), una llama la atención: el banco de sonidos en el que los pequeños pueden pulsar el mouse en figuras de animales para conocer los sonidos que producen. La novedad es que las explicaciones están en francés.

Se recomiendan actividades para cada nivel de enseñanza y se mantiene la ya derogada nomenclatura de "EGB y polimodal", dejada sin efecto por la nueva ley nacional de educación, que restituyó la tradicional denominación de primario y secundario.

"No son casos aislados. Encontramos muchas propuestas inconvenientes en los distintos niveles de enseñanza", explicó Romero, al atribuir los desajustes del portal a "actividades que estaban previstas para otros programas y que fueron tomadas para la emergencia sin la suficiente adaptación".

El sitio Aprender en casa fue elaborado con aportes de distintas áreas del Ministerio de Educación, particularmente el sistema de educación a distancia y el programa de finalización de estudios secundarios para jóvenes y adultos, además del soporte del portal Educ.ar.

Se puso en marcha hace dos semanas y tiene registradas 360.000 visitas (entre 20.000 y 30.000 por día).

Si se tiene en cuenta que los afectados por la suspensión de clases son más de diez millones de alumnos, el alcance del plan oficial es bastante limitado.

La prioridad es la inmediatez

Al responder a La Nacion, la licenciada Laura Serra, directora del portal Educ.ar, admitió que la rapidez e inmediatez de la puesta en marcha del sitio fue una prioridad absoluta, dado que sólo contaban con un día de clases para que los docentes informaran a los chicos y a las familias sobre las tareas ofrecidas a distancia.

Explicó que hay unas 1550 actividades de aprendizaje en el sitio y que los contenidos son sometidos a una revisión permanente, tarea que en los primeros días cumplió todo el personal de Educ.ar (unas 50 personas) y que ahora realizan cinco o seis personas del área de contenidos.

La directora de Educ.ar dijo que cada usuario navega en promedio por unos ocho o diez programas educativos ofrecidos en el portal y que el tráfico online crece en horas vespertinas, cuando generalmente los padres regresan a sus casas y comparten las tareas con sus hijos.

El portal promueve, entre otras ideas, que en las casas se realicen experiencias de laboratorio con elementos riesgosos y, además, poco habituales en el hogar, como mecheros, morteros, tubos de ensayo, probetas, trípodes y agua oxigenada de distintas concentraciones.

Por ejemplo, con dibujos e indicaciones se pide a los adolescentes que comparen el calor de dos materiales y presten atención a cómo cambia la temperatura al ser expuestos al fuego. Para ello deben poner en una sartén un cuchillo de acero y una cantidad de agua, lo que puede resultar peligroso sin la mirada de un adulto.

El error de un aviso de TV

Un spot televisivo del Ministerio de Salud de la Nación, que se puede ver en estos días con recomendaciones de prevención de la gripe A, contiene un error. El aviso hace referencia a la influenza A (N1H1), pero la denominación virológica internacional correcta es H1N1, en orden inverso. Según indica esa convención, la influenza A -uno de los tres tipos de influenza; los otros son B y C- puede tener 16 subtipos de hemaglutinina (la H del nombre) y 9 subtipos de neuraminidasa (la N). Esos elementos deben estar consignados en ese orden.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas